Noticias - Hogar y Decoración

Un tesoro colonial con todos los lujos de hoy

Por: Sofía Muñoz Puig/ Especial para Construcción

En una colina de la ciudad amurallada y calles adoquinadas, ubica un tesoro construido a mediados del siglo 19. Se trata de la residencia del #4 en la Calle Sol que, aunque restaurada según los estándares de la vida moderna, aún rinde pleitesía al pasado. 

“Esta casa es una joya que resguardamos celosamente. Nos enamoramos desde que la vimos por primera vez”, cuenta el matrimonio que la protege y mima como a un hijo. Alrededor de 4,000 pies cuadrados de lujo y majestuosidad comprenden este santuario como ninguno otro. 

“Se le hizo una restauración meticulosa y exhaustiva respetando los cánones del Instituto de Cultura de Puerto Rico. Tiene varias paredes de ladrillo original de la época colonial, entre otros detalles que mantuvimos”, indica la esposa. El trabajo de restauración es una obra del arquitecto puertorriqueño Luis Gutiérrez.

La casa es de cuatro niveles cuenta con cinco habitaciones con baño propio y balcón. Tiene además un sexto cuarto de baño para visita, dos terrazas y un área preparada de oficina. “Se hizo todo a la medida cuando la restauramos, manteniendo el aspecto colonial de esta zona histórica, pero reforzándola con las comodidades y la tecnología actual”, reconoce la propietaria. 

SI TE INTERESA: Las colecciones de David Antonio y Harry Robles

En esta obra artesanal con techos de sobre 20 pies de altura, resaltan puertas de madera tipo francés, arcos, herrajes labrados y vigas expuestas de madera. “Son toques del pasado que sobresalen por su rico diseño y color”. 

“El interior está decorado de forma sencilla y predomina el crema claro.  Los detalles que adornan las paredes evocan la época colonial de la isla. En una de las habitaciones vemos, por ejemplo, una pequeña obra arte de metal que imita a las tres calaveras, en otra creamos un nicho con luz indirecta que enmarca una espada antigua. Los escudos de San Juan y Puerto Rico son el telón de fondo del comedor y la cocina. Todos estos detalles que llevan por un viaje al pasado, hacen única esta casa”, manifiesta la propietaria. 

La sala y la biblioteca reciben a quien entre por la puerta principal. La biblioteca de madera posee un fondo que trasluce y alumbra sutilmente el área. Desde este nivel, se suben cinco escalones para llegar a un área de descanso y a una habitación que puede ser considerada como la principal por su amplio balcón con vista a la Bahía de San Juan. Otras escaleras conducen a una oficina, un patio interior y una habitación que tiene entrada por La Rogativa. 

SI TE INTERESA: Casa Blanca se llena de árboles de Navidad

Al subir al nivel donde ubica la cocina, “se topa uno con tres puertas que siempre me acuerdan al documental 'Ocho Puertas", producido por Paloma y Gabriel Suau. Y cuando abres estas puertas miras hacia la Casa Blanca, construida en el 1521 y donde residió el primer gobernador y fundador de la ciudad, Juan Ponce de León”. Justo al lado de la cocina encontramos una pequeña terraza con sillas de madera donde se puede uno tomar un café mientras admira las murallas, los árboles y la Casa Blanca misma. “Sin duda es un escenario difícil de igualar”, comenta.

En el mismo nivel de la cocina hay medio baño adicional y otras dos habitaciones. La zona de acceso de la cocina hacia los cuartos conduce, a su vez, hacia otra escalera que sube a la terraza (“rooftop”) con pisos de madera y una impresionante vista de 360 grados desde la que se divisa la Casa Blanca, La Fortaleza, la Catedral de San Juan, la Puerta de San Juan, la Bahía de San Juan, la Bacardi... “Mi momento favorito es el atardecer cuando los cruceros salen iluminados de la Bahía de San Juan. En esos momentos la terraza toma un aire mágico”.

SI TE INTERESA: Puestas de garaje a la vanguardia

“Aquí tenemos una barbacoa, una mesa de dominó hecha de piedra, un tope de granito con fregadero  y hornilla. Hay sillas, cojines, chaise lounges, butacas… donde quiera se puede uno rendir al placer”, comenta la dueña de esta joya sanjuanera. 

“La biblioteca y la terraza de esta residencia nos fascinaron porque somos amantes de los libros y de la historia. Nos sentimos que estamos hasta cierto punto cuidando este patrimonio. Nos encanta la lectura, las vistas hermosas y estar rodeados de la naturaleza en la ciudad. Por eso desde un principio esta casa nos llenó”. 

Para ver más fotos de esta joya acceda http://4sol.org o llame al 787-632-9475. La residencia  se puede alquilar a través de HOMEAway.com.