Noticias - Opinion

La tentación de la urgencia

Por: Enrique García/ Especial para Construcción
Enrique García, presidente de Cemex de Puerto Rico. (Suministrada)

Hace justo un año escribí para esta columna sobre la idea de cómo la iniciativa privada, el sector empresarial de la Isla, debía insertarse en un diálogo propositivo para el desarrollo de un plan que planteara la evolución del modelo económico de Puerto Rico en el mediano plazo. Sigo reafirmando que sería muy importante tener este marco de referencia para que las decisiones de corto plazo, las urgentes, no pongan en riesgo el futuro desarrollo del país.

En aquella ocasión, haciendo referencia al Global Competitiveness Report (GCR) del World Economic Forum para el período 2014-2015, resalté que aún y cuando Puerto Rico figuraba en el lugar #32 en el mundo (por arriba de Chile que ocupaba el lugar más alto de América Latina, y bien posicionada cuando se le comparaba en el marco del Caribe con Panamá siendo el siguiente más cercano en el lugar #48), la Isla realmente no competía. No había muestras de un buen desempeño con crecimiento orgánico interno o con atracción de inversión productiva. 

SI TE INTERESA: Tribunal Supremo pierde oportunidad de expresarse en torno a los alquileres a corto plazo

Haciendo un análisis más a detalle del ranking del GCR, resaltaba que aunque en la calificación agregada al país le iba bien, existían áreas de oportunidad importantes. Resaltaban entre las calificaciones más bajas: la carga de las regulaciones del Gobierno, el costo de la violencia y el crimen para los negocios, el bajo nivel de ahorro nacional bruto como % del PIB, la capacidad para retener talento, y el uso ineficaz del gasto público; entre otros. Si bien la calificación general de Puerto Rico estaba al nivel promedio de la calificación general de las economías desarrolladas, en estos últimos rubros se calificaba de acuerdo al nivel de la calificación promedio de las economías de la región del Sub-Sahara en África.

Entonces y especialmente en tiempos electorales, en la iniciativa privada deberíamos buscar enfocar el discurso y el trabajo de los candidatos en estas áreas de oportunidad, en donde hay trabajo por hacer para construir un cambio de mediano a largo plazo. Es importante salir del discurso de urgencia ante la crisis inmediata el cual se presta mucho a la politiquería, a revisar el pasado y buscar culpables en un discurso de campaña hueco.

SI TE INTERESA: Papá, el que selecciona el arte de la casa

De manera general, y sabiendo que cada idea amerita más que una breve mención, la agenda podría buscar que las instituciones públicas actúen más como facilitadoras que como reguladoras, que la regulación estatal se alinee con la federal, y que además, las reglas del juego definidas se apliquen con igualdad a los participantes de un sector.  

Por otro lado, todos los miembros de la sociedad puertorriqueña tenemos un gran reto que debe iniciar desde la educación primaria y permear en todos los niveles de actividad social en donde busquemos erradicar la cultura de la trampa y de la corrupción, y cambiarla por la cultura del esfuerzo y del trabajo.  

Adicionalmente, el ejercicio de presupuesto del gobierno, independientemente de buscar un balance, tiene que reenfocar recursos del gasto corriente al gasto productivo respaldando nuevas líneas de modelo económico para desarrollo; donde se busque apalancar factores de ventajas competitivas endógenas a la Isla buscando reducir la dependencia en elementos exógenos atraídos con incentivos fiscales.

SI TE INTERESA: Filtraciones en mi apartamento, ¿ahora qué?

En este último punto, sería ideal reenfocar el esfuerzo en la promoción de lo Hecho en Puerto Rico, no solo para servir el mercado local sino también para exportar, versus la importación de insumos, servicios y productos para el consumo local. Debemos  de buscar construir la competitividad de la base de producción nativa para potenciar el crecimiento económico sostenible. En mi próxima intervención, abundaré más sobre este tema.