Noticias - Actualidad

Expectación por Trump en la industria de la construcción en Puerto Rico

Por: Nelson Gabriel Berríos

La presidencia de Donald Trump se ha caracterizado por la toma de decisiones polémicas, que le han valido hasta protestas multitudinarias. En el caso de sus políticas económicas, en particular en las industrias de la construcción y de la banca hipotecaria, aún están por verse las consecuencias de ciertas acciones, así como de si cumplirá su promesa de rehabilitar la infraestructura de Estados Unidos, lo cual sería muy positivo. 

Varios expertos en banca hipotecaria y en el sector de la construcción de Puerto Rico compartieron -a preguntas de Diseño y Construcción- su visión de cómo las ejecutorias de Trump podrían tener consecuencias en nuestra Isla, también en el contexto de las iniciativas del escenario del gobierno y los requerimientos de la Junta de Supervisión Fiscal.

Una de las primeras decisiones de Trump fue revocar la rebaja que el presidente Barack Obama había hecho al final de su mandato al programa de seguro federal PMI bajo el programa FHA para beneficiar a los nuevos compradores de hogares, especialmente de bajos ingresos. Con esa reducción, los compradores se ahorraban cientos de dólares al año, unos $500 en una hipoteca de $200,000, pero ya no sucederá. 

SI TE INTERESA: Azul Tiffany

“La revocación a la rebaja de Obama al programa de seguro hipotecario FHA ha causado controversia. Esta rebaja nunca se llegó a implementar. Si se presentan las alzas en las tasas de interés que se prevén durante este año, el consumidor podría verse afectado ante la decisión de revocar la rebaja”, expresó Silvio López, presidente de la Mortgage Bankers Association (MBA) de Puerto Rico.

Eduardo Santos, presidente de la Asociación de Realtors de Puerto Rico, comentó sobre esa decisión de Trump que “en Puerto Rico la gran mayoría de los préstamos hipotecarios se hacen a través del programa FHA. El seguro PMI permite que personas que no tienen fondos para cubrir el 20 por ciento de pronto del valor de su casa, puedan ofrecer un pronto tan bajo como dos por ciento. Para asegurar al banco el 18 por ciento restante, utilizan un seguro de PMI, evitando así pérdidas del banco si el dueño falla en sus pagos y pierde la casa durante los primeros años de la hipoteca”.

SI TE INTERESA: Reencuentro con lo esencial

Reconstrucción de la infraestructura

El mayor interés, por su eventual impacto económico, está en si el presidente de Estados Unidos podrá cumplir con su propuesta para la rehabilitación de la deteriorada infraestructura del país, pues aún no está claro cómo se financiará. Dependiendo de cuán abarcador sea ese proyecto, impactaría a Puerto Rico.

Ricardo Álvarez-Díaz, presidente de la Asociación de Constructores de Puerto Rico, manifestó que “por un lado, el presidente Trump ha colocado la inversión en la rehabilitación y construcción de la infraestructura, como una de las altas prioridades de su gestión presidencial. A ello se suma su propuesta de que dicha inversión proceda en gran medida de un sector privado, dispuesto y preparado a entablar alianzas público-privadas que proveen financiamiento, construyan y mantengan nuevas facilidades de transporte, agua, electricidad y otras áreas críticas de infraestructura. Adicional a esto, el presidente ha planteado que lo anterior debe venir acompañado de una desreglamentación, la reducción de la intervención gubernamental y remoción de obstáculos para que la empresa privada pueda producir y operar con mayores niveles de eficiencia, celeridad, particularmente para que proyectos de construcción e infraestructura puedan acelerar su paso y contribuir al desarrollo de la economía estadounidense”.  

SI TE INTERESA: Construcción en la era digital

Los presidentes de la MBA y la Asociación de Realtors coincidieron en el impacto positivo que podría tener la rehabilitación de infraestructura. “Durante su campaña, Trump prometió trabajar con la infraestructura de carreteras, puentes y aeropuertos y comentó sobre la necesidad de realizar alianzas público-privadas para lograrlo. No obstante, si cumple las promesas que hizo, podría ser que a Puerto Rico se beneficie con parte de esos fondos, pero debemos tomar en consideración que nosotros necesitaríamos una inversión significativa para nuestras carreteras, lo cual también requerirá de alianzas público-privadas para poder realizar las mejoras necesarias”, indicó López.

Santos, por su parte, expresó desde la perspectiva de los realtors que “a corto plazo las políticas del presidente Trump en invertir en infraestructura en toda la nación sería positivo para Puerto Rico por dos razones. Una, si la industria de la construcción se reactiva, se crearán nuevos empleos, y por consiguiente más personas tendrían la capacidad de adquirir su vivienda. Segundo, la infraestructura en nuestro País está en crisis y se necesita una inversión directa para mejorar. Una infraestructura renovada a nivel de puentes y carreteras, electricidad, acueductos y fibra óptica, atraería compradores e inversionistas de afuera y además ayudaría a retener aquellos que podrían irse de Puerto Rico”.

SI TE INTERESA: El ascensor multidireccional

Posible impacto en Puerto Rico

El presidente de la Asociación de Constructores recalcó que renovar la infraestructura “tendría grandes repercusiones para facilitar, incentivar proyectos de vivienda de venta y renta, desarrollo comercial e industrial y nuevos desarrollos que nos permitan fortalecer la economía del visitante”. Álvarez-Díaz añadió que la visión de Trump se alinea perfectamente con el Título V de la Ley Federal Promesa, que propone acelerar proyectos de infraestructura en el marco de la Junta de Supervisión Fiscal que busca hacer más costo-efectivo y eficiente el manejo fiscal del gobierno. Igualmente, ve congruencia con las propuestas del nuevo gobierno de Ricardo Rosselló que tiene el desarrollo de infraestructura como uno de los pilares de su estrategia económica.

“Nos toca a nosotros (el sector privado local), junto al gobernador Rosselló y la comisionada residente en Washington, lograr insertar a Puerto Rico en toda iniciativa de estímulo federal a la infraestructura, apoyar los esfuerzos de simplificación y reducción de reglamentación federal y estatal y tomar los pasos en el ámbito local, junto a los mecanismos creados en Promesa, para mover proyectos críticos de infraestructura. Es un momento definitorio para Puerto Rico. Los pasos que tomemos hoy determinarán los resultados que mañana observaremos”, planteó Álvarez-Díaz.

SI TE INTERESA: Inauguran SealMaster en Puerto Rico

Con esta unión de esfuerzos del sector privado, asociaciones profesionales, la comisaría residente y la oficina de asuntos federales, para lograr paridad en Puerto Rico de fondos para infraestructura coincidió Santos: “Si el presidente Trump designa estos fondos para los 50 estados debemos asegurar que lleguen aquí también y en igual proporción a los que reciban los estados”.