Noticias - Hogar y Decoración

La magia de la tradición y la modernidad

Por: Aurora Rivera Arguinzoni

Conservar la magia de una casa puertorriqueña de estilo colonial construida hace más de 70 años al tiempo que le daban toques de modernidad, y todo ello perder la calidez de hogar, fue el reto que enfrentaron el arquitecto Ricardo Álvarez-Díaz y la diseñadora de interiores Cristina Villalón a la hora de complacer a una familia estadounidense que se enamoró de Puerto Rico y adquirió la propiedad en Ocean Park, San Juan.

Un paso importante fue localizar los planos originales de la propiedad, constituida por sala, cocina, comedor, tres habitaciones, dos baños y amplios balcones en la estructura principal, con una habitación y baño en una estructura secundaria. Los trabajos se concentraron en la principal, y el exterior fue dotado de un área de ducha externa para facilitar el disfrute de la playa, que está cerca.

"Es una estructura con diseño español colonial. Aunque tiene elementos coloniales españoles bien fuertes, lo que estaba buscando esta familia era una propiedad que se sintiera bien puertorriqueña. Es una joya de casa, una casa que no es tan grande como lo que estamos acostumbrados hoy día. En vez de hacer unos interiores que ignoraran la tradición de la propiedad, se hizo un trabajo bien grande de la mano con Cristina para redefinir la belleza de una casa puertorriqueña muy típica de la época", explica el arquitecto, de la firma Álvarez-Díaz & Villalón.

SI TE INTERESA: Vida conectada

Detalla que en conjunto los equipos de arquitectura, diseño de interior y decoración dividieron el trabajo en tres niveles: restauración arquitectónica, la arquitectura interior y el diseño y decoración de interior. "Nuestra firma está bien enfocada en el tema del diseño holístico porque tanto la arquitectura como el interior son lo mismo, son una experiencia de vida", recalca.

Para respetar la tradición representada en los distintos detalles de la residencia, se colocaron pisos de loza hidráulica que incluyeron -en el caso de la cocina y uno de los baños- patrones de diseño similares a los de la época de construcción. Además, las rejas originales fueron restauradas para mantener el carácter de los balcones y los arcos de la fachada, forma que se replicó en la cocina al ampliar su ventana para darle más luz y transformarla del "cuarto de servicio" o espacio de trabajo de antaño, al centro de reunión y actividad familiar de hoy día. 

SI TE INTERESA: ¿Gimnasio en casa? Es posible

Cocina

Fue en la cocina donde más cambios de diseño se hicieron. Explica Villalón que el espacio ocupado para 'laundry' se movió hacia un extremo de la habitación, lo que dio amplitud en el centro y permitió colocar incluso un 'bistro table'. A los gabinetes, que fueron hechos al gusto de los propietarios fuera de Puerto Rico, se le agregó cristal y luz en la parte superior sumando al espacio de almacenamiento un área donde incluso pueden exhibir piezas. 

Finalmente, la puerta que conecta la cocina con el comedor fue ensanchada para unificar más los espacios.

Baños

Los baños también enfrentaron cambios mayores, sobre todo el de la habitación 'master'. "En los baños usamos unos mármoles. Queríamos quedarnos con una paleta contemporánea con los grises. En la pared de la ducha se colocaron hexágonos en mármol que nos iban a tono con lo demás en la casa: contemporáneo y tradicional a la vez. En el del pasillo usamos 'subway tiles' en paredes; el inodoro (rectangular) con un 'look' antiguo, pero a la vez contemporáneo", detalla la diseñadora y decoradora de interiores. 

SI TE INTERESA: Ingenioso y creativo

Iluminación

Otro elemento destacado del diseño de interiores fue la creación de fascias para iluminación. "Hicimos fascias en todo el techo bajando el mínimo posible para añadir luces recesadas y que de esa manera tuviera buena luz, porque los diseños en estas casas eran bien obscuros en general", apunta. 

La iluminación fue reforzada con un 'chandelier' en el comedor y con lámparas de mesa en el resto de las habitaciones.

Ventanas

Para favorecer la entrada de luz natural, las ventanas fueron remplazadas con 'pull glass windows' y en el interior se cubrieron las mismas con 'roman shades'. "En las ventanas nos fuimos un poco más contemporáneos porque queríamos dejar entrar más luz natural; estas casas eran obscuras. Mantuvimos las aperturas originales y en la cocina añadimos una ventana con un arco, manteniendo el mismo que se ve en la fachada de la casa, el mismo radio, pero para dejar entrar más luz natural", ilustra la diseñadora.

SI TE INTERESA: Novedad para el exterior

Mobiliario

En el mobiliario, la combinación de tradición y modernidad se logró juntando piezas elegantes, sin ser rígidas, con piezas livianas y prácticas.

"Las diferentes líneas de muebles tienen sus elementos que los llevan, dentro de lo contemporáneo, a tener elementos clásicos. En la sala tenemos un sofá seccional, lleva 'slipcover' pensando en que es una casa de playa, así que para que sea fácil de limpiar lo quitas, lo lavas y lo vuelves a poner. Igual a las sillas del comedor. Todo tiene un poco líneas transicionales, clásicas, desde la mesa de comedor que es redonda y la base es estilo tradicional", ejemplifica.

Pisos 

Los responsables de la transformación explicaron que para lograr dotar a la residencia de pisos similares a los de la época, mandaron a confeccionar losas hidráulicas en República Dominicana. 

"En la cocina dejamos un patrón de la época 'ivory' y negro que le da ese 'feeling' más clásico y tradicional. En el resto de la casa es blanca", anota Villalón.

SI TE INTERESA: 5 ideas para reutilizar el árbol natural de Navidad

Espacios conectados

El pasillo largo que suele conectar las áreas comunes con las habitaciones en muchas casas tradicionales puertorriqueñas quedó intacto. Villalón colocó tablillas con fotos familiares en un segmento de la pared y obras de arte tipo 'shadow box' en otro. Al final del pasillo colocaron una puerta de cristal, que conecta visualmente la residencia con el exterior, y en particular con la estructura secundaria, que bien podría volver a recibir invitados, como lo hizo en un pasado.