Noticias - Opinion

5 cosas que debes saber sobre la nueva Ley de Capitulaciones

Por: Rafael Ferreira Cintrón, BBA, MBA, JD

Recientemente, la Asamblea Legislativa aprobó la Ley 62 para eliminar la prohibición de modificar capitulaciones matrimoniales luego de casados. En Puerto Rico, el Código Civil establece que el régimen económico aplicable una vez consumado el matrimonio es el conocido como Sociedad de Bienes Gananciales, donde ambos conyugues participan por igual de los ingresos, dividendos, ganancias, deudas y obligaciones originados durante la vigencia del matrimonio.   

Ahora, con la aprobación de esta ley, se producen varios cambios importantes. A continuación, cinco puntos claves:

1. En Puerto Rico, y con anterioridad a la vigencia de esta nueva ley, un matrimonio contraído bajo la sociedad legal de gananciales estaba sujeto a sus efectos hasta que sea disuelto. Esta ley terminó con esa restricción. Anteriormente las capitulaciones tenían que ser firmadas antes de la celebración del matrimonio, pero con esta nueva ley un matrimonio constituido bajo Sociedad de Bienes Gananciales puede optar por entrar en un régimen de capitulaciones. La ley se flexibilizó para que el matrimonio pueda optar por un régimen distinto mediante capitulaciones aún después de celebrado el matrimonio.

SI TE INTERESA: Lleva el diseño industrial a tu hogar

2. Una consecuencia directa de este cambio consiste en la apertura de nuevas oportunidades de financiamiento. 

Antes de la vigencia de esta ley los bancos se encontraban bajo un dilema. Imagina el siguiente cuadro: Rodolfo y Rocío se casaron felizmente bajo el régimen de Sociedad de Bienes Gananciales, o sea, no otorgaron capitulaciones matrimoniales. Rodolfo y Rocío llevan cinco años de casados pagando renta y quieren comprar su propiedad, por lo que van al Banco de La Plaza a solicitar financiamiento mediante una hipoteca. El oficial del banco encuentra que Rocío tiene un buen salario y que cumple con los parámetros de capacidad de repago. No obstante, el trámite se confronta con una situación difícil: el crédito de Rodolfo tiene una empírica muy baja por el historial recurrente de pagos en atraso. En esas circunstancias el analista bancario opta por denegar el financiamiento, aun cuando Rocío, de por sí, cualifica. 

SI TE INTERESA: Una nueva Ley de Condominios

Este dilema tiene una vertiente distinta con esta nueva ley. ¿Qué pueden hacer Rodolfo y Rocío para cualificar para el financiamiento hipotecario en este nuevo escenario?  

Rodolfo y Rocío pueden visitar el notario público de confianza y solicitar cambiar el régimen económico actual de Sociedad de Bienes Gananciales a uno de separación de bienes. Una vez inscrito debidamente en el Registro de Capitulaciones, Rocío puede ir sola al Banco de La Plaza y el analista podrá analizar el caso basado solamente en el historial de crédito y capacidad de repago de Rocío.

3. Las nuevas oportunidades de financiamiento no se limitan a la fase hipotecaria personal. Esta nueva ley abre otras posibilidades para financiamiento comercial. ¿De qué manera? Veamos el siguiente ejemplo.  

En financiamientos comerciales a corto y largo plazo, o sea en líneas de crédito para capital de trabajo y/o préstamos a término es política establecida de los bancos solicitar garantías solidarias a los accionistas de la corporación deudora. En estos casos el banco quiere asegurarse que si la deudora principal no puede pagar se obtenga una fuente alterna de repago que provendría de los activos e ingresos de los garantizadores solidarios.     

SI TE INTERESA: Oda a la vida doméstica

Imagina el siguiente escenario: 

Caso comercial aprobado y listo para cierre. Todas las partes están de acuerdo en las condiciones, la tasa de interés, los gastos de cierre, las colaterales… pero surge un tranque. Una de las esposas de uno de los garantizadores no está de acuerdo en exponer el caudal personal de la Sociedad de Bienes Gananciales por lo que se rehúsa a comparecer. En tal caso es muy probable que el banco opte por archivar el caso. El resultado final es que la corporación se queda sin el financiamiento aprobado y el banco sin poder añadir este activo a su cartera. Todos pierden. Triste realidad. 

Ahora, con la nueva ley, la dinámica puede ser distinta. Los accionistas que componen el matrimonio donde uno de los cónyuges no puede firmar pueden optar por establecer un régimen de capitulaciones. Esto liberaría al banco del requisito legal de comparecencia del conyugue que tiene sus reservas con el financiamiento. A su vez esto abriría una ventana para una posible aprobación que cumpla a su vez con la política del banco.

SI TE INTERESA: Retos de altura

4. Esta nueva ley también enmienda el Código Civil. En específico el “Artículo 1272. - Libertad de contratación. Ahora este artículo lee como sigue:

“Los cónyuges podrán transmitirse por cualquier título bienes y derechos, y celebrar entre sí toda clase de acuerdos que no les estén expresamente prohibidos. Para ser válidos, estos acuerdos tienen que cumplir con los requisitos formales y sustantivos esenciales de las capitulaciones matrimoniales y del tipo contractual de que se trate. Los mismos no podrán ser contrarios a la ley, la moral o el orden público ni afectar derechos de terceros”.

Esta enmienda al Código Civil elimina la restricción que existía en el Código Civil de que la contratación entre conyugues tenía que ser antes del matrimonio… pero no solo eso. Ahora pueden enmendarse y/o modificarse las capitulaciones matrimoniales sin restricción alguna, las veces que sea necesario. Esto aporta flexibilidad y dinamismo al régimen económico que de tiempo en tiempo los conyugues seleccionen como su mejor opción.

SI TE INTERESA: La importancia del confort en el hogar y área de trabajo

5. La ley es clara en cuanto a que los cónyugues casados que habían contraído deudas bajo la Sociedad de Bienes Gananciales y que optan por capitular siguen manteniendo las obligaciones que asumieron ante los acreedores bajo los mismos términos y condiciones. En otras palabras, los cónyugues no podrán usar el mecanismo de capitulaciones como un subterfugio para evadir las obligaciones previamente contraídas pre-capitulaciones.

La ley continúa manteniendo el requisito de establecer las capitulaciones mediante escritura pública suscrita ante notario. Además, según indicáramos, añade el requisito de inscripción en el nuevo Registro de Capitulaciones Matrimoniales.       

Una ley de avanzada que hacía mucha falta para añadir un elemento de dinamismo y flexibilidad que puede facilitar y mejorar el crecimiento económico.

El autor es abogado financiero con amplia experiencia en la industria bancaria comercial. Para información, llama al 787-287-3928.