Noticias - Banca Hipotecaria

Un año más...

Por: Marcos Andino Delgado/ Especial para Construcción
Marcos Andino Delgado (Suministrada)

No hay duda que los pasados años han sido de grandes retos y cambios para la industria inmobiliaria en Puerto Rico. De hecho, estos cambios han sido constantes. Desde que comencé mi carrera en el 1979, podría asegurar que a pesar de que en los años 80 donde los intereses llegaron a sobrepasar el 20 por ciento no había visto cambios tan dramáticos para los bienes raíces y la banca hipotecaria. Todo ha cambiado. Hoy día, las regulaciones de financiamiento han trastocado el perfil del cliente comprador provocado por un mercado y una economía que se tambalean de forma incesante. El Gobierno, con su intención de resolver, toma unas decisiones pasajeras que han paralizado y atrasado la economía.

En estos pasados años, nuestra industria se ha visto amenazada por leyes y proyectos que impactan la ejecución de nuestro deber, así como los derechos de los consumidores a quienes servimos. Ejemplo de esto es la Ley 119 del 2016 la cual enmienda a la Ley de Control de Acceso que tuvo una dura batalla en la Legislatura. Por otro lado, la Ley 97 de julio de 2014 que prohíbe retener o confiscar depósitos a potenciales clientes. Añado la Ley 169, Ley de Ayuda al Deudor Hipotecario que protege los derechos de consumidores atrasados en el pago de sus hipotecas. Y, por último, la Ley 72 conocida como el Ivu-Iva y el B2B que desafortunadamente siguen siendo un obstáculo para el funcionamiento de lo que antes era el pilar más fuerte de la economía puertorriqueña, la industria de los bienes raíces y la construcción. Sin nombrar más de 20 proyectos que de una manera u otra nos afectaban. Todo esto provocó que los corredores y vendedores de bienes raíces tomaran unas posturas de avanzada y se unieran en una Alianza para ser parte del cambio.

SI TE INTERESA: El beneficio de refinanciar

Con el ánimo de proteger al consumidor y a los colegas corredores y vendedores de bienes raíces de todo Puerto Rico se fundó la Alianza de Corredores y Vendedores de Bienes Raíces (ACVBR) en septiembre de 2014. La Alianza poniendo su granito de arena ha dado la batalla frontal y ha servido de ente asesor para cada uno de estos proyectos. Tengo el honor de pertenecer como miembro del Consejo Asesor a esta creciente Alianza. Una voz netamente puertorriqueña compuesta hasta este momento por más de 100 miembros.

Aprovecho esta oportunidad para agradecer a cada uno de los socios de la ACVBR por su militancia y aportación durante los pasados dos años y los invito a que continuemos provocando cambios. No importa si un año viene y otro se va, la Alianza nos une a todos en un solo propósito. 

El autor es corredor de bienes raíces (C-567), instructor general (IG-5) y miembro de la Junta de la Alianza de Corredores y Vendedores de Bienes Raíces de Puerto Rico. 

SI TE INTERESA: Conoce el nuevo préstamo para desarrollar áreas rurales