Noticias - Opinion

¿Y ahora, qué hacemos sin luz?

Por: Lcdo. Javier Parés/ Especial para Construcción
Lcdo. Javier Parés

El pasado miércoles 21 de septiembre de 2016, se suscitó en Puerto Rico uno de los capítulos más oscuros de su historia moderna que ya se ha denominado como el “Gran Apagón”. Este evento dejó a toda la Isla sin servicio de energía eléctrica. El mismo nos hizo pensar sobre lo vulnerable y frágil que está el sistema y la importancia de tener un sistema de energía eléctrica saludable. 

Previo al “Gran Apagón” nuestro sistema tenía interrupciones continuas, sin embargo, nos informaban que estas eran atribuidas a los llamados “relevos de cargas”.

El sistema de energía eléctrica en Puerto Rico es uno verticalmente integrado. En resumen, este se compone de tres áreas, a saber: generación, transmisión y distribución de energía. Estos tres componentes son los que permiten que se genere y nos llegue a cada uno de nosotros energía eléctrica a nuestras casas y lugares de trabajo. 

Luego del “Gran Apagón” poco sabemos sobre la condición real del sistema eléctrico de nuestra Isla. Tampoco se tiene información oficial que certifique el por qué colapsó el sistema. A esta fecha nadie garantiza que el pueblo esté inmune en el futuro a otro apagón.

SI TE INTERESA: Guía para manejar emergencias en la propiedad horizontal

Cuando hablamos de energía eléctrica pensamos en la Autoridad de Energía Electríca (AEE), y quizás buscamos las soluciones al problema energético en proyectos de gran envergadura como lo son la creación de nuevas y grandes plantas generatrices, la creación de más fincas de energía solar o molinos de vientos. Estos proyectos a gran escala, requieren contratos de compraventa de energía donde productores de energía privados le venden dicha energía eléctrica a la Autoridad y ésta última le revende a usted la energía que le compra a estos productores o generadores de energía privada. 

El “Gran Apagón” nos enseñó lo vulnerable y débil del sistema de energía eléctrica en la Isla. Tanto los abonados de la Autoridad que se suplen de energía eléctrica, mediante los generadores públicos y privados de energía, como los consumidores de los llamados sistemas de generación distribuida todos se quedaron sin luz. 

SI TE INTERESA: Conoce la diferencia entre sellar e impermeabilizar

En Puerto Rico existen leyes, tales como la Ley 133-2016 que promueve la creación de comunidades solares y micro-redes, y   la Ley 114-2007, según enmendada, que establece el programa de medición neta.  De igual forma, hay tecnología disponible que le permite al consumidor tener servicio de energía eléctrica a pesar de que el servicio de la AEE  se vea interrumpido como por ejemplo los generadores y los equipos de almacenamiento. 

Es momento de repensar nuestro modelo energético y que se le permita al consumidor tener la oportunidad de escoger la solución a su problema.  En síntesis, existen alternativas para que usted no se quede a oscuras ante otro apagón.

Seguiremos compartiendo con ustedes información sobre estos temas de interés que nos permitirán tener un desarrollo sustentable del Puerto Rico que añoramos.

El autor es Director Ejecutivo de Somos Solar. Puede llamar al 787-557-5999 o escribir a licenciadopares@gmail.com.