Noticias - Actualidad

Berlín celebrará la semana Bauhaus, del 31 de agosto al 8 de septiembre

Por: Purificación León| EFE/ Reportajes

Todo empezó en abril de 1919 cuando el arquitecto Walter Gropius fundó la Staatliches Bauhaus (casa de construcción estatal) en la ciudad de Weimar, escuela que integró arquitectura, diseño, arte y artesanía.

De hecho, entre sus creaciones hay viviendas y fábricas, pero también muebles, lámparas y hasta juegos de café. La Primera Guerra Mundial había terminado apenas unos meses antes y este grupo de arquitectos, artistas y artesanos se lanzó a diseñar un mundo nuevo.

“La forma sigue a la función” es una de sus máximas", precisa Calle. De acuerdo a esta idea, “se evitaba ocultar elementos de los edificios por motivos estéticos y se mostraban los materiales y elementos tal y como eran. Se tendía hacia un minimalismo racional en el que predominaban las formas lineales y geométricas”, describe el arquitecto.

Referente mundial 

La escuela, dirigida por el arquitecto Walter Gropius y con docentes de gran prestigio como Paul Klee, Wassily Kandinsky o Johannes Itten, acogió a un buen número de estudiantes, hombres y mujeres, de diferentes países y distintos bagajes académicos. 

SI TE INTERESA: La primera urbanización impresa

Ahora, una exposición en el recién estrenado Museo Bauhaus de Weimar, recuerda el nacimiento de esta escuela artística en la ciudad. 

El edificio Bauhaus, que fue la sede de la propia escuela, es el más icónico. Además, Gropius construyó en Dessau las conocidas casas de los maestros, tres viviendas adosadas y una independiente que, junto al edificio Bauhaus de esta misma ciudad y varias construcciones en Weimar, fueron incluidas en la lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO en 1996.

Un legado por todo el mundo

Hannes Meyer fue el segundo director de la Bauhaus. Dos años después le relevó Ludwig Mies van der Rohe, el último director de la institución. Pues en 1931 el partido nazi ganó las elecciones en Dessau, lo que provocó el cierre de la escuela en 1932, cuando se trasladó a Berlín, y en 1933 cerró definitivamente.

Sin embargo, su legado sigue en pie en la capital alemana. El Museo Archivo de la Bauhaus, diseñado por Walter Gropius; la Nueva Galería Nacional de Mies van der Rohe; o la casa Lemke, de este mismo arquitecto, son sólo algunos ejemplos.

SI TE INTERESA: Nueva Junta de Directores en la ACMC

Berlín vive el centenario del nacimiento de la escuela con diferentes actos, entre los que destaca la exposición “Bauhaus original” que abrirá el 6 de septiembre en la Berlinische Galerie, o la semana Bauhaus, del 31 de agosto al 8 de septiembre que, según explica Christian Tänzler, portavoz de la Oficina de Turismo de Berlín, “será el evento más importante en la ciudad en 2019”. 

Dessau disfrutará de un calendario repleto de actividades, incluyendo la apertura, el 8 de septiembre, del Museo Bauhaus. Pero las celebraciones se extienden a distintas urbes como Fráncfort, Dresde y Leipzig. 

No obstante, el influjo de la Bauhaus trasciende las fronteras alemanas, ya que muchos de sus profesores y alumnos se vieron obligados a emigrar y desarrollaron su trabajo en distintas ciudades del mundo. El mayor ejemplo es Tel Aviv, donde llegó un destacado grupo de arquitectos judíos huyendo del nazismo. De hecho, esta ciudad israelí cuenta con unos 4.000 edificios estilo Bauhaus. 

SI TE INTERESA: José Antonio Cabrera asume las riendas de Cemex en República Dominicana, Puerto Rico y Haití

También encontramos la influencia de la Bauhaus en ciudades tan distintas como Rotterdam, Copenhague, Aspen (Colorado) o Chicago, donde László Moholy-Nagy, que había sido profesor de la escuela en Weimar y Dessau, fundó la Nueva Bauhaus en 1937.