Noticias - Opinion

Segunda parte: Todo sobre seguros en condominios y urbanizaciones

Por: Lcdo. Israel O. Alicea Luciano| info@clawpr.com

A la hora de realizar alguna gestión con las compañías aseguradoras, es habitual que no tengamos claros algunos conceptos. Este es el segundo de dos artículos sobre las preguntas más comunes. 

¿Qué es un ajustador?   

Bajo el Código de Seguros de Puerto Rico, un ajustador es quien investiga y negocia el ajuste de reclamaciones exclusivamente a nombre del asegurador o del asegurado. Cuando el ajustador actúa en representación de la compañía de seguros se le conoce como ajustador independiente y cuando actúa en representación del consejo, el reclamante o el asegurado se conoce como ajustador público. Para ser ajustador se requiere una licencia emitida por el Comisionado de Seguros. En el caso de los abogados, pueden ajustar pérdidas de tiempo en tiempo y no se le considerará ajustador a menos que haga dicho acto en representación de una compañía, en cuyo caso, necesita poseer licencia de ajustador independiente.

¿Qué hace un ajustador público?

Recoge todas las reclamaciones de los titulares y junto con ingenieros o inspectores, examinan todos los daños que puedan ser cubiertos por la póliza. Luego de estudiar la póliza, inspeccionar todas las áreas e identificar los daños, prepara un informe de inspección en el cual se detalla y cuantifica la reclamación. Trabaja mayormente a contingencia por un 8-10 % de honorarios e incluye los servicios de inspección e ingeniería. Luego de presentada la reclamación al seguro, hace su propia investigación, nombra a un ajustador privado y prepara una oferta. La oferta será negociada entre los ajustadores para asignarle un valor a la pérdida. Contratar un ajustador público no es requisito para entablar una reclamación. 

SI TE INTERESA: Tus obras, mis obras, las nuestras

Recibí una oferta de la aseguradora, ¿ahora qué?

Las juntas de directores deberían convocar a una asamblea para exponer el monto de la reclamación, el ajuste realizado y la oferta recibida a base de ello. Le corresponde al consejo determinar si aceptar la oferta. De no aceptarse, se podría intentar negociar nuevamente o entablar la acción que proceda. 

¿Si no tiene seguro o si lo que recibe no da para cubrir todos los gastos?

Las obras tendrían que ser costeadas por todos los titulares de forma proporcional de acuerdo con su porciento de participación. 

Acepté la oferta, ¿y ahora?

Corresponde a los titulares determinar la forma en que se utilizarán los fondos, según las prioridades que se tengan. Los deducibles por huracán son 2 % del valor de reconstrucción del edificio. Tomando en cuenta que al ajustador público se le pagaría un 10% adicional, el condominio o asociación de residentes se vería en la obligación de establecer prioridades o de recaudar fondos para llevar a cabo las obras necesarias.

SI TE INTERESA: Todo sobre seguros en condominios y urbanizaciones

¿Cómo trabajar el seguro a futuro?

Aunque la norma en Puerto Rico fueron pólizas cuyas primas eran cada vez menores, ahora hay aumentos sustanciales. Una opción sería adquirir un “deductible buyback” con el que se reduciría el deducible. Sino, podrían separar anualmente el costo de un “deductible buyback” y mantenerlo en cuentas separadas hasta tanto ocurra una pérdida que requiera su utilización. Otra, es asegurando el que los valores de las partidas en las pólizas reflejen el valor correcto de reconstrucción basado exclusivamente en el valor de los elementos comunes del inmueble y no de la propiedad privativa, con el fin de mantener al mínimo el deducible.