Noticias - Hogar y Decoración

Las colecciones de David Antonio y Harry Robles

Por: Sylvia Villafañe
Sylvia Villafañe (Suministrada)

Los dedales y los encajes antiguos les llaman la atención, pero no piensen que a eso se limitan los intereses de los diseñadores puertorriqueños David Antonio y Harry Robles. Serigrafías, pinturas abstractas, fotografías y esculturas han llevado su mirada al arte plástico y los han iniciado en el coleccionismo.

David Antonio empezó adquiriendo carteles de la generación de los 60 y 70. El siguiente paso fueron pinturas figurativas, especialmente retratos que le llamaban la atención. Luego vino un período en el que describe “fui incorporando todo. Tu ojo se va educando y empiezas a ver otras cosas”.

En esa época conoció la obra abstracta de la artista puertorriqueña Olga Albizu y descubrió “la maravilla de ver todas esas capas de pintura. Yo miraba sus cuadros y pensaba qué tienen que no puedo dejar de mirarlos y era esa magia que lograban sin una silueta, eran esas capas de color”, contó el artista de pasarelas. 

El diseñador recomienda que al comprar arte se piense como una inversión, pero que el criterio principal sea el gusto por la obra. “Compro piezas que me gustan y muchas de ellas son de artistas emergentes. Cuando son inversiones, me aseguro de que valgan la pena. Mi colección es súper variada y tengo cosas que van de un extremo a otro en estilos y temas, pero los cuadros con colores rojos tienen un lugar especial para mí”, confesó el diseñador a quien clientas le han obsequiado encajes antiguos y dedales que colecciona al igual que cajas de distintos materiales.

SI TE INTERESA: Casa Blanca se llena de árboles de Navidad

Su colega en el campo del diseño de modas, Harry Robles, coincidió totalmente en la atracción instantánea por una pieza. “Lo primero que pasa es que me tengo que enamorar de la obra”, aceptó Robles, quien recordó que la primera vez que sintió eso fue con una pieza de Arnaldo Roche. “Era bien intensa, pero me atraía. Yo no sabía nada de arte, pero me sentaba a mirarla porque tenía algo único”, dijo.

Se educó en el tema. Entendió que tenía debilidad por el arte abstracto porque “le encuentras cosas que otros no ven” y aprendió que al adquirir una pieza “todo empieza con la vista, pero no olvides nunca que también es una inversión”. 

“La pieza tiene que gustarte y te tiene que llenar porque es algo que estará contigo para toda la vida”, aseguró el modisto a quien también le atraen las instalaciones, la fotografía y la escultura.

Además de los dedales de todas partes del mundo que le obsequian sus clientas, Robles colecciona libros de arte y de decoración. 

SI TE INTERESA: Puestas de garaje a la vanguardia

Cada diseñador ha creado un mundo especial en sus residencias, gracias al arte que han adquirido y con el que tienen un fuerte lazo.