Noticias - Arquitectura

Arquitectura inspirada por el amor

Por: Arq. Ricardo Álvarez-Díaz/ Especial para Construcción

Ciertas estructuras sobreviven y trascienden su propósito original, sobre todo en caso de los diseños inspirados por el amor. El calor de la pasión, el fuerte abrazo entre amantes, los rápidos latidos del corazón, son todos cosas de los mortales, pero, cuando el amor se convierte en arquitectura, su inspiración puede durar para siempre. 

El ejemplo más célebre es, por supuesto, el Taj Mahal. Situado en Agra, India, en la ribera del río Yamuna, el edificio fue construido entre los años 1631 y 1648 por el quinto emperador mogol Shah Jahan para conmemorar a su tercera esposa, Mumtaz Mahal, nombre que se traduce como "la elegida del palacio". Famosa por su exótica belleza, la joven viajó por todo el imperio con su marido sirviéndole como su consejera de mayor confianza. Trágicamente, murió en sus años treinta dando a luz a su decimotercer hijo. Profundamente en luto, el emperador dedicó los próximos veintidós años de su vida a la construcción del magnífico mausoleo y monumento de mármol blanco por la memoria eterna de su esposa: la impresionante estructura que hoy conocemos como el Taj Mahal.

SI TE INTERESA: Arquitecto puertorriqueño es reconocido por el AIA

Siglos después, de manera similar, cuando el agricultor inglés Winston Howe perdió a su esposa de más de treinta y tres años, en el año 1995, se dedicó a levantar un bosque de robles con un hueco en forma de corazón como símbolo de su gran amor perdido. Curiosamente, el corazón no se puede detectar desde el suelo ya que fue diseñado a propósito para verse solamente desde el cielo. Por consiguiente, la existencia del mismo quedó como secreto por décadas y solo fue descubierto luego de la muerte de su propio diseñador. 

Otro ejemplar de diseño inspirado por el amor es el imponente Castillo Boldt, erigido en 1905 en la Isla del Corazón en el estado de Nueva York por el millonario George Boldt en honor a su esposa Louise. Boldt le obsequió los terrenos circundantes como regalo de San Valentín. Louise pereció solo meses antes de que el castillo se completara. Hoy, sin embargo, el Castillo Boldt se ha convertido en un destino popular para la celebración de bodas. 

SI TE INTERESA: Doctor’s Center Hospital de Carolina se distingue a nivel mundial

Más cerca de casa, y en un espíritu mucho más alegre, Puerto Rico es hogar de una de las estructuras más emblemáticas jamás creadas en nombre del amor, el Hotel Normandie. La fachada de este icónico hotel, localizada en Puerta de Tierra, fue basada en las líneas arquitectónicas del lujoso navío transatlántico S.S. Normandie donde el ingeniero puertorriqueño Félix Benítez Rexach conoció al amor de su vida, la francesa popularmente conocida como Môme Moineau. Alegremente excéntrica, Moineau acompañó a su esposo a Puerto Rico donde forjó una reputación como rebelde bohemia de alta sociedad, anfitriona sin paralelo e ícono de la moda femenina. La leyenda dice que le fascinaba lanzarse desnuda a medianoche desde un alto balcón del hotel a la piscina interior para el pleno disfrute de todos los huéspedes. Por casi cuatro décadas, el Hotel Normandie figuraba como centro de lujo y glamur para generaciones de artistas, actores, cantantes, políticos y otras celebridades de gran renombre en la Isla. 

SI TE INTERESA: Ponce Místico

Arquitectónicamente, el edificio representa lo máximo del estilo art deco con sus líneas aerodinámicas, sinuosas curvas y sutiles referencias orientales. 

Restaurado en repetidas veces desde su primer cierre a finales de los años sesenta, el Hotel Normandie sigue siendo, sin embargo, una de las estructuras más emblemáticas de su época y un símbolo sublime y sin paralelo del amor en nuestra Isla. 

La obra arquitectónica es la mejor representación de una historia, una cultura y los valores característicos de un momento. La misma nos humaniza y hasta nos puede enaltecer. Una historia de amor solidificada a través de una obra arquitectónica perdura e idealiza. En honor al día de los enamorados, celebremos la obra inspirada por el romance, transformadas en representaciones eternas de amor.

El autor es arquitecto licenciado, profesor y escritor. Además es presidente de la firma Álvarez-Díaz & Villalón| Architecture & Interior Design en San Juan, Puerto Rico. Para más detalles, escriba a ralvarezdiaz@aldivi.com o acceda www.alvarezdiazvillalon.com