Noticias - Opinion

Listos para echar al país adelante

Por: Pilarín Ferrer Viscasillas, CAAPPR, AIA/ Especial para Construcción
Pilarín Ferrer Viscasillas, CAAPPR, AIA (Foto Suministrada)

En una sencilla, pero emotiva ceremonia, en el verano del 2014 se despidió de Puerto Rico el entonces presidente de CEMEX Puerto Rico, Alejandro Ramírez Cantú, mexicano que, en poco más de tres años, nos había acogido como su segunda patria. Junto a su grupo de trabajo boricua, enfrentado situaciones que estaban fuera de su control, posicionó a CEMEX Puerto Rico, a nivel mundial, dentro de la industria de la producción de cemento. Con sus proyectos, Alejandro, junto a su equipo, consiguió destacar a la compañía como líder en la innovación e investigación y creación de nuevos productos de cemento y tecnologías de la construcción.

Con la elegancia que lo caracteriza, en su despedida agradeció a su equipo de trabajo por haberle permitido alcanzar los proyectos que se había propuesto y resaltó su disposición inquebrantable para dar el máximo, su habilidad para trabajar en equipo y un genuino deseo de colaborar de manera profesional y efectiva para lograr los objetivos trazados. 

SI TE INTERESA: El corredor y vendedor de bienes raíces y su ética

También compartió una frase/estribillo muy suyo: “No me digas cómo no, dime cómo sí. ¿Cómo sí lo logramos? ¿Cómo sí lo hacemos realidad? ¿Qué es lo que hay que hacer? ¿Cómo trabajamos las dificultades?”. 

Fueron varias las instancias en las que, como presidenta del Colegio de Arquitectos y Arquitectos Paisajistas de Puerto Rico y, por ende, miembro del Concilio de la Construcción de Puerto Rico, que me dirigí al público en distintas cumbres de la construcción. Siempre aproveché la oportunidad para llevar un mensaje sobre cómo mejorar nuestra industria.

Cuando, en agosto del 2014, en la Cumbre de la Construcción, me tocó el turno al podio, le tomé prestada aquella frase al amigo Alejandro, y allí, frente a un salón lleno a capacidad, le pedí al Gobierno que no nos siguieran diciendo cómo no, y que se atrevieran a cambiar de actitud, de forma y costumbre de hacer y pensar las cosas, y empezaran a decirnos cómo sí. Qué nos dijeran cómo juntos sí podemos, con unidad de propósito y como verdaderos socios, trabajar por un mejor futuro para Puerto Rico.

SI TE INTERESA: Dialogando verde: ¡Alquílame una pared!

Cómo juntos sí podemos lograr adecuar y mejorar nuestra maltrecha infraestructura para viabilizar el repoblar nuestros centros urbanos, ciudades y estructuras abandonadas. 

Cómo juntos sí podemos reformular las leyes que dificultan la densificación de nuestras ciudades y propician el indeseado desparrame urbano.

Cómo juntos sí podemos educar sobre la importancia de un espacio público limpio, cuidado, seguro, amable y bien mantenido. 

Cómo juntos sí promovemos el bienestar común.

Vivimos en un nuevo mundo que depende de la conectividad, la conexión y, sobre todo, la activa colaboración para lograr las metas propuestas. Necesitamos formar un equipo ganador entre industria, academia, empresa privada y gobierno, convencidos todos de que solo así lograremos sacar a Puerto Rico adelante. 

Las entidades que componíamos el Concilio de la Industria de la Construcción en aquella Cumbre del 2014 no pedíamos favores, ayudas, incentivos ni trato especial, lo que queríamos entonces y necesitamos ahora es eliminar barreras y obstáculos innecesarios que impiden el progreso sustentable y en armonía con el ambiente natural de nuestro país y de nuestra industria. Que se eliminen requisitos absurdos, anacrónicos e inconsecuentes; que se haga más sencillo, llevadero y razonable el trámite para poder lograr hacer proyectos bona fide. Que, si se va a exigir cumplimiento, se les exija a todos por igual.

SI TE INTERESA: Dialogando verde: Te presento a Sofía, mi nevera

En Puerto Rico no falta trabajo, hay trabajo y taller de sobra por hacer. Aquí no hacen falta más legislación u ordenanzas. Lo que hace falta es voluntad y acciones concretas para hacer valer las existentes.

Es fundamental que los permisos a proyectos, otorgados en buena lid, no estén expuestos a los vaivenes políticos o a caprichos de unos y/o desinformación de parte de determinados grupos, afectando el desarrollo de la economía y a las familias que dependen del ingreso y el empleo que esos proyectos les proporcionan. Es fundamental que todo esfuerzo de reconstrucción, renovación y adecuación, venga acompañado de una cultura y un plan de mantenimiento que no se quede en papel, que se ejecute rutinariamente y de manera responsable. 

Puerto Rico cuenta con arquitectos, arquitectos paisajistas, ingenieros, contratistas y mano de obra y demás profesionales del diseño capacitados para lograr la transformación y la reconstrucción que tanto necesita. Exhorto a los que, empezando el 2017, se les ha confiado la dificultosa encomienda de dirigir los destinos de la Isla, a que no permitan que se vayan abajo los diferentes grupos que el Concilio representa. Todavía estamos aquí, apostando a la capacidad de nuestra gente y al futuro del país. Es de todos conocido que una industria de la construcción responsable y vigorosa es motor fundamental para mover positivamente la economía de un país y llevar la posibilidad de la prosperidad económica a múltiples sectores de nuestra sociedad.

SI TE INTERESA: 5 conceptos para lograr un mejor ámbito inmobiliario para Puerto Rico

Los miembros de la industria de la construcción estamos listos para colaborar para echar a Puerto Rico hacia adelante. Pero no se nos pueden seguir poniendo trabas ni continuar diciendo cómo no; urge que se nos empiece a decir cómo sí, para juntos trabajar en devolverle ese especial encanto a nuestra Isla.