Noticias - Arquitectura

Fresco e innovador

Por: EFE

Crear emociones, despertar sensaciones nuevas y especiales, construir luces, sombras y reflejos, multiplicar el espacio y plasmar los colores del mar, el cielo y la naturaleza, son algunos matices del concepto estético fresco e innovador del arquitecto portorriqueño afincado en España, Héctor Ruiz-Velázquez. 

Sus proyectos se han materializado sobre todo en Europa, donde ha desarrollado un estilo en el que convergen la esencia natural de su tierra natal, su larga carrera profesional y su reputada práctica de “multiplicar el espacio” en las viviendas para “proporcionar nuevas sensaciones”.

Sorpresa, belleza y emoción

“Busco primero sorprenderme a mí mismo, y luego a los demás. La arquitectura es mi pasión, un lugar donde mi pensamiento vuela constantemente buscando nuevos horizontes”, señala el fundador y director ejecutivo (CEO) de Ruiz Velázquez architecture & design Team.

¿En qué consiste tu concepto de multiplicar el espacio para que proporcione nuevas sensaciones?

SI TE INTERESA: Se ponen el casco por un Puerto Rico más seguro

“Esas sensaciones espaciales consisten en una forma de vida con mucho menos “coraza” de la que es habitual. El contacto de la arquitectura con el ser humano y sus verdaderas necesidades vitales es mucho más esencial en algunas culturas, como la caribeña, donde la explosión de los colores naturales del mar, el cielo y la naturaleza está en estado puro y permiten experimentar y explorar mundos casi exóticos.

¿Qué elementos destacados de Puerto Rico tienes presentes en tus diseños?

“La luz, la arquitectura inspirada en la naturaleza, las formas esenciales de la botánica y la esencia de vivir en espacios abiertos Las características de una isla y un clima como el de mi tierra son pura experiencia vital. 

Cuando resides allí y sin apenas darte cuenta, formas parte de un ecosistema único, y esa vitalidad esencial emerge e inunda mi estilo y mi modo de entender la arquitectura.

Esa manera de ser tan personal y autóctona de mi isla me permite aplicar otra perspectiva diferente en la disciplina de la arquitectura más clásica europea”. 

SI TE INTERESA: Enaltecen la trayectoria del arquitecto Jaime Sobrino

Ruiz-Velázquez ha trabajado con arquitectos de la talla de Rafael Moneo o Alberto Campo Baeza, y sobre su filosofía al enfocar la decoración de un espacio, comenta:

“Tengo una visión estructural conjunta de la arquitectura del espacio y los elementos que componen la decoración, excepto si son viviendas, donde intento entender el estilo personal de sus futuros habitantes.

Mi idea de espacio no se corta, sino que se expande desde la estructura y la división espacial hasta la piel de la casa, la iluminación y, muchas veces, de la misma estructura emergen los muebles que encajan funcional y estéticamente con ese espacio en concreto”.

La luz como elemento esencial 

¿Con cuál de sus trabajos estás especialmente satisfecho?

“La primera casa de la familia en un céntrico barrio de Madrid fue un reto enorme, donde confluyeron todo tipo de emociones. En ella la luz es un elemento esencial”.

¿Algún diseño que te venga a la mente especialmente vanguardista?

SI TE INTERESA: Diseño o nada

“La Feria Habitar de Valencia (este de España) fue también un gran reto. Crear un espacio expositivo dentro de una feria de exposiciones sin que pareciera un ‘Stand’ tradicional fue algo casi mágico. Se convirtió en un icono que contenía personas”.

¿Cuál destacarías entre tus innovaciones recientes?

“La segunda edición de la experiencia Vignale, un revolucionario proyecto de presentación de un coche Ford. En ella se envuelve al usuario entre el sueño y la realidad, dejando que la persona intervenga de forma casi onírica en la construcción del vehículo.

El conductor vive el futuro en primera persona al sentarse dentro de un esbozo del coche que flota en el aire convirtiéndose en una instalación virtual y un contenedor que se refleja en los espacios exteriores de espejos”.

¿Cómo podemos darle un “aire Ruiz-Velázquez” a la decoración de nuestra propia casa?

“Hay que tener una visión amplia de aquello que deseamos, y usar la creatividad, que cuando más libre es, más nos ofrece. 

SI TE INTERESA: Casa Ladner: una joya en el barrio

A la hora de decorar recomiendo enfocarse en los movimientos y en aquello que va a ocurrir en una estancia. No hay que entender el espacio como algo inamovible y estático, sino con todo su dinamismo.

La luz es otro de los factores muy importantes a la hora de crear un espacio. Hay que buscar su efecto arquitectónico, ir más allá de una lámpara y construir luces, sombras, reflejos y contornos en suelos, paredes y cornisas. Creo que el estudio de la luz define mi arquitectura y es a través de ella que consigo grandes efectos espaciales muy diferentes”.