Noticias - Actualidad

Tiempo de remodelar… con el bolsillo ajustado

Por: Nelson Gabriel Berríos

Ya vas viendo que la casa necesita un cariñito. La pintura es un pálido recuerdo del color que tenía, la ducha está goteando, hay una loseta rota y las puertas de los gabinetes de cocina decidieron no cerrar más… Es tiempo de remodelar, pero, ¿cómo hacerlo sin que termines en quiebra?

El ingeniero Carly Carrión, especialista en remodelaciones, compartió con Revista Construcción algunos consejos para que pueda realizar varios proyectos para mejorar su hogar, tomando en cuenta la realidad económica de muchos que no cuentan con grandes recursos para hacerlo.

“Lo primero es tener claro el presupuesto con que contamos para lo que queremos hacer. A lo mejor queremos remodelar la fachada completa de la casa, pero no tenemos el “budget”. Si el bolsillo no da para invertir $1,500 en una puerta pivot o $2,000 en ventanas, hay ciertas cosas que puedes hacer por tu cuenta y cambiar la apariencia de tu hogar, desde pintar hasta mejorar el jardín”, comentó Carrión, quien también tiene un blog para consultas: www.preguntaleacarly.com .

SI TE INTERESA: Exhortan a capturar al cliente extranjero

Lo otra decisión importante es un autoanálisis de cuáles son las destrezas y el conocimiento que tienen el dueño o la dueña de la casa para emprender la tarea de una remodelación. “Hay tareas sencillas, como pintar o cambiar una cerradura, que las personas pueden realizar en el hogar, asesorándose viendo algunos vídeos de “Do it yourself” en internet. Pero, hay proyectos más grandes que requieren del trabajo de un plomero, un electricista o un contratista”, aconsejó el especialista en remodelaciones. 

Entre las recomendaciones de Carrión para que su casa luzca distinta están:

 Pinta – Lo más fácil, lo clásico, es pintar. Si es adentro, es importante que escoja una pared de punto focal que resalte con un tono más elevado. Se debe tomar en consideración el color de los muebles.

Fachada – Si es que no puede cambiar las puertas y las ventanas, además de pintar, considere cambiar la identificación del número de la casa. Hay unos números llamativos en metal, que son grandes y tienen iluminación, convirtiéndose en punto focal. Cambie el buzón por uno nuevo y arregle el jardín. Hay una amplia gama de plantas. Con pintar, cambiar los números, el jardín y el buzón, su casa lucirá distinta, sin gastar demasiado.

SI TE INTERESA: Exhortan a capturar al cliente extranjero

Lámparas – Cambiar las lámparas es algo que no mucha gente considera, pues llevan años con las mismas lámparas. La iluminación transforma una casa para hacerle sentir más a gusto en ella. Cambie los interruptores eléctricos por unos modernos, que gradúen la intensidad de la luz. Si es una lámpara complicada, contrate a un electricista.

Puertas – Si no puede cambiar las puertas, considere cambiar las cerraduras por unas más elegantes y modernas. Tal vez pueda pintar las puertas, si están en buenas condiciones. Píntelas de blanco y lucirán renovadas. Cambiar los goznes de las puertas, mejorará también la estética. La clave es conseguir los goznes del mismo tamaño de los que tiene.

Clósets – Cambiar a puertas de espejos es relativamente sencillo, pero considere contratar a un especialista si no se siente seguro haciéndolo.

Renovación estructural –  A este nivel, es recomendable contratar expertos si va a cambiar fascias, darle textura a una pared, remodelar la cocina o un baño, cambiar losas de piso, pues se requieren conocimientos de plomería, electricidad y construcción. Puede resultar complejo y hasta peligroso intentar hacer las tareas si no se sabe. 

SI TE INTERESA: Exhortan a capturar al cliente extranjero

Decoración –  Considere redecorar de acuerdo a su presupuesto. Cambiar  muebles, adquirir una nueva unidad para el televisor, un cuadro o cojines nuevos para el sofá; adquirir esculturas o colocar jarrones con flores son opciones sencillas que transforman el ambiente hogareño sin la inversión mayor de remodelar.

Los 8 errores más comunes

A la hora de remodelar, hay muchos errores frecuentes que los dueños de hogares deben evitar. El especialista en remodelaciones, Carly Carrión, enumeró los siguientes:

1. Subestimar el presupuesto. El error más común es presumir que con lo que te cotizaron va a dar. Siempre hay que estimar las “sorpresas” que surgen accidentalmente en las remodelaciones y que encarecen el proyecto. Se recomienda calcular un 20% extra para las contingencias.

2. Adelantar depósitos. Nunca dé un 50% de depósito adelantado a los contratistas. Nadie necesita tanto para empezar a trabajar. Lo ideal es pagar semanalmente según el trabajo se adelante. No dé más de un 10% de depósito.

SI TE INTERESA: Panorama mundial del cambio climático en el Mega Viernes Civil 2017

3. Remodelar sin saber. Tirarse la maroma de renovar un baño sin una idea de cómo hacerlo puede ser desastroso. Hay muchos vídeos en YouTube, pero debes estar seguro de que eres capaz antes de hacerlo.

4. Lo barato sale caro. El refrán es tan cruel como tan cierto. Compre materiales de calidad y contrate a personas expertas, no solo porque cobren poco.

5. Contratar sin referencias. Siempre busque referencias de la persona que va a trabajar en su casa. Que le muestre fotos de trabajos realizados y escoja el que le guste, para pedirle el teléfono de esa persona y llamarla. Pregúntele sobre el contrato, si cumplió lo que prometió, si subcontrató o hizo el trabajo él mismo, y si hubo problemas.

6. No solicitar más cotizaciones. A menudo se piden solo una o dos cotizaciones. La recomendación es pedir cinco cotizaciones. ¿Tantas? ¿Por qué no? Así puede comparar precios, una más alta, una muy baja y al menos dos estarán en un rango intermedio, que debe ser el precio razonable. 

SI TE INTERESA: Una verdadera necesidad estar asegurado

7. La prisa. Tómese su tiempo para indagar, investigar en qué consiste lo que realmente quiere y cuánto costará. En las cotizaciones, sea claro en que sean exactamente iguales las cosas que cotiza, con la medida exacta y los detalles de lo que necesita, si entregarán pintado, el tamaño del proyecto, si se repondrá la grama que se afecte. Ponga las exigencias del contrato para que las cuentas estén claras.

8. Insistir en hacerlo solo. Tal vez se tiene talento y conocimiento para hacer una remodelación sencilla, pero si se “tranca el bolo”, llame a un profesional que pueda terminar bien un trabajo incompleto.