Noticias - Opinion

Beneficios escondidos de la vivienda asequible

Por: Arq. Ricardo Álvarez-Díaz

El pago de una vivienda es, para la mayoría de las personas, el mayor gasto en el cual invierten durante sus vidas. Sin embargo, cada día la situación se pone peor. La falta de una vivienda asequible, que atienda las necesidades de hoy día, hace que muchos vivan de cheque en cheque al borde de la parálisis financiera. Esta es una situación que no solamente sofoca a las familias de bajos ingresos, sino, también afecta a las familias de ingresos promedios, de una manera alarmante.

Un estudio reciente de  la Universidad de Harvard revela lo devastador que ha sido la crisis de vivienda para gran parte de la sociedad. Este indica que más de 11 millones de hogares inquilinos en Estados Unidos, es decir, uno de cada cuatro hogares, gastaron más del 50 por ciento de sus ingresos mensuales en el pago del alquiler. Esta sobrecarga coloca a un creciente sector de la población en un estado de grave crisis financiera. Además, se reporta que hoy día, casi el 40 por ciento de la población de Estados Unidos alquila su residencia: el porcentaje más alto que ha sido registrado en medio siglo. 

SI TE INTERESA: “Networking” es la base de cualquier negocio

El desarrollo de la vivienda asequible es una de las maneras más eficaces de luchar contra la expansión de esta crisis inmobiliaria. La vivienda asequible bien planificada, administrada y desarrollada ayuda a todos en la comunidad, incluyendo a los residentes de diferentes niveles socioeconómicos, los pequeños comerciantes y dueños de negocios locales, los inversionistas, planificadores, ingenieros, arquitectos, desarrolladores, los contratistas, los corredores de bienes raíces y un sinnúmero de otros profesionales de la comunidad. 

Beneficios:

1. Prosperidad económica

El desarrollo de vivienda asequible proporciona ventajas económicas directas por el mero hecho de que permite a las personas de bajos recursos tener los fondos necesarios para gastar en alimentos, ropa, atención médica, educación y otros bienes y servicios de primer orden. Además, los estudios reflejan que los hogares de ingresos bajos y de ingresos medios tienen más probabilidades que otros grupos socioeconómicos de gastar ese dinero adicional a diario.

SI TE INTERESA: El divorcio en los bienes raíces

2. Nuevos empleos

El desarrollo o rehabilitación de vivienda asequible crea empleos en el campo de la construcción. Un estudio de la Asociación Nacional de Constructores de Viviendas estima que, para cada 100 unidades de vivienda asequible creadas a través del programa de Crédito por Ingreso de Viviendas de Bajos Ingresos, la fase de construcción de un proyecto puede generar un aumento de más de 120 empleos. 

3. La diversificación de la mano de obra

La vivienda asequible acomoda a personas de diversos trasfondos quienes traen consigo diferentes talentos y habilidades que son beneficiosos para el vecindario. Desde los trabajadores de construcción hasta los pequeños comerciantes detallistas, los maestros, policías, bomberos y los trabajadores de mantenimiento, cada uno de ellos proveen servicios únicos y esenciales a la comunidad.  

4. La integración social

La vivienda asequible permite que la gente continúe viviendo en áreas donde han vivido por años. Cuando la vivienda es verdaderamente asequible, los residentes pueden darse el lujo de quedarse en sus casas, incluso luego de eventos traumáticos e inesperados que hayan alterado el transcurso de sus vidas de manera repentina, como, por ejemplo, las enfermedades, la jubilación o el divorcio. Este tipo de vivienda les permite mantener sus sistemas de apoyo intactos, así contribuyendo a la estabilidad general de la comunidad pues poder permanecer en casa luego de un evento de esta índole aumenta la seguridad de su trabajo a una escala mayor. 

SI TE INTERESA: Cuando se acabe el fresco...

5. La atracción y la retención de empleados

La falta de vivienda asequible contribuye de manera significativa a que sea sumamente costoso a los dueños de negocios atraer y retener empleados. Por el contrario, la vivienda asequible mejora la capacidad de las empresas para encontrar y retener a trabajadores cualificados,   reduciendo la probabilidad de que el empleado renuncie y aumentando la productividad en general.

6. Mayores ingresos de los gobiernos  

El desarrollo de viviendas asequibles produce múltiples canales de ingresos para el gobierno en forma de impuestos sobre las ventas y alquiler, impuestos a la propiedad, así como a los honorarios por permisos, zonificación y otros servicios públicos. Cuando la vivienda asequible reemplaza un lote vacante o un edificio en ruinas, el gobierno   se beneficia de manera inmediata y también a largo plazo. 

7. Menores riesgos de ejecución hipotecaria

Estudios indican que los propietarios de las viviendas de bajos ingresos (o los compradores potenciales de las mismas) tienen un riesgo menor de morosidad o exclusión al momento de financiar sus propiedades. Por lo tanto, esta reducción en las ejecuciones hipotecarias ayuda a estabilizar los vecindarios que fomentan la vivienda y de vez, les ahorra a los gobiernos locales los costos asociados con el mantenimiento de propiedades, gastos judiciales y legales, el costo de servicios policiales y sociales para aquellos barrios afectados y, en última instancia, el costo exorbitante de la demolición de las viviendas abandonadas.  

SI TE INTERESA: “Networking” es la base de cualquier negocio

La aportación de la vivienda asequible va más allá que simplemente albergar un sector necesitado de la población. Es la base sólida y sostenible sobre la cual podemos continuar desarrollando el futuro que queremos para la Isla. 

El autor es arquitecto licenciado, escritor y profesor. Es socio principal de la firma de arquitectura y diseño de interiores Álvarez-Díaz & Villalón| Architecture & Interior Design. Para información, acceda www.alvarezdiazvillalon.com