Noticias - Arquitectura

Arquitectura histórica: por las calles del Viejo San Juan (Tercero de una serie)

Por: Jomar José Rivera Cedeño / Especial para Construcción

Este es el tercero de una serie de cinco artículos que invita a descubrir el preciado tesoro arquitectónico que esconden las calles del Viejo San Juan. 

La Capilla del Cristo: una obra en honor al Santo  de la Salud 

Cuenta la historia que la primera vía del Viejo San Juan en ser pavimentada fue la Calle del Cristo. Una calle importante localizada en el barrio Dominico que brindaba acceso a iglesias, El Convento, la Catedral y el Cabildo (la alcaldía o gobierno en aquella época). Allí, donde para conmemorar los cumpleaños y las festividades de los reyes se celebraban las Fiestas de San Juan que consistían en carreras de caballos regidas por las Leyes de Indias.  

Según la leyenda, aproximadamente en el año 1750, la festividad se convirtió en el escenario de un fatal accidente. Un brigadier que participaba de las Fiestas de San Juan aceleró su caballo por la calle sin poder detenerlo; hecho que lo llevó a caer por el precipicio que ponía fin a la calle. Mientras muchos presenciaban aquel suceso, Tomas Mateo Prats, secretario de gobierno para aquel entonces, invocó al Santo Cristo de la Salud y decretó que si el joven se salvaba construiría una capilla en agradecimiento al Santo. 

SI TE INTERESA: Crean planos seguros para construir viviendas de interés social

Hasta el día de hoy nadie conoce el verdadero desenlace de la historia. De lo que se puede estar seguro es que desde las alturas de la Plaza San José, se divisa  La Capilla del Cristo: el mejor ejemplo de la arquitectura borroca que tiene San Juan. Esto se aprecia en la parte donde se ubica la campana. Cabe destacar que el adoratorio posee un altar de plata sumamente impresionante y su interior se convirtió en el hogar de dos campeches. 

“Esta capilla está cubierta de los exvotos (una chapita de plata hecha en forma de  la parte del cuerpo que le dolía a las personas y que estas utilizaban para pedir clemencia y sanidad). Las piezas se utilizaron posteriormente para hacer lo que es ahora el altar”, narró el preservacionista Carlos Villamil. “Esta era la forma en que se hacía una devoción. Una vez la persona se curaba, donaba el exvoto y así se construyó el altar”, añadió.  

Más que la Puerta de San Juan

SI TE INTERESA: Anuncian convocatoria para los Premios de Honor 2020

¿Alguna vez se ha percatado del alineamiento de la Catedral con la calle que dirige a la Puerta de San Juan? El motivo de la alineación es que luego de tres meses en altamar, la gente que llegaba a San Juan se registraba en el Cabildo e inmediatamente iba a la Catedral para dar gracias a Dios y la Virgen por ayudarlos a sobrevivir la travesía. 

“La puerta principal de la Catedral está alineada directamente con la puerta de entrada al Viejo San Juan. Era el punto en que la gente iba a pagar en gratitud. Este es un asentamiento que no corresponde a las Leyes de las Indias; es más medieval, más orgánico, no es tan rígido como se veía en otras ciudades, a pesar de ser una cuadrícula”, argumentó el arquitecto Eliot Santos. 

Por si no lo sabías

La Catedral - En sus comienzos era una choza de madera y progresivamente se fue reconstruyendo. Hay un segmento en la parte posterior de la iglesia donde se pueden apreciar características medievales  como la bóveda, que es la parte más antigua de la estructura y  actualmente se encuentra el Altar de la Patria. 

SI TE INTERESA: Muere el arquitecto Jorge Swinburn Pereira, un modernista hecho en Chile

El Convento - En la época había más cantidad de damas versus caballeros y con el pasar del tiempo este factor se convirtió en un problema para la sociedad. Las mismas damas se reunieron y su solución fue hacer este convento no solo para orar, sino para que las señoritas se prepararan en diferentes ámbitos. Hoy día  la estructura funge como hotel y cuenta con muchas de las pequeñas y pintorescas celdas de aquel entonces.  El Convento está catalogado como  la edificación que más usos ha tenido en el transcurso de la historia siendo en algún momento  fábrica, almacén y tienda. 

Museo del Niño - Originalmente fue una iglesia protestante y al construirse llegó a ser más alta que la Catedral. Este hecho produjo una “una guerra de altura”, por lo que la Catedral decide construir lo que hoy es su último nivel. Es decir, cambiaron su fachada por hacer esta adaptación y recrear una escena típica de San Juan.

SI TE INTERESA: Revelarán los secretos del Edificio Ochoa en el Viejo San Juan

No te pierdas el próximo artículo de la serie donde se presenta el legado arquitectónico de la  Plaza de Armas y Plaza de La Barandilla 

Para disfrutar de recorridos por el Viejo San Juan, comuníquese con Carola Bellester, directora ejecutiva de la Fundación por la Arquitectura al 787-725-7733 o escriba a fundacionporlaarquitectura@gmail.com.