Noticias - Actualidad

Desarrollan innovadora forma de construcción

Através de los años, en Puerto Rico se han construido almacenes secos y refrigerados e, incluso, plantas farmacéuticas con CarbonCast, reduciendo el tiempo de construcción y aumentando la eficiencia de las estructuras, y transformándose en un ahorro energético. Con fabricación en Río Grande, esta pared tiene en su interior una aislación de poliestireno expandido (EPS, por sus siglas en inglés) y una cercha de fibra de carbón, permitiendo la baja conducción termal.

El secreto de la aislación 

Los paneles de pared aislados de alto rendimiento CarbonCast se componen de dos planchas de hormigón separadas por un aislamiento continuo (ci) y conectadas por cerchas de carbón llamadas “c-grid”. Con una baja conductividad térmica, el “c-grid” de alta resistencia ayuda a proporcionar el aislamiento requerido por ASHRAE (American Society of Heating, Refrigerating and Air-Conditioning Engineers), sociedad global que promueve tecnologías sostenibles para el medio ambiente en la construcción. Estos prefabricados tienen un beneficio adicional y es que son paredes más livianas.  

SI TE INTERESA: A qué póliza debes hacer tu reclamación

El ingeniero Martín G. Marxuach, fundador y presidente de Marxuach Precast Solutions, quien ha completado más de 300 proyectos en prefabricado en la Isla, muchos de ellos en la tecnología CarbonCast, enfatiza la rapidez con la que puede realizarse un proyecto. “Mientras en el proceso de construcción tradicional se levantan los cimientos para luego levantar las paredes, el prefabricado tiene la particularidad de que mientras se están levantando los cimientos, ya se están construyendo las paredes, acortando el programa de construcción”, explicó. 

En este momento, Marxuach Precast Solutions está finalizando la edificación de un frigorífico en el área metropolitana para Northwestern Selecta, empresa puertorriqueña dedicada a la importación de alimentos congelados y refrigerados. “Para una compañía de este tipo, la seguridad de sus productos es primordial, por lo cual sus instalaciones deben operar bajo un sistema de control que observe todos los riesgos de preservación de sus productos, así como determinadas regulaciones”, explicó Marxuach. “Al igual que con los demás proyectos que hemos realizado en Puerto Rico, construir un frigorífico de 41,000 pies cuadrados, con prefabricados de 43 pies de alto y hasta 62,000 libras, es una gran responsabilidad que representa el mismo nivel de meticulosidad y compromiso que cuando diseñamos y construimos un hospital, un estacionamiento, un almacén o un edificio”, dijo al hacer referencia a otros proyectos realizados como el Centro Comprensivo de Cáncer, los estacionamientos de The Mall of San Juan y otros almacenes de alimentos. 

SI TE INTERESA: Azul Tiffany

El nuevo frigorífico tiene la particularidad de que, en vez de construirse con un prefabricado regular, se ha erguido con CarbonCast. “Se le llama así, pero el nombre oficial de estas paredes es “High Performance Insulated Wall Panels”. Son paredes compuestas de dos planchas de concreto separadas por aislación de poliestireno expandido y conectadas por una cercha de carbón o “c-grid shear trussers” y cerchas patentizadas”, continuó Marxuach, ingeniero civil graduado de la Universidad de Notre Dame, en Indiana. 

Se trata de piezas de alta solidez y baja conducción termal, datos confirmados por un historial de investigación que ha probado la capacidad de aguante de peso de estas paredes. La cercha une los paneles y provee dos aspectos primordiales: el primero es que no hay pérdida de energía, pues no hay transmisión de calor entre un panel y otro porque la fibra de carbón no transmite energía como lo hace el metal. La segunda es que el material de la cercha es tan fuerte, que hace que una pared con menos material de hormigón se comporte estructuralmente igual a una con casi el doble del material, haciendo cada pared más liviana. 

SI TE INTERESA: Reencuentro con lo esencial

El ingeniero Carlos N. Cela, gerente de proyecto de Marxuach Precast Solutions, relató que una vez completado el proceso de permisología, se procede a preparar el terreno con demoliciones livianas, limpieza y agrimensura para, entonces, levantar los cimientos perimetrales para las paredes. “Una de las ventajas de utilizar prefabricados es que mientras se están levantando cimientos por un lado, ya se puede comenzar la instalación de las paredes por el otro, acortando el tiempo de construcción”, detalló. Esta ejecución al unísono representa un segundo ahorro de tiempo. “Cuando se usan paneles verticales con gran capacidad de soporte de peso, se elimina la necesidad de columnas de perímetro y se añade espacio al interior de las facilidades”, detalló Cela. Además, el CarbonCast permite una construcción libre de hongos,  pues al ser un solo panel, no tiene cavidades ni espacios en los cuales el aire o el agua se puedan combinar y fomentar el moho o el hongo. Además es y es antiflamable. La resistencia inherente al fuego del concreto representa una preocupación menos. 

SI TE INTERESA: Construcción en la era digital