Noticias - Actualidad

El buen urbanismo promueve la felicidad

Por: Perla Sofía Curbelo Santiago / Especial para Construcción
María A. Juncos Gautier

Cuando la profesora en asuntos ambientales, María A. Juncos Gautier, era pequeña y crecía en Guaynabo, recuerda  cómo su madre admiraba y respetaba los árboles. Escuchaba sus comentarios, la veía cuidarlos  e incluso,  discutir, de vez en cuando, con algún vecino que esperaba que a los árboles no se les cayeran las hojas. Tal vez en ese punto de su vida, la joven no podía comprender las razones del afán de su madre, pero sí, emocionalmente, sabía que había que protegerlos. 

La necesidad de hacer más por el medio ambiente ocurrió ya siendo una adulta, cuando visitó unas cuevas en Lares. “Estando allí fue que sentí esa maravilla [de la naturaleza]… me sentí conectada en ese momento”, recordó la directora del Centro de Estudios para el Desarrollo Sustentable (CEDES). A partir de esta experiencia se unió a grupos de espeleología y abrazó activamente luchas ambientales, sobre todo para proteger las áreas cársicas del país. 

Desde el CEDES, fundado en el 2002, en la Escuela de Asuntos Ambientales de la Universidad Metropolitana, recinto de Bayamón, promueve la investigación como también la difusión de conocimientos para que la ciudadanía entienda mejor “las consecuencias ambientales, sociales y económicas de las transformaciones no sustentables impulsadas por el ser humano sobre el ambiente urbano y natural…”.

SI TE INTERESA: Estrenan herramienta digital

Aunque el enfoque ha sido en áreas urbanas, el CEDES también desarrolla proyectos pedagógicos sobre los bosques, humedales y las reservas agrícolas. Están comprometidos con la reeducación para mercados y empleos verdes. 

“El enfoque ha sido en las áreas urbanas porque es donde la mayoría de las personas reside”, comentó la profesora, quien tiene un bachillerato en Comunicación y Mercadeo, y una maestría en Gerencia Ambiental de la Universidad de Massachusetts en Amherst. 

“Hay que repensar el ambiente urbano pues ya la situación es insostenible”, sostuvo la académica, quien ejemplificó cómo dependemos del automóvil para realizar todo tipo de gestiones. Asimismo, abordó la necesidad de conectar mejor los espacios públicos y aumentar más espacios verdes en la ciudad. 

Para Juncos Gautier, quien ofrece un curso graduado en Desarrollo Sustentable, además de numerosas charlas y talleres sobre asuntos ambientales, promover y educar sobre el buen urbanismo son la clave para una vida feliz.

SI TE INTERESA: El Colegio de Arquitectos y Arquitectos Paisajistas de Puerto Rico elegirá nueva Junta de Gobierno

“Si creamos un buen hábitat para el ser humano, la gente será más saludable, más feliz y contribuirá más en la conservación de los terrenos de valor agrícola y ecológico”, añadió la profesora, quien además de pasar parte de su tiempo libre leyendo sobre temas medioambientales, disfruta de muchas actividades al aire libre, como correr bicicleta y caminar por veredas.

Constantemente, la educadora enfatiza a sus estudiantes la importancia de entender la conexión que tenemos todos con la naturaleza, pues de ella proviene nuestra materia prima, y cualquier cosa que arriesgue a la misma terminará afectándonos.

 “Todo lo que necesitamos para vivir y consumir viene de la naturaleza”, acotó la profesora.