Noticias - Opinion

Lleva el diseño industrial a tu hogar

Por: Sylvia Villafañe

El trabajo de una nueva generación de artistas formados en Diseño Industrial en escuelas de nuestra isla y en el exterior, ha comenzado a llamar la atención del público puertorriqueño que cada vez se siente más atraído por sus interesantes propuestas. Antes reconocías estilos mundialmente aplaudidos como los que presentaban marcas italianas, alemanas o suecas. Aunque lo sintiéramos lejano, nos encantaba el trabajo del francés Philippe Starck, del italiano Alessandro Mendini o del japonés Naoto Fukasawa. Te atraían los diseños electrónicos del alemán Dieter Rams para Braun, el trabajo de la española Patricia Urquiola para Alessi y Kartell o cada creación del inglés Jonathan Ive, vicepresidente de diseño industrial de Apple.

Ahora, piezas de diseño industrial con las que sientes afinidad y bien puedes ubicar en cualquier parte de tu casa -como lámparas, tiestos, mesas, sillas o vajillas- fueron ideadas y creadas en la Isla por artistas, arquitectos y diseñadores que se han dirigido hacia el diseño urbano como Andrés Salas, Carlos Bobonis, Doel Fresse, Estudio Díptico, Constructo, Michelle Gratacós, Víctor Monserrate o Matilsha, entre muchos otros.

SI TE INTERESA: Filtraciones en mi apartamento, ¿ahora qué?

“Cuando me preguntan, digo que el Diseño Industrial es todo aquello utilizado por los humanos que no sea arquitectónico”, describe el joven artista Brian Vargas, egresado del Bachillerato de Diseño Industrial de la Escuela de Artes Plásticas. Desde su línea QBlock Design, este cayeyano trabaja mesas de comedor, lámparas, bancos o mesas complementarias, entre otras piezas que logra usando madera, metal o material reciclado, y además mantiene su labor en el lienzo con la pintura.

Cuando le pregunto si el público local se inclina por obras trabajadas en la isla responde de inmediato: “Totalmente, lo prefieren”, asegura Vargas, “no sé si es que el puertorriqueño se ha ido educando poco a poco sobre la importancia de apoyar lo que es local. Aquí hay buen diseño que se debe patrocinar. No es solo porque sea de aquí, es porque es bueno”.

Con Vargas coincide la curadora Marilú Purcell, quien dirige el recién abierto Museo de Arte y Diseño de Miramar. Esa bonanza para el Diseño Industrial local la atribuye a que “ahora hay muchísimas más oportunidades de las que había hace diez años”.

SI TE INTERESA: Aclara tus dudas sobre el reciclaje en los condominios

“Desde tener dos universidades con programas totalmente dedicados al Diseño Industrial (Escuela de Artes Plásticas y Escuela Internacional de Diseño y Arquitectura de la Universidad del Turabo), a una serie de talleres formales exitosos en los que varios diseñadores se han unido para trabajar y una institución formal dedicada a exhibir y a promover formalmente el diseño industrial”, explica Purcell.

La directora resalta que en solos seis semanas abierto al público, el respaldo que ha recibido el museo ha sido “increíblemente positivo”. 

“Ha habido respuestas genuinas de aprecio al ver estos objetos que han sido parte de nuestras vidas porque, al darle un contexto más académico e histórico, genera un sentido de pertenencia en vez de una reacción de incomodidad ante algo que no entiendo por qué está ahí. Ha sido bonito ver eso”, revela Purcell.