Noticias - Opinion

Arte en la piscina, ¿por qué no?

Por: Sylvia Villafañe | info@petrusgallery.com

Olvidarte del área de la piscina cuando decidas añadir nuevas piezas de arte a tu hogar sería un pecado. Bajo el agua, sobre ella o a su alrededor: ¿sabías que el arte plástico bien puede convivir con esa hermosa piscina que atrae como imán a los visitantes de tu casa? Y en una isla cuyo clima nos regala un verano eterno, ambientar el exterior es un requisito.   

El arquitecto Luis Gutiérrez nos explica que “la planificación de los elementos es fundamental” cuando tomes tus decisiones de diseño. El especialista invita a considerar si la pieza será un punto focal o secundario en el área, cómo compartirá con otras obras de arte, la resistencia a las inclemencias del tiempo del material seleccionado, elementos de seguridad y cómo la iluminación maximizará la experiencia visual.   

Cuando observas a distancia, las piscinas suelen verse como un espacio relleno de agua en medio de cemento o grama. Incluir diseños personalizados a su alrededor aporta con creces.  

 “Por lo general se utilizan mosaicos, murales escultóricos con piezas en cerámica, esculturas o paneles en acero cortén, flotando sobre las paredes”, comenta Gutiérrez.  

SI TE INTERESA: Guía para manejar emergencias en la propiedad horizontal

Imagina entonces las posibilidades de diseño en el espacio alrededor de la piscina; en los accesos hacia ella o en sus alrededores, en las paredes que la acompañan o hasta en su interior. Lo sé, ya te estás entusiasmando. 

Igual le sucede a Álvaro Razines, quien desde su firma CeRo Design & Built, crea mosaicos a la medida para distintos espacios. “Los mosaicos acentúan los elementos que tienes y, en el caso de los exteriores, combinan muy bien con el agua”, dice sobre la materia prima que le permite crear piezas de arte en alguna pared junto a la piscina o en zonas específicas como en la caída del agua, donde a su juicio logra “un efecto elegante”.   

“Que tú puedas diseñar algo especial para una piscina, que no sea lo mismo que se usa desde hace cientos de años, le da una personalidad única al espacio; son tus colores, tu diseño y no lo tiene nadie más”, añade Razines. 

En el caso de los mosaicos, éste destaca que su resistencia a lluvia, sol y sereno, así como a humedad y hongos, unida a su facilidad de limpieza, lo convierten en una alternativa idónea para exterior. “La virtud del mosaico es que se queda de por vida”, asegura el artista. 

SI TE INTERESA: Conoce la diferencia entre sellar e impermeabilizar

Belleza y resistencia, justo lo que quieres para el arte exterior.