Noticias - Opinion

Dialogando verde: Educación radical… y sostenible

Por: Dr. Fernando Abruña Charneco

Luego de terminar mis grados de bachillerato y maestría en Arquitectura del Rhode Island School of Design y del Pratt Institute respectivamente, me interesé en aspectos teóricos y conceptuales de la arquitectura que no eran atendidos en los programas graduados de las universidades disponibles. Tuve, como consecuencia de ello y para mi fortuna, buscar y encontrar la oportunidad de hacer mis estudios de doctorado en Ciencias de Diseño con el maestro Richard Buckminster Fuller a través de un programa no tradicional de estudios. Fui su aprendiz durante dos años y desarrollé algunos de los proyectos más interesantes en mi carrera académica, incluyendo el Sintetizador de Espacios, la Casa Aerotectónica, la Casa Internacional y la Casa Psicotecnológica

Bucky, como cariñosamente le decíamos sus estudiantes y amigos cercanos, fue el Da Vinci del siglo 20 y como tal sus conocimientos eran de envergadura sistémica y lo mantenían ocupado todo el tiempo. Fue el inventor de las cúpulas geodésicas y acuñó el término “Spaceship Earth”. Los requisitos de admisión los determinó él, el programa de estudios fue uno de mutuo acuerdo y nuestra relación se dio a través de múltiples reuniones que sostuvimos mientras yo trabajaba en Puerto Rico y él viajaba el mundo. Nuestros encuentros se hacían regularmente en su oficina/taller en Philadephia pero hubo ocasiones en que nos reunimos en otros lugares para poder viabilizar nuestro diálogo educativo sin interrumpir su intenso calendario. En una ocasión, por ejemplo, nuestro encuentro fue en la Universidad de Amherst y en otra, en la Universidad de Drexel. La experiencia fue una de las más interesantes de mi carrera estudiantil y me expuso a múltiples ópticas de la realidad en que vivimos.

SI TE INTERESA: El impacto de María en los bienes raíces

Ahora que se discute en la palestra pública isleña la crisis educativa en el sistema de instrucción pública y universitaria, resulta oficioso y prudente atar cabos con la experiencia que tuve hace más de 40 años. En aquel momento mis investigaciones y diálogos de estudio se hacían mediante llamadas telefónicas, uso de bibliotecas, correo regular y visitas de encuentro periódico con mi maestro. Hoy todo esto lo podemos hacer mediante el uso de la tecnología y recursos cibernéticos de la Internet.  

Existen numerosos programas de educación prediseñados y gratuitos a través de la web. www.study.com es una organización que le permite acceder múltiples cursos en línea. Mi favorito, es www.edx.org donde se conglomeran universidades prestigiosas como: MIT, Harvard, Berkley, University of Texas, Boston University, Sorbonne Universités, Goergetown University y otras. En esta página se puede navegar a través de una plétora de cursos gratuitos en línea  en una amplia variedad de temas. Los cursos en línea de la Universidad de Harvard, por ejemplo, pueden ser tomados de forma gratuita o los estudiantes optar por recibir un certificado verificado por una cuota nominal. A continuación, algunos ejemplos de cursos disponibles a través de edx.org:

SI TE INTERESA: ¿Esta casa aguantará?

Empresarismo en Economías Emergentes, La Imaginación Arquitectónica, Obras Maestras de la Literatura Mundial, China: Fundamentos Políticos e Intelectuales, Estudios de Casos en Genómica Funcional, Introducción a la Informática, Fundamentos de la Neurociencia;  Sociedad y Salud; Energía y Limitaciones Ambientales.   

Queda demostrado  que más que edificios y planta física, es una estructura gerencial y creativa, virtual, cibernética y sostenible la que nos hace falta para adelantar la causa de excelencia académica. 

Como regla general, mientras más avanzado el nivel académico del estudiante, mayor autonomía se da por sentado y menor será la necesidad de clases presenciales. Es decir, los programas de bachillerato requerirán más sesiones presenciales que los de maestría o doctorado. Programas de oficios tales como plomería, electricidad, tecnología automotriz, de refrigeración, enfermería, rayos x, entre otros, requerirán más sesiones presenciales y prácticas.

SI TE INTERESA: Revolución renovable

Cabe preguntarse, ¿cuán importante es un bachillerato, una maestría o un doctorado? Sin duda son importantes, pero en el mundo cambiante en que vivimos, las certificaciones de estudios especializados cada día tienen mayor prominencia, vigencia y utilidad. Esas siglas que usted ve luego del nombre de un profesional con frecuencia se refieren a certificados de estudios especializados. Así, por ejemplo, el Association for Energy Engineers ofrece un programa de cuatro días que capacitará a aquellos con estudios de bachillerato en electricidad a tomar un curso de Auditoría de Energía e identificarse como especialista, colocando las siglas CEA (Certified Energy Auditor) luego de su nombre.

Por experiencia, como estudiante de Bucky, y otros memorables como William Katavolos y Jim Webb de Archigram, y como profesor universitario en la Universidad de Puerto Rico (UPR) por 31 años, puedo decir con bastante certidumbre que más que impartir conocimiento, nuestra labor como educadores es inyectar una dosis de entusiasmo en el estudiante que perdure toda la vida... ¡una educación sostenible por definición! 

SI TE INTERESA: “Networking” es la base de cualquier negocio

Para comunicarse con el arquitecto Fernando Abruña Charneco, FAIA, escriba a dialogandoverde@gmail.com.