Noticias - Actualidad

Silvio López en su espacio perfecto

Por: Joma José Rivera Cedeño
(Fotos Rosario Fernández)

El arquitecto y escritor italiano Leon Battista Alberti mencionó en una ocasión que “el mejor legado de un padre a sus hijos es un poco de su tiempo cada día”. 

Tal parece que desde el primer momento en que se enteró que iba a ser padre, el vicepresidente senior y gerente de Popular Mortgage, Silvio López, hizo suya la filosofía de Battista. 

“Vengo de una familia en la que la unidad lo es todo”, cuenta el ejecutivo desde una mecedora –herencia de su padre- en la terraza de su residencia en Guaynabo. “Es por esa razón que de la aventura de ser papá lo más que disfruto es compartir con mis hijos, conocer sus intereses y experiencias. Ahora que tengo tres nietos la encomienda se pone mejor, más retante y diferente”, menciona con tono de orgullo y satisfacción por la familia que ha formado junto a su esposa Carmen Suárez. 

Quien conoce a Silvio puede asegurar con franqueza su sentido de responsabilidad, compromiso y organización en los asuntos profesionales. Asimismo se desempeña en sus menesteres familiares, asegura Adrián, el tercer hijo de la familia López Suárez, quien describe a su padre como un hombre “fajón y entregado a los suyos”. Tal es así que el estudiante de Contabilidad y Finanzas de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras recuerda que, “desde pequeños mis hermanos y yo hacíamos deportes y papi siempre buscaba la oportunidad de ser apoderado de los equipos para pasar más tiempo con nosotros. Eso siempre se lo voy a agradecer”. 

SI TE INTERESA: La construcción en la Isla es un sector que requiere atención inmediata

Convencido de que en la vida todo es cuestión de balance, el experto en banca hipotecaria asegura no creer en la ideología de separar los temas del hogar de los asuntos laborales. “No creo en ello o no lo he aprendido. Yo llego aquí (al hogar) y todavía estoy resolviendo cosas de la oficina; y cuando estoy en la oficina, tengo presente las cosas de la casa. Siempre afanado en mantener conexión con todo y con todos”.

Asimismo, el primogénito de López -que de hecho lleva su nombre- expresa que lo que más que admira de su padre es la manera de decidir y ejecutar en todos sus asuntos. “Es un hombre de ‘to do lists’ y eso me llama mucho la atención porque no se le pasa ni una. También reconozco la forma en la que nos crió a mis hermanos y a mí. Ahora que soy padre intento copiar muchas cosas de él porque sé que lo haré excelente”, dice el óptico de profesión.  

Un espacio de grandes ligas 

SI TE INTERESA: Gustavo Hermida construye un legado inquebrantable

Para Silvio no hay mejor sensación que llegar a su casa luego de un día de trabajo y disfrutar de todo lo que ha logrado como producto de largas jornadas de trabajo y ejecutorias excepcionales. 

“Esta casa nosotros se la compramos a mi suegra en el 2006 y la remodelamos adaptándola a nuestros gustos y necesidades. Si tuviera que decir cuál es la parte que más me gusta de la casa diría que la terraza”, un espacio abierto, con una vista espectacular y una ambientación especial que invita a relajarse. 

Además de la terraza, la residencia del ejecutivo de Popular Mortgage cuenta con un espacio particular que refleja sus afinidades, gustos e intereses: el 'man cave'. “Ahí tengo todas las cosas de valor sentimental y que he guardado por años. Desde premios y recuerdos de mis hijos, galardones y fotografías de las competencias de paso fino, hasta la colección de piezas relacioadas al'baseball', un deporte que me fascina”. 

SI TE INTERESA: En desacuerdo con los cambios en el Instituto de Estadísticas de Puerto Rico

En la colección de bates de pelota se destacan los autógrafos de grandes figuras del deporte como Edgar Martínez,  Bernie Williams, Vladimir Guerrero, Carlos Beltrán, Yadier Molina, Roberto Clemente, entre otros. 

“Tengo el honor de ser amigo de Carlos Delgado, de hecho, por alrededor de 15 años funjo como vicepresidente de su Fundación Extra Bases y eso me ha dado la oportunidad de conocer a muchos de estos peloteros por los que siento admiración y respeto. También tengo pelotas autografiadas por jugadores como Derek Jeter y David Ortiz, mejor conocido como Big Papi. Puedo decir que esta colección surge de una gran amistad de más de 20 años, lo que la hace más especial e importante aún”. 

En esa misma habitación, rodeada de recuerdos y reconocimientos, se encuentra una fotografía de Silvio junto a su señor padre. “Esta foto me encanta. Yo soy cubano y vine a Puerto Rico cuando tenía diez años. Aunque papi era médico, su familia se componía de ganaderos, por eso me encantan los caballos. Ahí tenía como un año o año y medio”, narra. 

SI TE INTERESA: Llamado urgente a ahorrar y maximizar el agua

La misma afición por los caballos la tiene la menor de los cuatro hijos de Silvio y Carmen, Claudia, estudiante de Biología en la Universidad de Maryland y quien identifica a su papá como el “héroe de su vida y figura a seguir”. 

Sin lugar a dudas, la vida de Silvio se nutre de su familia. “Compartir con ellos, saber sus aspiraciones y conocer sus metas es mi mejor pasatiempo. Yo siempre he dicho que el éxito y los logros de mis hijos, me los gozo más que los propios”. De esa misma forma, María, la segunda hija del matrimonio afirma las palabras “del hombre más trabajador y honrado” que conoce. “De papi admiro su amor, paciencia y esencia. Ahora que soy madre, comprendo todos sus sacrificios, correcciones y consejos. Es el mejor, sin duda alguna”, concluyó artista gráfica.