Noticias - Actualidad

Madres que construyen

Por: Sofía Muñoz Puig

Gisela Enid Báez

Para la Arq. Gisela Enid Báez Toro hacer su trabajo al cien por ciento y también ofrecer tiempo de calidad a sus hijos, "no hay que ser una maga”. 

“Para mí no hay truco, no es impresionar como dice una de las definiciones de magia. Pero sí me gusta la definición en el sentido de que es una cualidad sobrenatural, de ser capaz, de obrar… Puedo definirlo así: ¡con amor puedes lograrlo todo!”, sostiene la mayagüezana graduada de bachillerato en Diseño Ambiental y maestría en Urbanismo y Arquitectura de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Puerto Rico, recinto de Río Piedras. 

Quien conoce a Gisela puede decir que irradia pasión, que “se le sale por los poros” el entusiasmo de vivir al máximo. Como bien dice, ¡está en mis genes! “Con la fuerza del amor puedes llevarte el mundo por delante y crecer en tu carrera profesional al mismo tiempo que disfrutas cada segundo que puedas con tus hijos. Trato de no perderme nada de ellos, de vivir el momento, hacerles saber en todo momento lo importante que es amar y aplicar estas enseñanzas a lo que uno hace, desde lo más simple hasta lo más complejo. Esto lo compartimos todos los días mi esposo, mi pieza clave, Antonio Llona, y yo”.

SI TE INTERESA: En desacuerdo con los cambios en el Instituto de Estadísticas de Puerto Rico

“Dios nos regaló a mi esposo y a mí dos hijos adorables: Antonio Eduardo y Juan José, que ahora tienen 12 y 9 años respectivamente”. Ambos adoran compartir con su mamá en el “sofá blanco de la sala”… Antonio Eduardo, quien dice que desea ser “inventor, ingeniero, arquitecto o voleibolista” cuando sea grande, recuerda que una vez, allí, sentado con su mamá a quien describe como “amigable”, “¡vimos una comedia y nos reímos tanto que lloramos!”. 

Su hermanito Juan José, quien ama las matemáticas y asegura que su mamá es “bella”, no puede esperar para echarse en ese sabroso sofá y hacer algo que le fascina: “recostarme de mamá”. 

 “El lugar favorito de nuestro hogar para estar con los niños es la sala de estar, en el sofá”, admite la arquitecta, quien cuenta con una carrera de sobre 15 años realizando trabajos independientes de diseño y arquitectura, y cuyo comienzo profesional fue con los mentores Toro-Ferrer y Coleman-Davis Arquitectos.

SI TE INTERESA: Llamado urgente a ahorrar y maximizar el agua

“El sofá es mucho más que un sofá…, como mencioné hace un tiempo en un artículo. Para nuestra familia es el lugar de disfrute, de acurrucarnos, de hablar de temas serios y no tan serios, de reírnos hasta llorar y claro, de ver televisión también. Estar en contacto el uno con el otro y disfrutar esos momentos únicos de escuchar a los niños hablar de su día y expresar sus ideas, sin ninguna prisa, es sencillamente un privilegio de vida”, acepta Gisela.

Y así lo reconoce su pequeño al expresar, “mi madre para mí significa que ella siempre me ayuda en todo lo que necesito”.  

El diseño del área de la sala de la residencia de la arquitecta aprovecha la iluminación natural y queda abierto hacia los demás espacios de la casa. Allí lucen piezas de gran valor sentimental “con fotografías que marcan y recuerdan un momento en el tiempo y muebles trabajados por mi esposo”, concluyó Báez. 

Ivonne Rodríguez

SI TE INTERESA: Evolución sólida

Para Ivonne Rodríguez Colón no hay nada como llegar a casa y dejar atrás las complejidades del día en su espacio favorito: la terraza. Estar al aire libre en compañía de su schnauzer Conan y de su familia, incluyendo a su hija en actividades familiares, es algo que la llena de paz.  

Iolette es “la reina de mi corazón y por quien siempre me he esforzado en ser una mejor madre y ser humano”, dice la veterana en el campo de análisis de crédito y temas de financiamiento sobre quien siempre será su niña, aunque actualmente ya es una universitaria de 21 años que estudia Contabilidad. 

“Es nuestro espacio de tranquilidad, de conversar al llegar del trabajo o la iglesia, hasta de trabajar si tenemos algo pendiente”, indica Ivonne, sobre su terraza donde se ha realizado cuanta celebración familiar. “Hasta sin ningún motivo o fecha en particular nos reunimos a jugar dominó, que es algo que disfrutamos mucho con mi padre desde que éramos muy pequeñas. A mi esposo y a mí nos encanta la visita familiar y de amistades, por lo que cualquier excusa es buena para compartir y disfrutar de buenos momentos”.  

SI TE INTERESA: Galardonan la excelencia arquitectónica

Por los pasados 18 años, Ivonne se dedica al área de préstamos hipotecarios, desde originación hasta control de calidad y cumplimiento regulatorio. A partir del 2016 se convirtió en la gerente de operaciones y agente general de las oficinas en la Isla para Mortgage Guaranty Insurance Corporation (MGIC.), la única compañía de seguro hipotecario que provee servicios en Puerto Rico a las instituciones financieras.  

“El propósito de la compañía es proveer cubierta de seguro hipotecario privado por el exceso del 80 por ciento del valor de la propiedad en transacciones de financiamiento a los clientes para que puedan aportar menos en gastos de cierre”, explica quien también dedica algunos trimestres a ofrecer cursos hipotecarios en la Escuela de Banca Hipotecaria.

Pero entre su vida profesional y de madre, Ivonne, que asegura ser muy organizada, divide su tiempo a las mil maravillas. “Creo que es un don o virtud que Dios nos ha regalado a las mujeres de ser multifacéticas y fuertes. Vengo de una familia sencilla y humilde, pero con una gran educación en respeto a Dios y valores humanos, entre ellos sacar el tiempo para la familia”. 

SI TE INTERESA: Enfocados en una nueva dirección

Su hija nació en el pico de su carrera mientras trabajaba de día e impartía clases en las noches. “Fue un reto grande porque, aunque pagaba por sus tutorías, muchas veces al llegar en la noche siempre verificaba sus libretas para no fallar en lo que ella necesitara de materiales para sus tareas y demás. Por otra parte, tenía que cumplir con mis propios cursos, así que lógicamente me acostaba muy tarde. Aunque fue un tiempo de sacrificio, esto me permitió valorar cada momento con la familia, y el tiempo en los fines de semana y las noches cuando no tenía clases”, sostiene la experta en banca hipotecaria.

“Mi madre es mi motor. Yo no sé qué haría sin ella pues a veces, aunque no entienda mucho lo que pienso o cómo me siento, hace todo por entenderme y darme los mejores consejos. Siempre me apoya y nunca me corta las alas. Me ha apoyado en los miles cambios que he hecho en mi vida, como el modelaje, el deporte, los estudios, viajes… y sé que si le digo que quiero hacer cualquier otro cambio, también estará ahí para ayudarme. Ella es mi héroe, mi modelo a seguir. Es una mujer con mucha fuerza y valentía. Lo más importante es que le sirve al Señor y eso hace que sea la mejor madre del mundo. Sinceramente, si volviera a nacer y  me dieran a escoger una madre, la elegiría a ella, pues es la mujer más maravillosa que conozco”, reconoce la hermosa Iolette.

SI TE INTERESA: Sun West adopta niños para el “back to school”

Karina Jové Jiménez

“Mi lugar favorito para estar con mi hijo es la sala o “family” porque desde ahí puedo disfrutar películas, leerle cuentos, cantar y hasta jugar en la alfombra. Para mí es especial porque en ese rincón, además de hacer un sinnúmero de actividades como madre e hijo, fue el lugar de la casa donde Adrián dio sus primeros pasos”. 

Ese lugar especial donde el hijo de Karina Jové Jiménez dio sus primeros pasos, es igual de especial para Adrián Enrique Aldarondo Jové, de 6 años, porque según admite el pequeño, es donde “vemos películas - ¡aunque mi mamá a veces se duerme! -, estamos “relax” y cuando viene mi familia, todos disfrutamos ahí”.  

“Mi mamá es amor, bondad y cariño; la amo mucho”, afirma Adrían, quien se “derrite” por las cosquillas que le hace su madre porque le hacen “reír mucho”. 

“Me apasiona mi profesión y disfruto mucho mi trabajo, por lo que trato que mi hijo siempre entienda su importancia y lo involucro en las actividades que así pueda participar. Ejemplo de que mi chico se siente orgulloso de mi trabajo es cuando vamos por la carretera y ve un camión de CEMEX y grita: "¡Mamá, mira CEMEX, donde tú trabajas mucho!"; o simplemente me pregunta, "Mamá, ¿cómo te fue en el trabajo hoy?”, sostiene la coordinadora de comunicaciones y asuntos corporativos para CEMEX Puerto Rico. 

SI TE INTERESA: MBA reconoce figuras destacadas de la banca hipotecaria

El rol de Karina en su trabajo es desarrollar e implementar las estrategias locales, regionales y globales de comunicación interna y externa; la publicidad, relaciones públicas y mercadeo (promoción y eventos) de la empresa, así como apoyar las iniciativas de responsabilidad social. 

Las responsabilidades de su trabajo no le restan al tiempo de calidad que pasa con su adorado Adrián. “El tiempo de calidad lo creo en todas las instancias que puedo compartir con él, ya sea en el tapón, en el parque, en sus clases de jiu-jitsu y hasta en el supermercado. Trato de que esos espacios sean educativos, de diálogo, dejándole saber que es una de las prioridades en mi vida y que esos momentos son suyos. Si tengo que pintarme la cara, tirarme por una chorrera o vestirme de superhéroe, lo hago con alegría, con tal de que Adrián sea feliz, son cosas sencillas pero que a su corta edad significan mucho. Además, reconozco que el tiempo pasa y mi chiquito sigue creciendo, por lo que crearle esas memorias resulta sumamente importante para mí”, expresa Jové.  

SI TE INTERESA: Miles de personas sin hogar en la Isla

La ejecutiva admite que poder dividirse entre sus roles es posible, en parte, gracias a su esposo. “Siempre me apoya en los diferentes roles que desempeño desde mi puesto de trabajo. Ambos nos compartimos las responsabilidades, entendiendo que en ocasiones uno de los dos puede estar más presente que el otro y que esto no cambia el amor que nos tenemos. Siempre le hacemos comprender a nuestro hijo que, en este mundo moderno, el trabajo en equipo de papá y mamá es fundamental para salir hacia adelante”, sostiene.

Wilma Soto

Wilma Soto Valley es una “mujer maravilla” cualquiera. Sus cuatro hijos, Kenneth, de 22 años; Néstor, de 11; Kendrick, de 18, y la princesa Neylanie, de 9, son la luz de sus ojos, mientras su posición de vicepresidenta auxiliar y gerente del área metropolitana para FirstMortgage, es su adrenalina. En FirstMortgage lleva 11 años ocupado posiciones como supervisora de grupo y su puesto más reciente, le ha traído una familia extendida con 34 empleados a su cargo.  

SI TE INTERESA: Soluciones ganadoras para rehabilitar las canteras de CEMEX

¿Cómo se divide entre sus roles? “Nos delegamos tareas, somos un equipo en todo el sentido de la palabra. Tratamos, en nuestro mundo, de trabajar un día a la vez. Mi esposo y yo somos bien competitivos, ambos trabajamos en un ambiente de muchos retos, lo que definitivamente nos ha ayudado a poder trabajar con cada una de las exigencias de nuestros hijos, de los deportes y hasta de sus gustos, dándole mucho tiempo de calidad en vez de cantidad”, afirma, al añadir que enseñarles a sus hijos que la familia es lo más importante, es una prioridad. 

Su tiempo sagrado se nutre desde el hogar. “Disfrutamos muchísimo de nuestro hogar, por eso lo hemos convertido en nuestro “resort”. Nuestros lugares favoritos son la cocina y área la de piscina. Para disfrutarlos al máximo, los fines de semana le asignamos a uno de nuestros hijos la responsabilidad de organizarnos un “brunch”.  Para esto, le establecemos un presupuesto y puede escoger a un ayudante.  Esto les da la oportunidad de que todos se integren y ayuden en las responsabilidades del hogar.  A su vez, promueve que exploren su creatividad y el compartir en familia. El momento de escoger la música siempre es un reto, por la diversidad de gustos”, sostiene, al agregar que cierran el “brunch” con un chapuzón en la piscina. 

Para Wilma, por otro lado, su trabajo es pilar de sueños en la vida de muchos puertorriqueños. “Todos los días me levanto con la inspiración de hacer sus sueños realidad, en cada préstamo que brindamos agotamos todos los recursos para lograr que cada cliente pueda tener su casa o realizar las mejoras que tanto ha planificado.  Asimismo, los ayudamos a lograr que  alivien su carga económica mensual o resuelvan problemas de gran envergadura económica”, concluye.