Noticias - Hogar y Decoración

La época del revestimiento

Por: Joma José Rivera Cedeño

El bagazo de caña es un material fibroso, heterogéneo y estructural que estamos acostumbrados a ver en materia prima natural y renovable como el papel y el cartón. De esa corteza nace también la más reciente tendencia para vestir espacios: los paneles tridimensionales, una alternativa que “proporciona vida a las paredes”.  

Según Luis Ricardo Garayua Ricco, propietario de la empresa WallArt del Caribe, “la norma es ver paredes lisas, en color blanco o de las tonalidades que más le gusten a cada individuo. Con la propuesta de paneles 3D pretendemos llevar la modernidad al interior y exterior del hogar, creando un ambiente distinto a lo acostumbrado”. 

Garayua Ricco explicó que más que inspiración, los paneles 3D son una oportunidad. “Habitualmente vemos este tipo de revestimiento en hoteles o lugares comerciales, siempre preguntando o deseando tener decoraciones similares en el ambiente de trabajo y el hogar. Ahora esto es posible”. 

El origen de los paneles tridimensionales tuvo lugar en Europa, en 2008. Luego, en el 2009, llegó a Estados Unidos para expandirse a nivel mundial. La diseñadora de interiores Milandra Ramírez de Arellano Class, CODDI, afirma que “revestir las paredes con materiales diferentes a la pintura no es nada nuevo. Algunos materiales se vuelven más populares, otros caen en desuso, otros surgen con mejores propiedades y constantemente el mercado sorprende con nuevas propuestas. La tendencia de paneles 3D la seguiremos viendo como un intento de crear un interés particular por la superficie. Eso sí, con el tiempo veremos diseños cada vez más atrevidos”. 

SI TE INTERESA: Integración perfecta

Como en todos los elementos del interiorismo, los colores de los revestimientos pueden variar dependiendo el objetivo que se persiga al instalar. “Si queremos dar un efecto base, que se integre perfectamente con los diferentes tapizados y colores que hay en el ambiente, la recomendación sería seleccionar paneles de colores claros y diseños discretos”, recomienda la experta. “Si el espacio luce desnudo, los diseños atrevidos podrían ser suficientes para lograr drama y ahorrar en otros elementos decorativos”, añade. 

En el caso de WallArt del Caribe, todos los paneles tienen el mismo color y pueden ser pintados después de su instalación. Esto facilita escoger el tono deseado y que vaya acorde con la decoración del espacio.

De igual manera, Wilfredo Díaz Gutierrez, también propietario de WallArt del Caribe, revela que los estilos más solicitados por la clientela son Waver, Sands y Maxwell. “La línea completa ha sido muy exitosa. Esto radica, en gran medida, a que es un producto ecológicamente amigable para el diseño de interiores en la Isla”, dice. “Si en algún momento el cliente decide remover el revestimiento, automáticamente se convierte en un material reciclable, compostable y 100 por ciento biodegradable”, apunta.

SI TE INTERESA: Seguridad máxima con las tormenteras "rollups"