Noticias - Opinion

Dialogando verde: sostenibilidad post Navidad

Por: Dr. Fernando Abruña Charneco, FAIA/ Especial para Construcción
Dr. Fernando Abruña Charneco (Suministrada)

Ya pasaron las celebraciones de la Navidad, la despedida del año 2016 y la festividad de los Reyes Magos. Estas actividades, como otras, suponen enormes gastos de recursos, energía y algunos descuidos en nuestra ética de sostenibilidad. 

Hoy haremos varias recomendaciones para mitigar nuestras acciones durante este pasado período.

El “pinito” de Navidad que ya no luce tan bonito como cuando se instaló, no lo tire. Esto aumenta el gasto municipal por concepto de su disposición y agrava la saturación de nuestros vertederos. Tampoco lo queme. Al hacerlo, supone emisiones tóxicas de productos de combustión que contaminan el aire y agravan las emisiones que ocasionan el cambio climático. La estrategia apropiada es, compostarlo. Si aún no practica la composta, ahora tal vez sea la oportunidad para iniciarse en esta práctica. En esencia, la composta consiste en aprovechar el proceso natural de descomposición para convertir desechos o recursos orgánicos en material que puede reintegrar al suelo o utilizarlo como abono en sus siembras de patio.

SI TE INTERESA: El corredor y vendedor de bienes raíces y su ética

Los ornamentos del árbol los puede guardar y reutilizar el año entrante. Las cajas de todos los regalos que recibió las puede, igualmente, reutilizar en el próximo ciclo navideño. 

La basura de uno es el tesoro de otro. Ahora también es el momento de hacer una revisión de la ropa que puede ser sustituida por la que recibió como regalo durante esta época. La que no usa la puede donar a organizaciones caritativas que le buscarán usuarios agradecidos. 

Si utilizó bombillas incandescentes de navidad, ahora es el momento de disponer de ellas de forma segura a través de un programa de reciclaje y aprovechar la oportunidad para sustituirlas por bombillas decorativas LED que consumen menos energía y, por ende, generan menos gases que ocasionan el cambio climático. Almacene las baterías agotadas de todos los juguetes que recibieron sus hijos para la próxima actividad de recogido de materiales electrónicos y baterías que periódicamente se hacen en Puerto Rico a través de la Autoridad de Desperdicios Sólidos. 

SI TE INTERESA: Dialogando verde: ¡Alquílame una pared!

Toda la carne, la morcilla, la butifarra y otros “venenitos” digestivos que consumió durante este período festivo, aumentó su huella ecológica. Aquellos que viajaron al exterior (incluyendo las islas de Vieques y Culebra) aumentaron de igual manera su huella ecológica. Para mitigar el daño planetario que infligió, puede practicar el vegetarianismo, caminar y ciclismo, y usar transporte público durante un período de una semana. De esta forma, puede restituir su huella ecológica a los niveles que tenía antes de las fiestas navideñas. 

Ahora que se acerca la celebración de las Fiestas de la Calle San Sebastián, tómese como misión no tirar latas de aluminio ni botellas, ni cartón o papel al piso ,y asegúrese de que las deposita en contenedores para reciclaje dispuestos a través de la Vieja Ciudad en lugares estratégicos.

Incluya la sostenibilidad como una de sus metas y compromisos para el 2017 para que, en justicia, abone al bienestar ecológico de la Isla y del planeta.

SI TE INTERESA: Dialogando verde: Te presento a Sofía, mi nevera

El autor es arquitecto practicante, catedrático retirado de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Puerto Rico, fundador y pasado presidente del US Green Building Council del Caribe y una autoridad reconocida sobre el tema en Puerto Rico. Para más información, escriba a dialogandoverde@gmail.com.