Noticias - Hogar y Decoración

Lo que necesitas saber sobre la energía solar en casa

Por: Sue Muñoz

El sol brilla en todos los rincones del mundo, por lo tanto, si hay sol, hay energía solar. Esta estrella emite una radiación electromagnética que llega a la Tierra en forma de luz y calor. Pero por lógica que se escuche dicha afirmación, cuando quieres utilizar energía solar como alternativa en  casa, posiblemente te encontrarás con  un universo de términos que no comprendes o con los cuales no estás muy relacionado. Entonces, ¿por dónde empezar? ¿Cuáles son los primeros pasos para aprovechar la energía solar en el hogar?

Cuando vayas a poner manos a la obra, lo primero que hay que determinar es el tipo de paneles que vas a instalar. Para ajustar el presupuesto, debes conocer los diferentes tipos de paneles solares que existen y valorar cuál se adecua mejor a nuestras necesidades. Por ejemplo, ten en cuenta que hay tres tipos de placas: el panel solar fotovoltaico, el panel solar térmico y los paneles híbridos.

Los primeros son los más comunes, a los que habitualmente se recurre en instalaciones sencillas. Este tipo de placas se encargan de capturar la energía que procede del sol para luego convertirla en corriente alterna, apropiada para alimentar los distintos aparatos que tenemos en casa. 

SI TE INTERESA: Glamur, brillo y mucha personalidad

Es por esto que los paneles fotovoltaicos no pueden actuar por sí solos, sino que requieren un inversor, para convertir esa energía solar, y también de baterías de almacenamiento, para poder guardar la energía hasta que se use.

Estas placas están fabricadas con silicio, algo que comparten los distintos tipos que existen en el mercado. Por un lado, encontrarás los paneles monocristalinos, que son de color negro, tienen las esquinas recortadas con un chaflán y son muy eficientes. Por otro lado están los policristalinos, que podrás distinguir porque son de color azulado y no tienen las esquinas recortadas. Por lo general, no son tan eficientes, detalle muy relevante a la hora de comprar los paneles de la instalación que vayas a trabajar.

En cuanto a los paneles solares térmicos o colectores solares, aunque menos habituales en las instalaciones, también resultan útiles. Este tipo de placas, en lugar de convertir la luz del sol en energía, la convierten en calor, de tal forma que se puede utilizar para climatizar o bien la vivienda (en latitudes donde se necesite de calefacción), o bien el agua sanitaria. 

SI TE INTERESA: Pausa en la piscina

En este caso también existen distintos tipos. Se suele diferenciar entre los de baja, media y alta temperatura. Los colectores térmicos de baja temperatura se suelen utilizar para las viviendas, mientras que los de alta sirven para instalaciones industriales.

Por último, los paneles solares híbridos que combinan las características de fotovoltaicos y térmicos. Este tipo de placas no solamente aprovechan la energía solar para poder climatizar una vivienda o calentar el agua que se utiliza en la misma, sino que también la convierten en electricidad para que puedan funcionar todos los electrodomésticos y dispositivos que hay en ese hogar.

Para conseguir la independencia energética total, no solo debes instalar paneles solares en el techo de la casa o del bloque de viviendas en el que resides, sino que también habrá que llevar a cabo una instalación para sacar el máximo partido a la energía que produzcan. 

Para ello, debes hacerte con una batería en la que podrás almacenar toda la electricidad que no consumas al momento o que quieras utilizar para un fin concreto, como pudiera ser recargar la batería de un coche eléctrico.

SI TE INTERESA: Para un ambiente refrescante

Lo ideal en estos casos es adquirir una batería de litio. Si bien existen otras opciones más económicas, como pueden ser las de plomo ácido, es preferible realizar una mayor inversión por las prestaciones que ofrecen. 

Además de ocupar poco espacio y pesar poco, no emiten gases, por lo que se pueden instalar en cualquier lugar. 

A esto debes sumarle que el tiempo de carga es menor y que se pueden descargar por completo sin que esto afecte a su vida útil. Actualmente son muchas las compañías que están apostando por este tipo de baterías y, a medida que se extienda su uso, su precio irá en descenso. Si decides adquirir una de estas, una buena alternativa pueden ser las Powerwall de Tesla, posiblemente las más famosas, pero hay otras muchas opciones de firmas como LG o Mercedes Benz.

Y además de dónde almacenarla, tienes que pensar qué hacer con la electricidad excedente, la que te sobra, porque podrías ganar dinero si la comercializas. 

SI TE INTERESA: "Hybrid Hydrogels" para la máxima protección del hormigón nuevo o existente

Ahora podría ser el momento idóneo para pensar en esto, antes de que comience la temporada de huracanes. Los precios de los paneles solares han bajado, las alternativas se han multiplicado y las instituciones tienen intención de subvencionar este tipo de energía alternativa. Aparte de que quedó comprobado que el sistema eléctrico de la isla está muy comprometido y ni siquiera al día de hoy podría decirse que está completamente recuperado. Es el momento de retomar este proyecto. ¿Necesitas más razones? Aquí enumeramos cinco razones principales:

Incrementa el valor de tu casa- un reciente estudio del Departamento de Energía de EE.UU. demostró que los posibles compradores de viviendas están dispuestos a pagar una prima de 15.000 dólares por una casa equipada con un sistema solar de tamaño medio.

Ahorra en la factura de electricidad- un reciente estudio demostró que los clientes ahorran un promedio de $44 a $187 al mes el primer año que instalan sus paneles solares. Esto es de $528 a $ 2,244 en un solo año, lo que significa que su instalación se podría pagar por sí misma en cinco años y seguir ahorrando dinero en tu factura mensual de electricidad durante los siguientes años.

SI TE INTERESA: Una alternativa para revestir pisos y "counters"

Ahorra en impuestos- puedes acceder a créditos o a subsidios por la utilización de paneles solares en tu casa o en algunos países, incluso, puedes vender a la red eléctrica la electricidad que no uses.

Hogar autosuficiente- el sol no va a ninguna parte. De hecho, suministra aproximadamente cuatro millones de toneladas de energía cada segundo, y la humanidad sólo usa el 0.0001% de esa cantidad en el consumo de energía a nivel global. Así que nunca tendrás que preocuparte por que se acabe.

Reduce tus emisiones contaminantes- una sola instalación del sistema solar compensa 178 toneladas de dióxido de carbono durante 30 años, lo que equivale a plantar 10 campos de fútbol de árboles. En lugar de quemar combustibles fósiles que están matando la Tierra poco a poco, la energía solar no daña el medio ambiente.

En detalle

La tecnología más utilizada en la energía solar es el panel solar casero. Estos paneles usan fotones para generar electricidad. Los módulos fotovoltaicos (FV) pueden ser hojas de pie rígidos para aprovechar la energía del sol, fijos en el techo o implementar una de las formas modernas actuales como las tejas solares.

SI TE INTERESA: Iluminación de lujo

La  energía solar se convierte en electricidad a través de un sistema de red modificado. Este sistema no es diferente a la red que se encuentra en el hogar, excepto que también convierte la energía solar. Al sistema se le instala un medidor que lee la cantidad de energía solar que la casa ha utilizado en comparación con la electricidad normal.

Cuando se utiliza la energía solar en el hogar, también es posible el almacenamiento de energía. Si hay un excedente de energía puede ser utilizado posteriormente para calentar generar agua caliente o calentar el jacuzzi.