Noticias - Arquitectura

La casa de vidrio del desierto

Por: Omar R. Goncebat| EFE/ REPORTAJES

¿Es posible crear espacios cómodos en un entorno natural aislado? ¿Se puede vivir donde las temperaturas varían decenas de grados dependiendo de la época del año o en zonas deshabitadas lejos de las comodidades urbanas? ¿El vidrio puede ofrecer una protección adecuada en un entorno hostil y árido?

Un grupo europeo de arquitectos, ingenieros e industriales se ha propuesto averiguarlo, construyendo e instalando una vivienda con paredes de vidrio, en el desierto de Gorafe (Granada, sur de España), considerado uno de los lugares más adversos y extremos de Europa. 

La "casa del desierto" es una vivienda experimental de 20 metros cuadrados, con un dormitorio, un baño y una sala de estar-cocina, además de un sistema de filtrado de agua, otro de producción eléctrica y un conjunto de paneles solares fotovoltaicos, según la firma Guardian Glass (GG), impulsora de esta iniciativa.

Esta casa funcionará durante doce meses y será ocupada durante lapsos breve por personas, para comprobar  su habitabilidad y hasta qué punto el vidrio garantiza por sí mismo el aislamiento térmico y acústico. Según fuentes cercanas al proyecto, esta casa experimental ha sido diseñada para ser habitada durante estancias cortas, de una o dos noches.

SI TE INTERESA: Homenaje a la innovación en la construcción

Spela Videcnik, arquitecta de OFIS Architects, en Liubliana (Eslovenia) señala que "lo que más nos entusiasma es comprobar cómo podemos crear una casa que proporcione un ambiente confortable en condiciones duras como las del desierto".

La casa del desierto es una iniciativa del fabricante de vidrio Guardian Glass y el estudio de arquitectura OFIS Architects (www.ofis-a.si), en colaboración con la empresa de ingeniería civil AKT II (www.akt-uk.com) la firma de consultoría energética Trans Solar (http://transsolar.com/) .

Esta casa “que mira directamente al paisaje y desafía a la naturaleza y todos los límites del diseño”, se levanta sobre una estructura de madera y está completamente acristalada con una gama  de vidrios especiales de alta tecnología  que protegen su interior de las condiciones adversas como el calor, el frío, los rayos UV, el ruido y la falta de seguridad.

Entorno árido y extremo

Las condiciones ambientales en el lugar son muy severas, ya que “el desierto de los Coloraos de Gorafe, en Granada, es una de las regiones más duras y extremas de España”, explica, Miguel Sánchez Quintero, director del programa Guardian Sun, de GG, para España y Portugal.

SI TE INTERESA: FEMA se alía con la Escuela de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Puerto Rico para rediseñar el terminal de ferry en Vieques

“Cañones, cárcavas, barrancos, canales y otras formas geológicas del estilo componen la panorámica general de este desierto,  que es una zona dura y complicada en cuanto a temperaturas, ya que en verano se pueden alcanzar hasta los 45 o 50 grados y, en invierno, se puede llegar hasta los 10 grados bajo cero”, apunta.

“Además, al estar también a una altura de casi 1,000 metros sobre el nivel del mar, la zona suele contar también con una radiación ultravioleta importante”, señala Sánchez.

En este entorno ha sido levantada la casa del desierto, un proyecto de arquitectura pionero que, según explica Sánchez, “tiene el objetivo de concienciar y demostrar cómo con el vidrio adecuado se pueden crear espacios interiores confortables, hasta en los entornos climatológicos más duros y extremos”.

En este proyecto se ha empleado el vidrio Guardian SNX 60, recomendado para edificios residenciales con amplias superficies vidriadas en entornos climatológicos severos, combinado con otros dos vidrios especiales (ClimaGuard Premium2 T y Laminated glass), formando un triple acristalamiento, para adaptar esta casa “nada más y nada menos que al desierto”, precisa.

SI TE INTERESA: A todo lujo… ¡en unos contenedores!

Semitransparente y resistente

Este acristalamiento se ha efectuado con una configuración “espectralmente selectiva que proporciona un 52 por ciento de transmisión de luz, junto con un factor solar del 25 por ciento, lo que significa que bloquea el 75 por ciento de la energía solar, obteniendo asimismo un aislamiento térmico muy bueno”, añade.

“Estas especificaciones técnicas buscan que en el interior no se cuele el frío exterior en invierno, ni el calor en verano, sin perder excesiva luminosidad, ya que los habitantes de la casa también tendrán mucha luz natural en los espacios interiores “, enfatiza.

Según Sánchez, el vidrio de las ventanas ayuda en el ahorro de energía, asegura un mejor aislamiento térmico y acústico de los interiores y puede aumentar el nivel de seguridad frente a impactos o intentos de robo.

Recalca que, “además de mimetizarse con el paisaje respetándolo, la” casa del desierto” es estructuralmente estable, eficiente energéticamente, respetuosa medioambientalmente y lo suficientemente transparente como para que los habitantes sientan la conexión con el entorno natural que les rodea”.

Explica que este proyecto acaba de arrancar: “la vivienda se acaba de construir sobre terreno y la idea es que esté allí durante un año aproximadamente, para que afronte las cuatro estaciones  (invierno, primavera, verano y otoño) en pleno desierto”.