Noticias - Banca Hipotecaria

Comprando una propiedad a cualquier edad

Por: José J. Pérez / Gerente y vicepresidente de Popular Mortgage

La compra de una propiedad es una de las decisiones más importantes que tomamos en nuestras vidas. Y la vida no termina luego de nuestro retiro, hay muchos planes, metas y decisiones importantes a tomar cuando llegamos a esa etapa. ¿Cuál es la mejor edad para comprar una propiedad? ¿Es una buena opción pensar en comprar una propiedad luego de mis 50, 60, 70 años? La respuesta a ambas preguntas es compleja, requiere análisis y pensamiento, algo que no es diferente al momento de comprar una propiedad a cualquier edad. 

Lo primero que hay que aclarar es que la edad no es una limitación al momento de solicitar crédito. Ninguna institución hipotecaria puede utilizar la edad del solicitante como elemento de juicio para aprobar un préstamo. De igual manera, el solicitante deberá cumplir con los mismos requisitos de calificación en lo que crédito, ingresos y otras consideraciones se refiere.  

Con la edad somos más cuidadosos. Ciertamente, no estamos en el mismo lugar que cuando teníamos 20 o 30 años. Nuestras expectativas van cambiando y por tanto queremos ver con más cuidado las ventajas que tendría tomar tan importante decisión. Veamos algunos elementos a considerar:

SI TE INTERESA: Cómo saber qué préstamo te conviene

Calidad de vida

  •  Con el aumento en la expectativa de vida buscamos un lugar que se convierte en algo más que un techo para dormir, deseamos un espacio que podamos llamar hogar. 
  • Una nueva propiedad puede cumplir con los requisitos que buscamos actualmente. Por ejemplo, no quiero un patio que no deseo mantener, prefiero menos cuartos para facilitar la limpieza de la vivienda o simplemente   no es tan importante vivir al lado de la escuela y deseo un lugar más tranquilo. 

Control financiero

  • Se estima que el pago de renta, aumenta un 5% anualmente. Para las hipotecas, el pago de principal e interés será el mismo por la vida del préstamo. Mientras todo aumenta, el pago de su hipoteca continúa igual.
  • Los costos de vivienda que tenemos actualmente podrían mejorar con la compra de una propiedad ajustada a su realidad financiera, gustos y expectativas. 

Estabilidad

  • Viviendo rentado asume el riesgo de que el dueño de la propiedad no me renueve el contrato de renta, obligándome a mudar. Una mudanza, además del cambio de dirección, nos expone a una renta más alta o a vivir una propiedad que no cumpla con mis expectativas. Ser dueños de una propiedad nos da sentido de permanencia, algo necesario en esta importante etapa en nuestras vidas. 
  • Siendo dueños de la propiedad podremos hacer arreglos a la misma. En algunos casos estos pueden ser para mejorar la calidad de vida como construir rampas, mejorar accesos a baños, entre otros. Esto nos beneficia directamente ya que estas mejoras impactan nuestra propiedad y no la de un tercero.  

Manejo de nuestros ingresos

SI TE INTERESA: Cinco términos hipotecarios que debes conocer

  • Ciertamente en esta etapa queremos estar preparados para eventos imprevistos como situaciones médicas. Al comprar una propiedad tenemos la ventaja de poder tener control de nuestros gastos de vivienda. Bien planificado, el compromiso de la nueva hipoteca puede convertirse en un aliado en vez de un obstáculo.  
  • Los intereses hipotecarios son deducibles de la planilla. En los casos que así aplique puede representar un ahorro adicional. 

Las razones para tomar la decisión de comprar una vivienda son individuales, pero la edad no debe considerarse una limitación. Con la orientación correcta, considerando todos los elementos, teniendo en cuenta nuestras metas financieras y personales en esta importante etapa, podríamos obtener una transacción que contribuirá a una mejor calidad de vida y para eso, nunca es tarde.