Noticias - Opinion

El uso de tormenteras en los condominios

Por: Lcdo. Israel O. Alicea Luciano| info@Leydecondominios.com

Nos encontramos en plena temporada de huracanes en Puerto Rico, por lo que consideramos necesario hablar brevemente sobre lo que dispone la Ley de Condominios sobre el uso de las tormenteras. El Artículo 15 establece lo siguiente:

Una vez las agencias concernidas emitan un aviso de huracán o tormenta, el uso de cualquier tipo de tormentera temporera o removible no constituirá alteración de la fachada. En cuanto a las permanentes, la Junta de Directores solicitará cotizaciones y alternativas de diseño, tipo y color específico y se las presentará al Consejo de Titulares, que por votación mayoritaria decidirá las que se instalarán. Las tormenteras temporeras deberán removerse pasado el aviso de huracán o tormenta o luego de ocurrir el siniestro, salvo que el área protegida por ellas quede de tal forma averiada que éstas constituyan la única protección provisional.

De dicho Artículo se desprende que:

1. Las tormenteras permanentes deben ser aprobadas por el Consejo de Titulares en asamblea por la mayoría de los presentes.

SI TE INTERESA: Cambios importantes en reglas FHA para condominios

2. Las tormenteras temporeras o removibles no constituirán cambio de fachada siempre y cuando haya un aviso de tormenta o huracán. Los avisos de tormenta tropical o huracán usualmente se emiten unas 36 horas antes de la fecha esperada del fenómeno.

3. Las tormenteras temporeras deben ser removidas tan pronto pase el aviso o el siniestro (a menos que haya ocurrido un daño tal que requiera que se mantengan hasta que se repare el área afectada por constituir la única protección en ese momento).

Aunque la Ley no lo menciona específicamente, podemos deducir que, en el caso de tormenteras permanentes, las mismas deben permanecer abiertas o cerradas usando como guía lo que se dispone para las tormenteras removibles. Es decir, las tormenteras permanentes no deben permanecer cerradas todo el año o por períodos prolongados sin que exista una advertencia de tormenta o huracán. Las Juntas de Directores y Administradores deben asegurarse de que los Reglamentos de sus condominios indiquen el trato que se dará a las tormenteras permanentes y provean para multas en casos de violaciones.

SI TE INTERESA: La reconstrucción de Puerto Rico: Hacia dónde vamos

Recomendaciones: 

1. En condominios que no tengan aprobado un modelo de tormentera permanente, impulse la formación de un comité para brindar apoyo a la junta de directores en la búsqueda de alternativas y cotizaciones. 

2. En condominios que tengan aprobado un modelo hay que ser proactivos y recordar a los titulares las especificaciones que deben seguir, así como las normas que se hayan establecido por el Consejo. 

3. En condominios que no hayan sido diseñados para el uso de tormenteras o donde se tengan otros sistemas, se debe informar a los titulares sobre las razones por las que el diseño no permite las tormenteras y, de ser posible, proveer alternativas para que los titulares se sientan seguros. 

4. En condominios donde aún se encuentran bajo administración interina, solicitar al desarrollador que provea alternativas y cotizaciones al consejo para su aprobación y que se asegure de que se respeten los modelos seleccionados.