Noticias - Actualidad

A qué póliza debes hacer tu reclamación

Por: Roberto J. López

Una parte esencial en el proceso de adquirir un seguro es identificar posibles riesgos a los cuales una persona, sus propiedades o pertenencias puedan estar expuestos. Para esto, las compañías de seguros diseñan sus pólizas dependiendo el riesgo que desean cubrir. En el caso de seguros personales existen varias pólizas que puedes adquirir.

Una de las pólizas más comunes es la que conocemos como “Hazard” o “Dwelling”. Este es el seguro que protege la estructura de tu residencia en el caso de un huracán, terremoto, fuego o vandalismo, entre otros peligros asegurados.  

Luego del paso del huracán María, donde hubo tanta destrucción física en las residencias, esta póliza se ha convertido en la cual la mayoría de las personas reclamarán.  

Definiendo la estructura

Si se dañó algo en la estructura de tu casa, debes efectuar la reclamación a tu póliza “Hazard” o “Dwelling”. Para estar seguros de que el daño está cubierto por la póliza “Hazard”, es importante definir lo que se considera la estructura de una residencia de acuerdo al vocabulario de la industria de seguros.  Por regla general, todo lo que está permanentemente adherido a la estructura y que le provea servicio a tu residencia, es parte de esta. Esto incluye:

SI TE INTERESA: Azul Tiffany

• Puertas

• Ventanas

• Calentador solar

• Puerta de garaje

• Puertas interiores

• Gabinetes de cocina  

De igual forma, la póliza “Hazard” cubrirá otros daños relacionados con la estructura, si los mismos fueron producto de algún peligro cubierto como lo es un huracán. 

Esta póliza no cubre el riesgo de inundación la cual se define como la acumulación de agua sobre la superficie. 

¿Dónde se cubre el contenido de tu residencia o apartamento?

Si los vestigios del huracán entraron dentro de tu residencia o a tu apartamento y se te dañaron piezas de su contenido, debes verificar si habías adquirido una póliza de “Homeowners” o “Personal Package”. Estos tipos de pólizas proveen cubierta para el contenido mueble (lo que no está adherido a la estructura) y puede indemnizarte por el valor de las pertenencias dañadas.

Cómo reclamar si vives en un apartamento

La particularidad de vivir en un condominio requiere que tu reclamación sobre daños estructurales se haga a través de la oficina de administración. 

SI TE INTERESA: Reencuentro con lo esencial

Sin embargo, en el caso de un condominio, las pólizas no se emiten de forma individual, pues se hacen a nombre del Consejo de Titulares. Usualmente este tipo de póliza de propiedad para condominios cubre el edificio y las áreas comunes que son los cimientos, paredes, techos, galerías, escaleras, vías de entrada y salida, ascensores, entre otros. 

Luego de un siniestro, la indemnización del seguro se destinará principalmente a la reconstrucción de las mismas. Cada titular debe presentar sus cotizaciones a la administración, quien efectuará una sola reclamación en conjunto. Luego de recibir una oferta de indemnización, la Junta de Directores preparará un plan de distribución de fondos, detallando las cantidades específicas que habrán de destinarse a la reconstrucción de cada apartamento, de acuerdo a los daños y conforme a las cotizaciones presentadas.