Noticias - Arquitectura

La Bauhaus y la enseñanza del diseño abarcador

Por: Nataniel Fúster Félix, DDes—Arquitecto

Este año se cumple un siglo desde que comenzó operaciones la paradigmática escuela alemana de diseño multidisciplinario conocida como la Bauhaus. Su contribución al mundo del diseño y a su educación sigue siendo inconmensurable y contagiosa. Desde el último modelo de la producción automovilística alemana hasta los más recientes productos de las compañías Ikea y Apple, la influencia de esta institución educativa continúa presente.

Fundada en 1919 por el arquitecto Walter Gropius en Weimar, Alemania, la Bauhaus surgió como un lugar en donde la educación del arte, la arquitectura, el diseño gráfico, el diseño de interiores, el diseño industrial y el diseño tipográfico seguirían un enfoque holístico. La idea era la de fomentar en el estudiantado un entendimiento y dominio de los principios fundamentales del diseño a través de todas sus vertientes. Según las palabras de Gropius -“diseñar un edificio o una silla difiere en grado, no en principio”. La escuela mudó su sede a Dessau y finalmente a Berlín, y contó con directores de la talla de Hannes Meyer y el gran maestro de la Arquitectura Moderna, Ludwig Mies van der Rohe. Entre sus profesores también figuraron artistas y diseñadores como Paul Klee, Wassily Kandinsky, El Lissitzky y Marcel Breuer. 

SI TE INTERESA: Una lujosa residencia en la zona norte con la historia de sus propietarios como principal inspiración

Le debemos a la Bauhaus el cultivo de un acercamiento innovador al diseño y la consolidación de la estética modernista. Sus enseñanzas planteaban armonizar la forma y función tanto en los objetos como en los edificios. Precursora del Estilo Internacional esta escuela fomentó la exploración de la forma en su carácter más puro, la unión entre lo racional y lo funcional, y la idea de que la producción en masa e industrializada era reconciliable con el espíritu artístico. En sus aulas también se propició la incursión de uno de los temas favoritos de las escuelas de arquitectura y de la profesión en general: la vivienda mínima. El famoso lema “less is more” acuñado por Mies van der Rohe pero tan representativo del acercamiento de la Bauhaus proponía infundir simplicidad en objetos y edificios. La intención de combinar cursos teóricos y prácticos de diseño así como los saberes de diversas materias y disciplinas fueron elementos vitales en la pedagogía del Bauhaus.

SI TE INTERESA: Villa Mariposa, una residencia en Guánica que es todo un lujo frente al mar

Como toda institución educativa de peso, la Bauhaus, aunque era apolítica, se debió a un ambiente social y político que cobijó las libertades propicias para su florecimiento. Esta Alemania “liberal” de la década del 1920, cambió por completo ante el resurgimiento del nazismo con su retórica anti-intelectual y ultraconservadora, lo cual forzó a la institución a cerrar sus puertas en el año 1933. 

Afortunadamente, el cierre de la Bauhaus no significó el fin de sus innovadores planteamientos de diseño. Su ejemplo dio frutos en otros lugares del mundo, en Chicago, Mies van ser Rohe pasó a la dirección del Illinois Institute of Technology y, en Boston, Walter Gropius se convirtió en director del Departamento de Arquitectura de la Escuela Graduada de Diseño de Harvard.

El diseño es, por naturaleza, una cuestión ideológica. La interminable búsqueda de la utopía debería comenzar en las aulas a través de una educación cada vez más abierta, completa y abarcadora -tal y como se practicó en la Bauhaus. Los planteamientos de esta joya centenaria de la educación del diseño no deberían morir en la burocracia académica que caracteriza nuestros tiempos, cada vez más concentrada en la rapidez, en la especialización y en la cantidad y, menos en la madurez, en la universalidad y en la calidad.

SI TE INTERESA: Viaje arquitectónico

Nuevos museos de la Bauhaus

Un siglo después de aquellos primeros pasos de una escuela pionera, sus profesores copan los manuales de historia del arte moderno. Las obras de exalumnos y exprofesores -de Kandinsky a Marcel Breuer, pasando por Anni Albers o Marianne Brandt- alcanzan las cotizaciones más disparadas en las subastas. Sus edificios sin ornamentos siguen pareciendo futuristas. El mobiliario de tubo metálico continúa asociándose a la vanguardia y las tipografías actuales beben todavía de la limpieza de las que empleaba esta legendaria escuela.

¿A dónde ir para apreciar los proyectos pioneros de la Bauhaus? El "bauhaus museum weimar" exhibe la colección de obras de taller más antigua del mundo. Y a partir del 8 de septiembre de 2019, los visitantes del Museo de la Bauhaus de Dessau podrán estudiar la evolución de las piezas. Bajo el nombre "Versuchsstätte Bauhaus" el museo presenta la historia de los clásicos de la Bauhaus a partir de prototipos y dibujos.

SI TE INTERESA: Abiertas las nominaciones para la Medalla de la Arquitectura Dr. Ricardo Alegría

También puedes echar un vistazo a la escuela de arte desde el sofá de tu casa, sin tener que viajar. "Die neue Zeit" es el nombre de la primera serie alemana sobre el fundador de la Bauhaus, Walter Gropius, que se emitirá por televisión a partir del otoño de 2019. Se desarrolla en Weimar a principios de los años 20 y cuenta la historia de la Bauhaus. La trama se centra en la historia de amor entre Gropius (August Diehl) y su alumna Dörte Helm (Anna Maria Mühe). 

"Learning from"," Corresponding with"," Moving away": bajo el título ”Bauhaus Imaginista”, cuatro exposiciones en China, Japón, Rusia y Brasil ya han mostrado cómo influyó la Bauhaus en varios países y regiones. Talleres en India, Marruecos, Estados Unidos y Nigeria completaron la gira. La Casa de las Culturas del Mundo de Berlín acoge la gran exposición final que culminará el 10 de junio de 2019.