Noticias - Hogar y Decoración

Espacios familiares y de oficina más ecoamigables

Por: Perla Sofía Curbelo Santiago

La primavera es la temporada perfecta para llevar a cabo cambios, organización y limpieza de nuestros espacios de convivencia. Es también una oportunidad para repensarlos sobre cómo están contribuyendo a nuestro bienestar sin comprometer aún más los recursos del planeta.

El “family” o “living room” como también el  “home office” son hoy día dos espacios que gozan de protagonismo residencial. La creciente tendencia de entretenimiento en el hogar lleva a muchas familias a maximizar cada rincón de las áreas comunes, tanto para acomodar a más personas como también aumentar su sentido de comodidad. 

Asimismo, más personas prefieren trabajar desde su hogar, ya que prestan servicios profesionales o laboran con empresas que promueven la flexibilidad laboral. Así que, contar con un espacio adicional o multiusos para gerenciar un negocio desde el calor del hogar, ya es prácticamente parte de la norma.

Pero, ¿cómo podríamos transformar estas dos importantes zonas del hogar en espacios ecoamigables y más saludables?

SI TE INTERESA: Las colecciones de David Antonio y Harry Robles

Según Kimberly Rider, autora del libro The Healthy Home Workbook, en general, un hogar saludable y ecoamigable utiliza la luz natural al máximo; se inspira o está conectado con los ritmos de la naturaleza; es sencillo; utiliza materiales y fibras naturales; es cómodo, práctico, funcional y eficiente.

Rider sugiere que pensemos en todo. En el tipo de materiales que utilizamos en nuestros pisos y paredes, hasta en el mobiliario y equipo electrónico que estará en ellos. 

En cuanto a los muebles, para el “family” o la oficina, la autora recomienda que sean funcionales y hechos con materiales de fuentes naturales. En el caso que herede o repare muebles viejos para reutilizarlos, recomienda pinturas y tratamientos libres de tóxicos y cero VOC (“volatile organic chemicals”). 

Para el acojinado, por ejemplo, aconseja fibras naturales y orgánicas como el algodón, lino y bambú. Antes de comprar, debemos leer la etiqueta de los muebles para saber de qué materiales están hechos.

SI TE INTERESA: Casa Blanca se llena de árboles de Navidad

La Oficina de Energía de los Estados Unidos, a través de su sitio Energy.gov recomienda que antes de realizar inversiones significativas entendamos nuestra zona y clima para determinar las mejores prácticas y estrategias para el ahorro de energía, en la búsqueda de un hogar más ecoamigable.

Según la agencia, una casa promedio le dedica el cinco por ciento de su presupuesto de energía a la iluminación. Así que, una de las recomendaciones básicas y por donde podemos empezar es sustituyendo las bombillas convencionales por las LED y halógeno incandescente, entre otras alternativas disponibles en el mercado. 

Las oficinas en el patio 

Son una tendencia que ha ido ganando popularidad en los últimos años y que también promueve una forma de trabajo más ecoamigable. 

El concepto se conoce en inglés como “shedworking” y fue acuñado en el 2005 por el escritor Alex Johnson para describir el creciente número de personas trabajando desde el patio trasero de sus casas. 

SI TE INTERESA: Puestas de garaje a la vanguardia

El autor del libro The Alternative Workplace Revolution abunda en que estos son espacios donde hay un pequeño edificio o choza en el jardín que solo almacena tiestos y herramientas. Pero ahora, gracias a la tecnología del wifi, pueden ser utilizados de manera más productiva y desde donde podemos conectarnos a cualquier parte del mundo.

Entre las ventajas que enumera Jonhson: trabajar desde el patio de su casa reduce su transportación diaria y su impacto al medio ambiente; tendrá contacto inmediato con la naturaleza porque cruza su jardín para llegar a la oficina. También, puede mejorar su balance entre trabajo y vida, ya que separa físicamente el espacio laboral del espacio de su hogar. Aparte que reduce las interrupciones y aumenta su potencial de productividad. 

Ya las empresas están capitalizando en esta tendencia y con el creciente interés del “tiny house movement” lo están ofreciendo a quienes quieren separar su ambiente de trabajo de su vida personal, aun dentro del mismo hogar. 

SI TE INTERESA: “Blue Christmas”

Pero si su presupuesto y tiempo es limitado para llevar a cabo muchos de estos cambios, empiece por acciones sencillas como enverdecer el espacio.

Añadir plantas es una acción inmediata y efectiva que podemos realizar para comenzar con la transformación. 

Dania Rivera Ocasio, especialista en plantas ornamentales, del Servicio de Extensión Agrícola de Puerto Rico, sugiere añadir plantas de interior que además de embellecer el espacio contribuyan a nuestra salud. 

Rivera Ocasio recomendó plantas que ayudan a purificar el aire de contaminantes y del polvo. Ejemplo de ello son las “snake plants” (lengua de suegra) y alguna variedad de cactus y suculentas. Además, son plantas de poco mantenimiento. 

Las plantas también pueden ayudar a personalizar y a dividir los espacios. Incluso, pueden neutralizar el efecto de las ondas electromagnéticas que producen el sinnúmero de aparatos electrónicos de los que estamos rodeados. Para ello, podría añadir plantas como “tillandsias” (plantas aéreas), las cuales no necesitan suelo ya que absorben a través de sus hojas el agua y nutrientes.

SI TE INTERESA: Atrevido y vibrante

La mayoría de nosotros debemos realizar estos cambios mientras convivimos y utilizamos el espacio, así que llévelos a cabo por etapas.

Consulte con profesionales del diseño de interiores y/o organizadores profesionales para que le ayuden en la búsqueda y selección de materiales ecoamigables como también a desarrollar estrategias para el uso eficiente del espacio.

Fuentes consultadas: The Public Health and Safety Organization (NSF.org).