Noticias - Opinion

El “short sale” como herramienta hipotecaria

Por: Lcdo. Francisco L. Charles/ Especial para Construcción
Lcdo. Francisco L. Charles (Suministrada)

El “short sale” es una herramienta que puede utilizar el dueño de una propiedad que por alguna razón necesita venderla por debajo del valor que adeuda en su hipoteca. 

Antes de comenzar este proceso es imperativo comunicarse con el banco que le otorgó el préstamo hipotecario, dado a que el inversionista que intervino para viabilizar su préstamo podría requerirle que cumpla con distintos requisitos que varían según cada inversionista. Una vez usted reciba la orientación inicial del funcionario del banco y una preaprobación que indica que usted cualifica para el “short sale”, entonces podrá iniciar el proceso de venta de su propiedad. 

Una vez haya conseguido a un comprador, el banco le solicitará, entre otros documentos, el contrato de compraventa y la precualificación del comprador. Asimismo, el banco procederá con una evaluación de ingresos y gastos del prospecto antes de someter el caso para aprobación del inversionista que originalmente viabilizó su préstamo hipotecario. 

SI TE INTERESA: “Networking” es la base de cualquier negocio

Una de las razones por la cual este proceso es común en la Isla se debe a la recesión a la que ha estado inmersa la economía durante los últimos diez años, período donde se ha observado una gran baja en los valores de los bienes raíces y, simultáneamente, un alza en el inventario de propiedades reposeídas y disponibles para la venta.

Dado a las limitadas alternativas que en la actualidad ofrece la banca para aliviar las deudas hipotecarias, el “short sale” le brinda una herramienta para que usted pueda liberarse de esa pesada carga. De esta manera, podrá saldar esa deuda vendiendo la propiedad por debajo del valor del mercado o del balance actual de la hipoteca sin someterse al proceso de ejecución. 

Al completarse el proceso de “short sale”, el banco podría tener una pérdida al estar recibiendo menos dinero que la cantidad del balance del préstamo en caso de que usted no pueda pagar la deficiencia que resulte del precio de venta y de lo que deba en su hipoteca. 

SI TE INTERESA: La Autoridad de Energía Eléctrica: Modelo para construir un mejor país

Existen varias consecuencias en el proceso de “short sale”, entre estas: (1) Se logra la cancelación de la hipoteca; (2) se evita el proceso de ejecución hipotecaria; (3) usted podría recibir acciones de cobro de dinero reclamándole la diferencia del precio de venta y el de la cantidad del balance del préstamo que quedó pendiente luego de completarse el proceso; (4) su crédito podría quedar afectado por un período de hasta 10 años. 

En síntesis, someterse al proceso de “short sale” le ayudará a poner en venta su propiedad en un mercado competitivo, en el cual el futuro comprador podrá adquirir la propiedad por un precio por debajo del valor de tasación y/o por debajo del balance de su préstamo hipotecario, pero ayudándole a usted a reducir significativamente la cantidad por la cual responder como deudor. Si está confrontando problemas para cumplir con sus deberes hipotecarios y decide no aplicar al proceso de “short sale” o aplica, pero no resulta exitoso podría verse obligado a someterse al proceso de ejecución hipotecaria en el cual su responsabilidad como deudor sería mucho más riesgosa.

SI TE INTERESA: ¿Estás protegido con un buen seguro en caso de huracán?

El licenciado e ingeniero Francisco L. Charles-Gómez, P.E., es abogado-notario, ingeniero civil, corredor de bienes raíces y profesional autorizado para permisos. Para más información, puede visitar sus oficinas ubicadas en la Ave. Ponce de León 1606, Bogoricín Bldg, suite 204; escribir a fcharleslaw@gmail.com, acceder a fcharleslawpr.com o llamar al 787-662-0178.