Noticias - Hogar y Decoración

Duradero encanto por la talla en madera

Por: Sylvia Villafañe
Sylvia Villafañe (Fotos Suministradas)

Tan lejanas quedaban las iglesias para algunas familias puertorriqueñas, que optaron por ubicar figuras icónicas del santoral católico en lugares especiales de sus residencias. Era el siglo XVII y los primeros talladores -o santeros como también se les llama-, creaban en maderas autóctonas sus versiones de la Virgen, los Tres Reyes Magos, y el Niño Jesús, tres de las figuras más favorecidas. De esas primeras formas rígidas inspiradas en estampitas, este arte nuestro ha evolucionado hasta alcanzar atributos formales de obra de arte. 

Los llamados santos de palo han trascendido creencias religiosas, clases sociales o niveles educativos para arraigarse sólidamente en nuestra cultura popular y convertirse en una tradición que pasa de generación en generación. 

Catin Sánchez Cortés, coleccionista y talladora de santos, tampoco escapó al encanto de la talla. Nació con la habilidad de la percepción tridimensional que tanto favorece a los artistas de la talla y se aventuró a lograr una versión de San Ramón Nonato.

SI TE INTERESA: Vida conectada

“Estaba en cuarto año en el Colegio Puertorriqueño de Niñas cuando la hice y desde entonces sabía que quería hacer santos, pero no fue hasta que mi hija mayor, Beatriz, se fue a la universidad que cogí la próxima madera”, rememora. 

“En aquel entonces yo estaba impresionada de que podía hacer eso, mi mamá Beatriz Cortés me ayudó. Ella es muy perfeccionista, nos viene la vena artística por ella”, comenta sobre los genes que comparte con sus hermanos Pedro, pintor; Beatriz, diseñadora de carteras y camisas para el sello Una de Beatriz; y Douglas, director del filme “Sol de medianoche”.

Su atracción por los santos de palo y las figuras talladas la ha encauzado de dos maneras: perfeccionando su habilidad como talladora y creando una colección en compañía de su esposo, Rico Mendoza.

“Empecé coleccionando santos antiguos, pero un día quise comprarle una virgen a mi esposo así que fui donde el maestro Josean Rosado. Como no tenía, y él daba clases, le pedí que me diera una madera y que me prestara una navaja que yo regresaría el próximo sábado. Volví con un disparate de santo, pero él se dio cuenta de que yo tenía la visión tridimensional y me dijo que me ayudaría”, relata sobre el inicio de un proceso formativo con Rosado y con la maestra talladora Evelyn Vázquez.

SI TE INTERESA: ¿Gimnasio en casa? Es posible

Hace unos seis años, Catin se decidió a tallar en serio y trabajó cerca de doce piezas. Siempre usa cedro hembra porque le parece una madera “menos dura”. Entre risas acepta que su cuerpo tiene huellas de las navajas, cuchillas y gubias que usa para crear. La artista disfruta aprender sobre la iconografía y la historia de los santos que trabaja y se le hace difícil desprenderse de sus tallas una vez las culmina puesto que “le coge cariño a ese pedazo de madera, te apropias de él y la creas de la nada”.

En el 2010 la artista alcanzó el segundo lugar en la competencia “Las tres marías”, del Segundo Encuentro de Mujeres Talladoras, y en el 2011 talló un San José para el Primer Nacimiento Colectivo, ambos proyectos convocados por el Instituto de Cultura Puertorriqueña. Obtuvo una mención de honor en el 2013 en el primer certamen de talla del Niñito Jesús, al que convocó la Fundación Fonalledas. Además de santos, la artista esculpe piezas de estilo naif.

SI TE INTERESA: Ingenioso y creativo

Como coleccionista, prefiere seleccionar trabajos junto a su esposo y se inclinan por tallas de madera “que tengan movimiento, que nos cuenten una historia”. Poseen piezas de su talladora favorita, Evelyn Vázquez, así como de Luis González, Josean Rosado, Amaury Lugo, Daniela Luilli, Domingo Orta o Zaida Isern, entre otros artistas.

“A quien vaya a comenzar una colección de santos le digo que piense si es su pasión, porque comprar el santo no es como comprar un Lladró, el santo envuelve una historia, hay una iconografía que tú tienes que conocer además de saber quién es el artista o si se dedica a esa pieza en particular. Estás comprando la historia de una persona y eso lo tienes que aprender a apreciar”, insiste Catin.

Y hay mucho trabajo por valorar. Algunos clanes familiares han desarrollado importantes estilos de talla a través de los años: desde los Espada en San Germán, los Arce en Lares hasta los Avilés en Orocovis, entre muchos otros. Festivales de artesanías resultan el punto de encuentro ideal entre maestros talladores y coleccionistas. Algunas citas obligadas son el Encuentro de Santeros en Orocovis o la Feria Nacional de Artesanías en Barranquitas.

SI TE INTERESA: Novedad para el exterior

Decora exhibiendo tus colecciones

1. Una colección de santos de palo es ideal para exhibir en las paredes de la sala de estar o en la habitación principal. Una excelente idea es agrupar las tallas, los cuadros o las láminas por estilos, formando conjuntos decorativos en las diferentes habitaciones o en las paredes que utilizas como punto focal. Agrupa las tallas pequeñas y grandes juntas y sepáralas de las pinturas y láminas. 

2. Aprovecha el alto de puertas y ventanas para exhibir tus colecciones. Estas, en fila y sobre la puerta serán tema de conversación en las reuniones con familiares y amigos.

3. Al lucir tus colecciones, le darás un nuevo aspecto a tu hogar con aires de sencillez, confort y personalización.