Noticias - Hogar y Decoración

5 recomendaciones para acomodar los muebles

Por: Jomar José Rivera Cedeño| jomar.rivera@gfrmedia.com

Una de las tareas esenciales a la hora de decorar -y fundamental para el equilibrio espacial- es el acomodo del mobiliario. Para que un espacio luzca hermoso y cómodo requiere de un estudio minucioso de varios elementos: iluminación, colores, estilo, revestimientos y hasta la personalidad de sus ocupantes. Pero, si de buenos resultados se trata, la colocación de los muebles se considera clave. Para esto, es necesario conocer varias recomendaciones referentes a la estructuración del espacio. 

“El tamaño del área es lo de menos. Lo que sí importa es cómo acomodamos el mobiliario para sacarle mayor provecho y disfrute. Esto es parte de lo que en diseño de interiores se conoce como distribución de espacio. Se trata de ese pensamiento que debemos tener antes de elegir un mueble y llevarlo a su destino final. Antes de realizar una inversión tomemos en cuenta el uso del área, el tamaño del espacio existente, las piezas de mobiliario que se mantendrán, su tamaño, proporción y escala para la buena distribución del espacio”, advirtió Ingrid Velázquez, presidenta del Colegio de Diseñadores- Decoradores de Interiores de Puerto Rico (CODDI).

SI TE INTERESA: El diseño de interior para una buena decoración

Asimismo, una vez llegue el momento de comprar, ya habría que tener definido qué muebles se necesitan, sus dimensiones aproximadas y cómo se distribuirán en el espacio. Para ello, la interiorista diseñó una guía simple de cómo podemos acomodar el mobiliario de acuerdo a la función que ejercerán. 

1. Punto focal: Es crear un centro de interés que nos permita que el acomode de los muebles tenga sentido visual. Puede ser una pared, un librero, una obra de arte, el televisor… Para que el espacio tenga un sentido funcional colocamos el mobiliario de forma que se aprecie ese punto focal de todas las vistas. 

2. Énfasis en conversación: El espacio se acomoda de tal manera, que permite a las personas que lo utilizan, una conversación fluida y minimiza las interrupciones. Este tipo de arreglo es muy bueno para personas que les gusta entretener en sus hogares.

3. Balance visual: Se considera el balance entre los muebles. Las piezas del mismo peso visual se incorporan para crear ese balance. De esta manera se crea un control visual el cual hace fácil relacionarlas y tienen sensación placentera.

SI TE INTERESA: Ikea se reinventa para su apertura en la India

4. Espacio multifuncional y amigable a niños: En un mismo espacio se definen las áreas que servirán para uso de adultos y niños. Se puede delimitar de forma más natural utilizando una alfombra, mesa y/o sofá o podemos incorporar al espacio un divisor tipo biombo. Lo importante es tener las áreas definidas y cómo los niños van a jugar en la misma. Se puede integrar muebles para su uso y piezas de almacenaje de juguetes.

5. Realce simétrico: Se utiliza mobiliario que sea igual en dobles para brindarle al espacio un balance simétrico. Todas las piezas se mantienen en el mismo peso visual. Este tipo de arreglo se utiliza comúnmente en espacios formales; el asimétrico por otra parte tiende a ser un poco más informal. 

“Con esta guía sencilla podemos comenzar a experimentar con nuestros espacios y mejorar el disfrute de los mismos. En la mayoría de las ocasiones tenemos las piezas, los elementos y los muebles que necesitamos, pero fallamos en el acomodo y hacemos el área no funcional”, manifestó Velázquez, a la vez que mencionó que un diseñador, a través de sus servicios de consultoría, puede auxiliar a un cliente en la gestión. “Este trabajo se cotiza por hora o por un ‘fee’”, añadió. 

SI TE INTERESA: Más allá de lo funcional

¿Qué hay de malo en mi espacio? 

Seguramente, en más de una ocasión te has hecho la misma pregunta. Has visitado tiendas especializadas, has tomado ideas de las casas de tus familiares y amigos y ya sabes qué es lo que quieres y qué es lo que no quieres en tu espacio. 

Y, aunque es posible que tengas unos gustos exquisitos, hay algunos errores que quizás estás cometiendo y no te has dado cuenta. “Muchas de estas faltas las cometemos sin intención, pero delimitan las funciones que estarán ocurriendo en el espacio y le restan a la multifuncionalidad que debe existir”, dijo la presidenta del CODDI. 

Los tres errores más comunes son: 

1. Colocar los muebles contra la pared. Esto no solo crea un ambiente demasiado formal, si no que propicia un espacio incómodo y vacío. Intenta llevar los muebles al centro para crear atmósferas más íntimas y piensa en todo lo que quieres que ocurra allí. 

2. Ni muy grande, ni muy pequeño. Desde un sofá chico que da la impresión de que se encogió en tu sala, hasta una butaca exageradamente grande, pueden hacer que tu decoración falle.

SI TE INTERESA: Soluciones inteligentes en acondicionadores de aire

3. Comprar o rescatar piezas que nunca vas a usar. Un mueble antiguo o heredado puede impartir aires de sofisticación y nostalgia. Ahora bien, pregúntate si realmente va con tu estilo.  ¿Es una pieza que deseas tener en tu casa? Compraste un juego de muebles  para ocho personas, ¿vas a recibir visitas de forma seguida? Según la experta, "no debemos decorar para la persona que queremos ser, sino para nuestro estio de vida cotidiano".

Con esto en mente, recordemos una de las freses del arquitecto Le Corbusier: “La casa debe ser el estuche de la vida, la máquina de felicidad”. Cuando estamos en nuestra casa -particularmente en el salón de estar- podemos saborear esos momentos de alegría o de felicidad y nada mejor que hacerlos de la forma correcta. 

Para ayudarte en el proceso de colocación de muebles, contacta a un diseñador de interiores a través del CODDI con el 787-753-0865. También puedes seguirlos en Facebook.