Noticias - Actualidad

Cómo aclarar el agua turbia de la piscina

Por: Jomar José Rivera Cedeño/ jomar.rivera@gfrmedia.com

Las tormentas y huracanes suelen estar cargados de fuerza e intensidad y sus vientos arrastran tierra, partículas, hojas e insectos muertos que, la mayoría de las veces, van a parar a las piscinas, dejándolas verdaderamente sucias.  

La temporada de huracanes no ha terminado y con las enseñanzas que dejó María, muchos se preguntan qué hacer con las piscinas y cómo protegerlas de las algas y la suciedad. “Pase lo que pase, no la vacíes ni antes, ni durante, ni después del fenómeno”, aconsejó Alex Rivera, propietario de Professional Pool Designers & Supply. 

¿Qué efectos tiene la lluvia en el agua de las piscinas? 

La principal consecuencia de la precipitación sobre las piscinas es la capa de polvo, insectos, hojas y desechos. Asimismo, en el fondo se acumula tierra e insectos pesados, sobre todo en piscinas ubicadas cerca de plantaciones. 

Además, si el agua se pone verde, puede deberse “a no tener regulado el pH y el cloro o que el desinfectante que se está utilizando no está en buenas condiciones”, informó Rivera. 

SI TE INTERESA: Azul Tiffany

El experto detalló que para que el agua esté en óptimas condiciones debe tener 3.0 partes del millón de cloro, 7.2 de pH y 80 a 100 partes del millón de estabilizador. “Si el agua no cumple con estas propiedades darás lugar a la reproducción de algas y hongos. Si las lluvias son copiosas, es probable que las bocas de succión se atasquen y agrave el problema”, advirtió Rivera.  

Asimismo, para mantener una calidad de agua razonable, mientras esperas que regrese la electricidad, saca todos los residuos que puedas. Los desechos orgánicos, como las hojas, absorberán todo el cloro y dejarán el agua sin elemento químico

Si hay partículas y sedimentos en el fondo de la piscina, un “leafmaster” podrá serte útil. Este aparato se une al mango del cepillo de la piscina, y tiene mejores resultados si se usa una manguera para desprender suciedad del fondo. Cabe destacar que este método no servirá de mucho si hay demasiada presencia de barro o arena. 

SI TE INTERESA: Reencuentro con lo esencial

Por más complicada que parezca la situación, en cinco pasos, podrá dejar la piscina en el estado adecuado para usarla como cisterna ante la emergencia.  

1. Limpiar el fondo y las paredes. En el caso de las piscinas grandes hay quienes realizan esta gestión hasta dos veces, ya que todo lo que se acumula puede ser demasiado para una sola pasada. 

2. Saca agua de la piscina en caso de que haya desbordamiento. Esto ayudará a realizar los próximos pasos. 

3. Estabiliza los valores que dan transparencia al agua. Eso se realiza controlando el pH y añadiendo cloro. 

4. Retira la suciedad de la superficie y de las bocas de succión. Con la ayuda del recogehojas esta tarea te tomará pocos minutos y dejará la superficie limpia para tener una buena visión al momento de realizar la limpieza del fondo. 

No olvides agregar alguicida y poner la bomba a funcionar (una vez haya llegado la electricidad). Unas horas después, añadir clarificador, cuya función es que las algas muertas se agrupen, para que se puedan recoger de manera más simple a través de una aspiración con limpiafondo. 

SI TE INTERESA: Construcción en la era digital

Para más información, llama al 787-200-5388 o al 787-795-4787.