Noticias - Hogar y Decoración

Los cuartos de Lady Di

Por: Jomar José Rivera Cedeño/ jomar.rivera@gfrmedia.com

La princesa Diana fue -y sigue siendo- una figura influyente en el mundo de la moda, pero poco se conoce de sus gustos en la decoración. Con motivo del vigésimo aniversario de su fallecimiento, revisitamos sus espacios predilectos en el Palacio de Kensington en Londres, donde Diana se mudó con apenas 20 años y siguió siendo su residencia oficial aún luego de su divorcio del príncipe Carlos. La joven “royal” tuvo oportunidad de decorar sus apartamentos privados con la ayuda de la diseñadora de interiores Dudley Poplak, sin embargo, la remodelación tenía que adaptarse a un edificio del siglo 17 y sus selecciones, generalmente de estilo muy femenino habrían de integrar antigüedades y pinturas al óleo y frescos existentes en el palacio. 

La tradicional sala de estar

Durante una famosa entrevista realizada por Sir Alastair Burnet a la pareja, se dejó entrever la habitación  donde pasaban horas entre paredes color limón, acentuadas con sofás y sillones en tonos suaves de anaranjado, amarillo y verde. 

SI TE INTERESA: Prima la personalización

Como punto focal, el espacio exhibía un gran piano Steinway & Sons cubierto por fotografías que eran reflejo de los momentos favoritos de la princesa, sus “pasatiempos, pasiones y lo más importante: el tiempo que pasaba junto a sus hijos William (Guillermo) y Harry (Enrique). 

En cuanto a la iluminación, predominaban las luces de pared y las lámparas de mesa. Otro de los atractivos de esta área era la imponente repisa de la chimenea de mármol blanco donde habían numerosas fotografías, ceniceros y figuras en cerámica, hasta gallos. Se cree que algunas de estas piezas provenían de la colección real y otras podrían ser regalos que recibían en sus visitas a otros países.  

Cosa que parece confirmar la cuenta de Instagram @royalty.report al mencionar “mucha gente se ha preguntado qué hacen los 'royals' con las cosas que le regalan. En el caso de Diana, la respuesta está en la fotografía: muchos presentes en verdad los conservaba”. 

SI TE INTERESA: Seguridad máxima

El cuarto de los niños

El “nursery” del Palacio de Kensington era un verdadero paraíso infantil. Incluía habitaciones para William, Harry, sus niñeras, agentes de seguridad, además de baños y sala de juegos. Tales estancias fueron creadas por la compañía de diseño de lujo Dragons of Walton Street y el suelo estaba cubierto por una alfombra de estampado de fresas y muebles en miniatura. 

La decoración del salón de juegos era fresca, con pequeños destellos de color que recogían el verde y rosado de los tonos de la alfombra. Siguiendo la línea tradicional, la habitación estaba rodeada de peluches y juguetes que incluían un par de caballos de madera pintados. 

Nuevos aires tras el divorcio

 Como suele suceder en la mayoría de los casos, luego de una separación, Diana refrescó la decoración de las zonas más concurridos en el palacio. Abundó el papel pintado en rosa, blanco y azul pastel con cortinas azules y un sofá rosa ahumado como acento. También mantenía flores frescas y según el chef del palacio, Darren McGrady, solía colocar “bowls” con lichis (fruta tropical originaria del sur de China) cuando la fruta estaba en temporada. 

SI TE INTERESA: Centro de Mesa

Una de las grandes pasiones de Diana de Gales era el ballet, por eso, no faltaron las estanterías blancas con figuras de bailarinas de ballet, cuadros alusivos a la danza clásica y varios pares de zapatillas colgando en las paredes “que la princesa consideraba su hogar”, según reveló Paul Burrel, quien trabajó para Diana por mucho tiempo y capturó varias fotografías del departamento dos días después de la muerte de Lady Di. 

La oficina en el palacio 

Diana hizo su oficina en casa e incluyó un escritorio en un rincón de la sala de estar. Allí se podía apreciar una almohadilla de cuero, tinta embotellada y juego de estampado, fotos de los pequeños príncipes, relojes, una estatuilla de Cristo cubierta con un rosario y una caja personalizada como recuerdo de sus días de internado.

Comedor con acentos asiáticos

 En el comedor, la princesa optó por un ambiente más dramático. El diseño se completaba con marcos dorados, madera oscura lacada, una mesa de bambú y una alfombra roja y crema. Esta combinación lució en su máximo esplendor en las cortinas y en las cubiertas de las sillas. Asimismo, se cree que Lady Disiempre optaba por tener la mesa hecha con lino blanco fresco. 

SI TE INTERESA: Entradas de ensueño

El corazón de Kensington: apuntes históricos

- Kensington fue primero una modesta casa de campo en las afueras de Londres, se llamaba Nottingham House y fue comprada por el rey William III para vivir con su esposa. El arquitecto Christopher Wren, constructor de la catedral de Londres, hizo de la casa un palacio con cuatro pabellones de tres pisos de ladrillos rodeado de jardines y fuentes. Luego se sumarían otras arquitecturas llamativas, como "la escalera del rey", The King´s Grand Staircase, pintada en 1724 por William Kent como un gran mural donde están retratados los sirvientes del rey George I en las balaustradas de la escalera.

- En 2012, coincidiendo con la celebración de los sesenta años de reinado de Isabel II, Kensington reabrió luego de dos años de cierre por reformas que costaron 12 millones de libras. En 2017 se instalarán en Kensington los Duques de Cambridge y sus dos hijos, George y Charlotte.

Dignos de una princesa

¿Qué lugares frecuentaría hoy Diana de Gales? En Diseño y Construcción tomamos en cuenta sus gustos y necesidades, así como los detalles que el mundo pudo ver por la continua introminsión en su vida de los lentes de paparazzis, para elaborar un listado con cuatro destinos que tal vez hubiesen llegado a estar entre sus favoritos. 

SI TE INTERESA: Sirve con estilo

SKETCH GALLERY

9 Conduit St. Mayfair

Un salón de té rosado -el color favorito de Diana- en un townhouse de siglo 18, decorado con obras de arte,  remodelado por la arquitecta India Mahdavi.

SONEVA KIRI

Tailandia

Para Lady Di la privacidad era un bien muy preciado y le encantaba el mar. Aquí podía disfrutar de ambos: playa privada y observatorio en una reserva natural, además de una villa de 6 cuartos con gimnasio en un acantilado donde solo se  puede llegar en avioneta.

SPA DEL HOTEL LA MAMOUNIA

Marruecos

Para mimarse como una reina mora, con dos hammams tradicionales, 10 cabinas de tratamientos, balneoterapia, piscina climatizada y delicias como jabón negro, arcilla natural y exclusivas marcas de belleza orgánicas. El hotel fue reformado en 2009 por Jacques García y centenares de artesanos.

CLUB CAVALLI

Sheikh Zayed Road, Dubai

Por la moda y la música: 3 niveles, sillas tapizadas en estampado animal, flores de cuarzo negro y monumentales chandeliers de cristales Swarovski, para crear un ambiente de lujo inimitable. Sushi, vinos y cocina italiana.