Noticias - Hogar y Decoración

La figura de la madre como fuente de inspiración en el arte

Por: Sylvia Villafañe | info@petrusgallery.com

Algo hay en ese gesto puro, genuino y casi imposible de replicar. La progenitora, la madre, la mami, la mamá, la mama -no importa cómo le llamen- cobija a su hijo o a su hija. Lo hace con una mirada, con un abrazo, quizás posando solo una mano sobre su cría de modo firme y amoroso. Es un gesto universal que ha inspirado a millones de artistas a través del tiempo y sus propuestas para materializarlo no dejan de sorprendernos. 

La maternidad ha sido fuente inagotable de inspiración. Me cuenta la artista Olga Lang, madre y abuela, que la maternidad es “parte nuestra”. “Y no necesariamente tiene que ser por tener un hijo, somos seres maternales; nos convertimos en madres de las amigas, de los amigos que tenemos, de animales. Es algo intrínseco de nuestra naturaleza. Esa ternura que tenemos es natural y, en el arte, no es retante como tema, es algo que también sale natural”, dice esta puertorriqueña que ha abordado la figura materna a lo largo de toda su carrera. 

Los artistas han creado imágenes en el lienzo o en esculturas que exaltan un vientre abultado por la gestación para celebrar el milagro de la vida. Han mostrado por igual a la madre máxima del catolicismo, la Virgen María, en distintas instancias de su rol en la historia religiosa. Hemos visto madres abnegadas dando el pecho, cuidando a sus pequeños o contemplándolos con deleite, en una visión romántica que casi siempre fue creada por los hombres. 

SI TE INTERESA: Cuatro pasos que no debes obviar a la hora de sellar techos

Con el paso del tiempo, las mujeres incursionaron en el arte y se apropiaron del tema, contando en primera persona sus vivencias maternales; narraron el amor extremo, el sacrificio y la entrega. Desde entonces, la puerta se abrió a nuevas percepciones sobre la maternidad a la que los artistas vuelven una y otra vez. También los hijos comenzaron a destacar la figura materna desde distintas vertientes, reforzando la idea de que es el principio y el fin de cada círculo de vida. 

Cuando esas obras son adquiridas ocupan un lugar privilegiado en el hogar o en la oficina. “Mi hija se llama Cecilia y tengo una talla de Santa Cecilia en la entrada de mi casa y una serigrafía en el área principal porque siento que está protegiendo mi casa. Puede ser una pintura, una foto artística no posada, esas piezas de maternidad dan el mensaje de que en ese espacio hay una familia, un núcleo, tu genética esta ahí por eso me gusta ponerla en áreas comunes. Por lo general, es una obra de la que los dueños están orgullosos y les encanta compartirla porque es una celebración de la maternidad”, me explica, de otra parte, la diseñadora de interiores Haydee Masini. 

SI TE INTERESA: Impermeabilización de hormigón SCP: La tecnología del siglo 21

Grandes nombres del arte han creado inspirados en la figura materna, desde Pablo Picasso hasta Gustav Klimt, desde Frida Kahlo hasta Leonardo Da Vinci. En Puerto Rico la han trabajado creadores de todas generaciones -desde José Alicea y Ángel Botello, Olga Lang, Alfonso Arana Rosamar Fonalledas, Archie Cortés, entre otros.