Noticias - Actualidad

Los niños también ahorran

Por: Jomar José Rivera Cedeño/ jomar.rivera@gfrmedia.com

En una sociedad tan consumista como esta, es importante que los niños aprendan a darle valor a lo que tienen y sobre todo, conocer los límites de gastos. ¿Cómo se logra eso? Con una educación financiera temprana y saludable. 

Revista Construcción entrevistó a varios profesionales de la banca  y esto fue lo que opinaron sobre el tema: 

El dinero no cae del cielo

¿Alguna vez le ha dicho  a su hijo que “el dinero no cae del cielo”? Entonces llegó el momento de educarlo sobre la importancia del ahorro desde la niñez. Con una clara y específica conversación respecto al tema, estará creando conciencia de que el dinero es resultado de esfuerzo y arduo trabajo. Por consiguiente, se debe preservar y hacer buen uso del mismo. 

Según la vicepresidenta de banca de sucursales Scotiabank de la región noreste, Renissa Gutiérrez, “educar a un niño desde temprana edad en el concepto del ahorro, ayudará a que se convierta en un ciudadano responsable en diferentes aspectos y a su vez aportará a que los gastos del hogar sean más controlados”. De la misma manera, enfatizó que, en la adultez estará más propenso a ser una persona exitosa económicamente hablando.

SI TE INTERESA: ¿Estás preparado para el huracán?

¿Cómo puede ganar dinero un niño?  

“Formas tan sencillas y básicas como crear un pequeño servicio en la urbanización o comunidad, puede ser fuente de ingreso para un niño”, dijo la ejecutiva. “Pasear la mascota del vecino o realizar labores en el hogar, también es un ejemplo de cómo se puede generar dinero en la niñez”, añadió la banquera. 

Asimismo, la experta destacó que con ello no se pretende fomentar la compensación constante al niño por tareas domésticas, sino crear un hábito de responsabilidad y motivación por el trabajo. Dentro de los quehaceres cotidianos del hogar como recoger el cuarto frecuentemente, el padre podrá establecer algún tipo de mesada como muestra de gratificación. Si el pequeño hace cosas adicionales que no están dentro de sus tareas obligatorias como componente familiar, también es motivo para ser premiado. Lavar el auto, regar las plantas y bañar a las mascotas pueden ser buenos ejemplos  de estas tareas.   

SI TE INTERESA: 10 pasos para obtener el hogar que siempre soñaste

Gutiérrez recomendó que, “antes de depositar el dinero en una institución bancaria, el niño debe guardarlo en una alcancía para que vaya viendo el resultado y cómo su dinero se multiplica. De igual manera, a través de una cantidad razonable vea el resultado de cosas que se pueden obtener siendo responsables con el manejo del dinero”. 

Otra técnica de promover el tema de la economía en los menores de edad es por medio de juegos. En el mercado existen diversas opciones basadas en las destrezas de multiplicar y contar dinero tal como lo son el Monopolio y El Banquero. 

Conforme a los expertos en la banca, la edad de los cinco años es perfecta para iniciar el hábito de ahorro y provocar el deseo de beneficiar al núcleo familiar económicamente. “Verdaderamente el tema de cómo aportar a la economía familiar es primordial”, enfatizó Gutiérrez. “Haciéndolo parte del estado de gastos e ingresos familiares, hará que se sienta parte importante del hogar”, incluyó. 

SI TE INTERESA: Diez preguntas después del huracán Irma

Otra destreza de mucho éxito en la familia es la comunicación directa y transparente con los hijos. Por ejemplo, educar sobre las facturas por servicios. Explicar qué es una factura y de dónde proviene, ayudará a la contribución del pequeño en el plan de consumo. De esa manera, verá los resultados de forma tangible. Al cumplir con la meta establecida los componentes de la familia se pueden premiar con una salida al cine o un “pizza party”. 

Cuenta bancaria versus el cochinito 

“El beneficio más importante de tener una cuenta bancaria es el rendimiento, es decir, la cantidad de dinero crece. Con ello no queremos decir que ahorrar mediante el cochinito es malo, pero solo obtendrás lo que ahorras”, expresó Gutiérrez. 

Otro punto a favor de las cuentas es que el niño vive la experiencia de ir a una institución bancaria para abrir su cuenta de ahorro y depositar de forma frecuente. “Además del rendimiento, existen otras ventajas, como la seguridad del dinero. Este tema el niño no lo entenderá por su corta edad, pero en un futuro se sentirá satisfecho de haberlo hecho”, precisó. Igualmente, con el cochinito el dinero estaría demasiado expuesto y se puede incurrir en mal uso. 

SI TE INTERESA: Regresa el Park(ing) Day

Gutiérrrez hizo un llamado a todos los padres y tutores hacia la educación en ahorro y economía. “El ahorro es una herramienta esencial en la vida de todo ser humano. Todos tenemos necesidades en algún momento de nuestras vidas como la compra de un carro, cursar estudios u obtener un hogar. El ahorro es el instrumento clave que nos ayuda a manejar tales momentos”.

Para más detalles acceda www.scotiabankpr.com.

La primera cuenta bancaria 

¿Sin saber qué hacer cuando llega la transición del cochinito a la cuenta bancaria? “Es sumamente importante que el pequeño entienda de dónde proviene el dinero que depositará y que, en efecto, es fruto de un trabajo”, detalla por su parte Michelle Santiago, gerente de productos de depósito de Firstbank. 

Cerciórese que el día que su hijo abra una cuenta bancaria sea memorable. Acompáñelo y pida a un empleado que lo atienda personalmente. De esa manera, el momento se convertirá en toda una experiencia y sumará más importancia a la gestión financiera. Como padre, no deje de motivarlo para que siga depositando dinero de forma constante. 

SI TE INTERESA: Nueva agenda estratégica

Características comunes de una cuenta bancaria para niños: 

• Depósitos mínimos de apertura.

• Genera intereses.

• La mayoría no tiene cargos mensuales por servicio. 

• Mamá y papá pueden tener control absoluto de la cuenta. 

Documentos necesarios: 

• Certificado de nacimiento del menor de edad

• Identificación vigente del padre o tutor

• Comprobante de domicilio

Un cumpleaños, la culminación de un semestre escolar o el haber aprendido a amarrarse los cabetes del zapato pueden ser motivos especiales para abrir una cuenta de ahorro. De esta manera, quedarán atrás los días en los que el dinero que recibían los infantes iban directamente al cerdito. Además, desde pequeños tendrán la oportunidad de familiarizarse con la jerga de la banca hipotecaria, puesto que aprenderán el significado de palabras como: ahorro, estado de cuenta, tarjeta, entre otros. 

De igual forma, Santiago opina que, “el niño debe establecerse metas como todo en la vida y a partir de ello estará ahorrando con una motivación y fin determinado”. Los padres, tutores o encargados deben preguntar al hijo qué desean comprar o realizar en un futuro con el dinero ahorrado. Por medio de su respuesta, se podrá diseñar un plan que le sirva como guía durante los años de ahorro. “Una cuenta bancaria es la mejor alternativa para entender que existe un lugar donde el dinero está seguro y les genera intereses”, añadió.

SI TE INTERESA: RE/MAX Caribe y Centroamérica

Consiga más información en www.1firstbank.com/pr.

La disciplina del ahorro

Para Lynda Espada, vicepresidente auxiliar y gerente de depósitos de Banco Popular, "el ahorro es una disciplina, y como toda disciplina o hábito, mientras más joven se inculque la misma, más fácil es que se desarrolle. Sobre todo, el niño debe aprender la importancia del trabajo y los gastos del hogar. De esta forma, pueden entender el por qué de las decisiones presupuestarias que se toman en el hogar. Por ejemplo, si el niño quiere un nuevo juego de video, que no se puede comprar, si hemos  enseñado al niño en el tema del ahorro entenderá el porqué no se puede adquirir".  

Popu-consejos

1. Regálele a su hijo una alcancía- Motívelo a ahorrar por algo especial, como para poder comprar algo que le interesa mucho o un regalo para mamá, papá, hermanos o abuelitos.

2. Paree los ahorros de su hijo- Por cada peseta ahorrada por el niño deposítele la misma cantidad en la alcancía.

SI TE INTERESA: Expectación por Trump en la industria de la construcción en Puerto Rico

3. Hable con su hijo sobre la meta de ahorrar a largo plazo- Ábrale una cuenta de ahorros. Trabaje un plan para depositar los ahorros y monitoreer cómo estos crecen periódicamente.

4. Permita que su hijo participe en las metas de ahorro de la familia-  Ya sea para las vacaciones, un viaje, la compra de un auto, el pago de clases especiales (ej. clínicas de deportes, arte o instrumento musical). Verá su interés en ayudar a lograr la meta familiar.

5. Comuníquele a su hijo sobre los gastos del hogar, agua, luz, etc.- De esta manera lo hará consciente del costo de las cosas y lo motivará a ahorrar para beneficio del hogar y el medio ambiente.

6. Cuando vaya de compras- Aproveche para que su hijo compare el precio de los artículos y trate de encontrar el precio más bajo. Haga una lista de compra para el supermercado con su hijo. Pídale que identifique lo que es imprescindible y que escoja solo uno o dos artículos de lo que es opcional. Así le estará enseñando a ser juicioso al hacer compras y controlar el impulso de adquirir artículos innecesarios.

Enseñe a su hijo a ahorrar. El ahorro es importante para su futuro. El que ahorra siempre puede. Para más información acceda a www.popular.com.  

 

Videos