Noticias - Actualidad

El presidente de la AIA reafirma su compromiso con la organización y con el país

Por: Militza Suárez Figueroa

Tiene tanta energía como arduo trabajo en los meses venideros. El arquitecto puertorriqueño, Víctor Díaz Paunetto, quien hoy preside la American Institute of Architecture (AIA), está justo a la mitad de su término y trabaja sin tregua para alcanzar los objetivos que se ha trazado.

“La presidencia en la AIA es de un año; hay una limitación de tiempo, por lo tanto, los proyectos tienen que ser bien puntuales, específicos y que se puedan lograr en ese corto periodo”, apunta quien es miembro de la AIA desde 1998, justo el año que se licenció.

Y no ha perdido un momento este profesor de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Puerto Rico. A tono con su convencimiento de que los arquitectos deben aportar a las comunidades que les circundan, Díaz estrenó su presidencia con dos proyectos importantes para sus vecinos de Río Piedras; uno que se completó y otro que está en etapas de diseño, propuestas y muestras. El primero: lo que ya hoy se conoce como el Parque Verde Luz, en la comunidad Santa Rita. En tiempo récord, y gracias a un esfuerzo en conjunto de sus estudiantes y profesionales emergentes de la AIA se rescató un solar convertido en vertedero clandestino y se transformó en un espacio público que hoy disfrutan los miembros de esa comunidad. 

SI TE INTERESA: “Puerto Rico se reconstruirá con manos y mentes de aquí”

El segundo proyecto ubicaría bastante cerca de ese lugar, en Capetillo, donde se construirá un huerto comunitario.

“Allí tenían un gran árbol de húcar que proveía sombra a un gazebo donde proveían servicios a niños necesitados. Después del huracán quedó apenas la mitad de ese árbol y necesitaban un sistema para quebrar el sol. Los estudiantes junto con nuestros asociados a nivel nacional que estaban de visita en Puerto Rico hicieron un esquicio de diseño y una propuesta a largo plazo. Suponemos la comunidad le dará seguimiento para realizarlas en un futuro cercano”, explica el egresado de University of Southern California.

Con la mirada puesta en la mujer

Pero el proyecto cumbre de su presidencia, “el más puntual de todos”, como él mismo asegura, espera materializarlo en octubre de este año. Se trata de una exhibición sobre la contribución de la mujer en el quehacer arquitectónico del País que tendrá lugar en el Museo de Arte Contemporáneo (MAC). La misma debe inaugurarse apenas una semana antes de la convención anual de la AIA y de la entrega de los Premios de Honor, por lo que están en plena faena.

SI TE INTERESA: José "Pepín" Cestero, un apasionado de la construcción

Y material tienen en cantidad, pues en su proceso de recolección de data confirmaron cuán dramático ha sido el aumento de las féminas que practican la arquitectura en el País. De la curadoría de la muestra se encargará Lilliana Ramos Collado y se espera que se produzca una publicación que sirva como documento histórico. 

“La última vez que se hizo una documentación al respecto fue en el 1991 bajo la Presidencia de la Arq. Beatriz Del Cueto. En aquel entonces las arquitectas registradas acumulaban unas 150, hoy hablamos de casi 800”, dice recalcando lo significativo de la cifra.

Al momento la AIA se ha dado la tarea de identificar exactamente están esas profesionales; si en la práctica de la Arquitectura, si en empresas relacionadas o si han emigrado.

Y luego de que se materialice la exhibición, con la Convención en octubre cerrará Díaz Paunetto su ciclo como presidente. Asegura que los trabajos para el evento perfilan bien y que repetirán la sede del año anterior, el Hotel La Concha, ícono del legado arquitectónico de Osvaldo Toro y Miguel Ferrer, ambos Fellows de la AIA, un alto reconocimiento de esta entidad que se les ha conferido a 16 de nuestros urbanistas, ocho de ellos vivos, y practicando.

SI TE INTERESA: Unen esfuerzos para promover reválidas de ingeniería

Después de María, muchas oportunidades 

Y ante el panorama que le regaló a la Isla el huracán María, con miles de estructuras en malas condiciones o destruidas y toda una madeja de propuestas de reconstrucción, el urbanista identifica muchas oportunidades para los arquitectos “aportar al mejoramiento de la calidad de vida de nuestros ciudadanos”. Pero más allá de la reconstrucción, Díaz visualiza otros terrenos. Puntualiza la necesidad de un trabajo interdisciplinario en el que arquitectos colaboren estrechamente con geólogos, ambientalistas y otros profesionales que puedan “diseñar y proponer las ciudades de nuestro futuro, o por lo menos las que aspiramos a tener”.

Futuro positivo

Más allá de esta presidencia, como arquitecto practicante en esta Isla, Díaz Paunetto visualiza un futuro más positivo. Esa actitud forma parte de la filosofía de diseño y de trabajo de este arquitecto, cuya obra ha obtenido sobre diez premios de la AIA, entre muchos otros.

SI TE INTERESA: Puerto Rico persigue la expansión de desarrollo hotelero

 “Nosotros debemos insertarnos en los procesos para ayudar a nuestros clientes, pero más que nada lograr las aspiraciones que tenemos como pueblo en nuestras obras arquitectónicas. Los proyectos pensamos que son nuestros, los clientes piensan que son de ellos, pero realmente son del pueblo, forman parte del patrimonio edificado de la ciudad. Mientras tengamos una perspectiva un poco más amplia yo creo que las posibilidades de hacer buenas contribuciones a la sociedad son más probables”.