Noticias - Opinion

Dialogando Verde: Deseos, necesidades y sostenibilidad

Por: Dr. Fernando Abruña Charneco, FAIA
Dr. Fernando Abruña Charneco

Espero que las pasadas seis intervenciones tituladas "El DACO de la Sostenibilidad" les hayan sido de utilidad y que las puedan conservar para futura referencia. 

En esta ocasión hablaremos sobre un tema relacionado a la actual discusión sobre las prioridades económicas de Puerto Rico. El título de esta colaboración de hoy muestra las señales de lo que deseamos discutir. Comencemos con las definiciones básicas que sentarán la pauta para el argumento que esbozaremos.

Sin entrar en las profundidades sicológicas que se estudian para definir el término, comúnmente hablamos de deseos cuando anhelamos saciar un gusto. Las necesidades, por otro lado, son aquellas que resultan indispensables para vivir en un estado de plena salud. Contrario a un deseo, una necesidad que pasa sin satisfacerse generalmente produce resultados negativos evidentes incluyendo, entre otros, la muerte.  

La sed, el hambre y el frío son estados que indican la necesidad de agua, comida y calor. Estas son tres necesidades universalmente reconocidas para poder vivir. La necesidad de respirar es una que debido a la gran abundancia de aire en el planeta resulta relativamente fácil de satisfacer…aunque seguimos contaminándolo y en algunos países como la China resulta un asunto de preocupación y urgencia La definición aceptada, por consenso mundial, del concepto de sostenibilidad se refiere al poder cumplir con las necesidades presentes sin comprometer el que futuras generaciones puedan cumplir con las suyas.  De este simple análisis se desprende, entonces, que el saciar un deseo, por definición, no puede ser un criterio de sostenibilidad. 

SI TE INTERESA: Tribunal Supremo pierde oportunidad de expresarse en torno a los alquileres a corto plazo

En la encrucijada fiscal y económica en que se encuentra Puerto Rico conviene subrayar las diferencias entre deseos y necesidades para que el gobierno pueda cumplir con las obligaciones que contrae con el país y sus habitantes. Bajo este principio resultará evidente que el construir una pista de patinaje en hielo o destinar recursos para El Festival de las Pantallas y las Pulseras no pueden sobrepasar las prioridades de necesidades como la salud, la educación, la vivienda y la seguridad. 

Al hacer los análisis de ajustes fiscales que requiere nuestra presente realidad y para poner freno a algunos de los “locos” proyectos que con frecuencia se anuncian despilfarrando los pocos dineros y recursos con que contamos en la isla, propongo que los deseos subsidien las necesidades.  De seguro se podrá redactar una ley u orden ejecutiva que pueda priorizar claramente las necesidades del país y que esta sirva de guía al momento de asignar fondos y recursos para atender nuestra condición.

SI TE INTERESA: Papá, el que selecciona el arte de la casa

Saludos Sostenibles.

El autor es arquitecto practicante, catedrático retirado de la Escuela de Arquitectura de la UPR, Fellow del American Institute of Architects, fundador y pasado presidente del US Green Building Council del Caribe y la autoridad reconocida sobre el tema en Puerto Rico.

Por Dr. Fernando Abruña Charneco, FAIA 

dialogandoverde@gmail.com