Noticias - Arquitectura

La casa que se mueve con el sol

Por: Ricardo Segura | EFE/Reportajes

La recién inaugurada Casa Cuadrante (Quadrant House) surgió a partir del encargo de edificar una casa capaz de reaccionar al sol. Una vez terminada se ha convertido en uno de los mejores ejemplos de la arquitectura cinética, aquella que proyecta edificios con movimiento.

Esta singular vivienda unifamiliar está localizada en un área suburbana del centro de Polonia con forma de letra ‘L’. 

Consta de una primera planta con dormitorios y de una planta baja donde se localizan: la sala de estar, la cocina, el comedor y el garaje, así como un "spa", situado en un ala propia.

En el vértice de la ‘L’ donde se superponen la primera planta y el edificio del "spa" de la planta baja, está anclada una tercera ala, que es la que se mueve: la terraza móvil.

A lo largo del día, esta terraza se desplaza lentamente sobre un riel que forma un ángulo recto, asentado en el jardín de la casa, entre la sala de estar y el "spa". (www.youtube.com/watch?v=QYlTce1qpIQ&feature=youtu.be). 

SI TE INTERESA: Estos son los ganadores de la XV Bienal de Arquitectura y Arquitectura Paisajista del CAAPPR

El ala móvil acompaña el movimiento del sol, pivotando en un eje situado en el vértice donde se unen las tres estructuras. 

“Los inversores querían un hogar sencillo, soleado y relajante que, de alguna manera, reaccionara al movimiento del sol, porque valoraban los edificios con movimiento y capacidad de cambio”, señala el arquitecto Robert Konieczny, fundador y director del estudio  KWK Promes, que proyectó esta  Casa Cuadrante.

Inspirada en un instrumento astronómico

Para diseñar y nombrar esta vivienda, KWK (www.kwkpromes.pl/en) se inspiró en el cuadrante, un antiguo dispositivo utilizado en astronomía y navegación para determinar la posición de las estrellas y medir ángulos, que consta de una placa metálica con forma de un cuarto de círculo, de cuyo vértice cuelga una plomada.

"La terraza móvil al reaccionar con el sol, en los días calurosos los habitantes disfrutan de una sombra continua y de una agradable ventilación natural, debida al flujo del aire”, según comenta a Efe Konieczny.

SI TE INTERESA: Premian la excelencia en la arquitectura

El desplazamiento de la estructura  regula la cantidad de luz solar en los espacios contiguos, a los que se acopla: la sala de estar y el "spa", en cada época del año. Así se obtiene la sombra deseada en verano y más luz solar en invierno. 

Además, cuando hace buen tiempo, puede convertirse en una extensión, tanto de la sala de estar, como del "spa", según sus diseñadores.

El movimiento de la terraza móvil y su velocidad se adaptan al deambular del sol, y su sistema de accionamiento está completamente automatizado, aunque pero también es posible controlarla de forma manual, según las necesidades.

Un viaje todo el día

“Esta terraza ha sido programada para estar en constante movimiento durante el día, de modo que el césped natural crezca debajo. También  tiene sensores de seguridad avanzados que hacen que se detenga, si encuentra un obstáculo en su camino”, según KWK.

“Los clientes querían una casa donde el acceso a la luz solar se pudiera controlar en cualquier época del año y, para lograrlo, se incorporó un elemento constructivo móvil que conduce de una parte a otra de la casa siguiendo el sol”, explica Konieczny a Efe. 

SI TE INTERESA: Apartamento flotante

“La terraza móvil se desplaza desde y hasta la sala de estar y el "spa",  perpendiculares entre sí, y separan la parte privada del jardín evocando la forma de un cuadrante”, apunta este reconocido arquitecto polaco.

“Cuando, por ejemplo, en la sala de estar, comienza a penetrar demasiado sol, quienes residen  pueden utilizar el elemento móvil para conseguir la sombra deseada, pero sin renunciar a las vistas del jardín y de la vivienda, como ocurre cuando se usan cortinas o persianas”, matiza Konieczny. 

“El elemento deslizante no solo cambia la parte sólida de la casa, sino que también interfiere con el espacio alrededor del edificio. Cuando la casa se abre, se conecta con el espacio de la calle, manteniendo la intimidad del jardín”,  concluye.