Noticias - Opinion

El rey concreto

Por: Ing. Guillermo Álvarez Cartañá

El hormigón es el producto rey en nuestra industria de la construcción y a diario escucho preguntas y comentarios con relación a este material. En torno a su preparación, manejo, colocación, acabado y protección, existen algunos mitos que en esta columna me propongo aclarar, con el propósito de que siga siendo apreciado por su versatilidad y durabilidad.

MITO #1 

TODOS LOS HORMIGONES SON IGUALES

Realidad- Cada hormigón es diferente y no se limita exclusivamente a la cantidad de libras de cemento por yarda cúbica. Cada hormigón tiene características específicas para lograr resultados que se ajusten a las condiciones y necesidades del proyecto en el que se utilizará. Por ejemplo, más importante que la relación de libras de cemento por yarda cúbica de hormigón, es la relación de agua a cemento de cada diseño de mezcla. Consulta con un ingeniero civil licenciado que se dedique al diseño de mezclas de hormigón. 

MITO #2

LA ÚNICA MANERA DE AUMENTAR TRABAJABILIDAD DEL CONCRETO ES AÑADIENDO AGUA A LA MEZCLA

SI TE INTERESA: Dialogando verde: Sostenibilidad post Navidad

Realidad- Al añadir un galón de agua por yarda cúbica de hormigón podrías aumentar una pulgada en asentamiento, pero a la misma vez podrías bajar hasta 200 psi en su fuerza de compresión. Lo anterior equivale a descartar un saco de noventa libras de cemento, además de aumentar significativamente el desarrollo de agrietamiento por encogimiento plástico. Sin embargo, es posible aumentar la trabajabilidad del hormigón sin aumentar agua en obra si se aplican reductores de agua (superplasticizer). La facilidad de colocación, consolidación y acabado del concreto fresco y el grado que resiste a la segregación es lo que se conoce como trabajabilidad.

MITO #3

UNA VEZ COLOQUES EL HORMIGÓN SOLO DÉJALO SECAR 

Realidad- Una vez se vierte el hormigón, comienza el proceso de transformación, de un estado plástico a sólido y mientras eso ocurre, pierde agua por medio de desangrado en la superficie. Esa agua es necesaria para hidratación y es importante que no se pierda prematuramente, de ahí la importancia del curado. Por eso, la incorporación de 1.5 libras de fibra de celulosa por cada yarda cúbica es vital, ya que esta fibra absorbe hasta 85% de su volumen en agua y luego se la devuelve al hormigón en el tiempo que este la necesita. En condiciones cálidas como las nuestras, es esencial que al terminar la colocación de hormigones horizontales se le aplique sílica coloidal en una cobertura de 250 pies cuadrados por galón. Esta tecnología cerrará el poro del hormigón para evitar la pérdida prematura de agua logrando un excelente curado en superficie.

SI TE INTERESA: Siete puntos a examinar de reglamentos, registros y deudas antes de comprar

MITO #4

EL HORMIGÓN ESTÁ LISTO PARA SER ACABADO UNA VEZ AGUANTA EL PESO DE UN TRABAJADOR 

Realidad- Determinar cuándo es el momento correcto para comenzar a dar acabado al hormigón requiere mucha experiencia. Comenzar a destiempo es la causa número uno de defectos que se observan en la superficie del hormigón, tales como polvoreo, microgrietas o delaminación o falta de adherencia entre capas. El hormigón no se puede trabajar con prisa y requiere que los trabajadores estén muy atentos todo el tiempo.

MITO #5

TODOS LOS HORMIGONES QUE LES CAE LLUVIA SOLO SE PROTEGEN CON PLÁSTICO Y LISTO 

Realidad- En Puerto Rico llueve en cualquier momento, aún cuando hace sol. Por lo tanto, todo hormigonero debe tener a la mano un plástico cerca del área de colocación de hormigón para cubrirlo en caso de lluvia. Pero igual debe retirarlo inmediatamente después de la lluvia, pues de lo contrario, acabará con un serio problema estético, tan malo como el de lavado de pasta y exposición de agregados.

SI TE INTERESA: 10 lecciones para residentes: Vivir, visitar o transitar en la urbanización

MITO #6

LA COLOCACIÓN DE ACERO DE REFUERZO ELIMINA LA POSIBILIDAD DE DESARROLLO DE GRIETAS EN EL HORMIGÓN 

Realidad- El uso de acero de refuerzos en hormigón estructural no evita el desarrollo de grietas como resultado de cambio de volumen como resultado del endurecimiento del hormigón. El acero de refuerzo está para ofrecer fuerza de tensión, mientras que el hormigón ofrece la fuerza de compresión. El acero de refuerzo ayuda en mantener aguantado un hormigón cuando este pueda desarrollar alguna grieta por sobrecarga, deflexión, asentamiento, entre otros.

MITO #7

LA NIVELACIÓN QUE SE OBSERVE EN EL HORMIGÓN ES FINAL 

Realidad- El hormigón podría sufrir transformaciones en volumen, desde el momento en que fue colocado hasta lograr su endurecimiento final. Una vez que un hormigón es colocado principalmente en horizontal, es muy probable que ocurra un cambio en forma debido a diferencias en contenido de humedad y las fases de pérdida por absorción de la base o el secado en la superficie superior. Esto causa lo que conocemos como “curling” y ocurre en las juntas, en el perímetro y en grietas, si se desarrollan. Esto puede ser controlado al incorporar fibra de celulosa y sílica coloidal.

SI TE INTERESA: A la conquista del hogar

MITO #8

EL HORMIGÓN ES TAN DENSO QUE PUEDE RECIBIR CUALQUIER ACABADO DE PISO DE INMEDIATO 

Realidad- El hormigón es muy duro y poroso. Típicamente la humedad relativa debajo de un piso de hormigón es mayor que en la superficie superior. La humedad viaja por el hormigón en forma de vapor y viaja de mayor concentración a menor concentración. ¿Alguna vez has visto una losa de mármol con manchas extrañas que parecen tatuajes? Si es el vapor de humedad que está viajando de abajo a arriba, este empuja los minerales de la piedra a la superficie y causa manchas. Esto se resuelve utilizando hormigones con relación de agua cemento de no más de 0.45, añadiendo fibra de celulosa al hormigón y utilizando sílica coloidal en la superficie al momento del acabado.

MITO #9

HORMIGÓN QUE CUMPLE CON LA FUERZA DE COMPRESIÓN SERÁ UN HORMIGÓN DURADERO 

Realidad- El que un hormigón obtenga buenos resultados de fuerza de compresión no significa que será duradero. En la isla nuestras estructuras están sujetas a dos condiciones altamente corrosivas: la brisa marina y el ataque de sulfato. Para proteger un hormigón de estos factores debes lograr hormigones de muy baja permeabilidad y reducción de porosidad y bajos espacios de aire. Lo anterior es posible al dosificar 1.5 libras de fibra de celulosa por yarda cúbica. Ojo, no fibra de polipropileno, ya que solo la fibra de celulosa ofrece el beneficio del curado interno que provee la mejor hidratación del hormigón.

SI TE INTERESA: Tecnología que revoluciona la construcción

MITO #10

EL HORMIGÓN ES UN MATERIAL TAN DURO QUE NO HAY QUE SELLARLO 

Realidad- El hormigón es como una esponja seca pero muy permeable. Un hormigón no sellado es un hormigón no terminado. Todos los hormigones se sellan y existen muchos tipos de selladores, de seguro existe uno para tus necesidades. Recuerda que no existe un sellador mágico que resuelva todo.