Noticias - Hogar y Decoración

Más allá de lo funcional

Por: Inmaculada Tapia| EFE/Reportajes

Según cuenta la historia de Vitra, el arquitecto de interiores Alexander Girard no lograba encontrar la silla adecuada para equipar las habitaciones de Miller House y, fue enconces, cuando acudió a sus amigos Charles y Ray Eames para dar con la adecuada, de aquel encuentro salio Aluminium Group.

Historias que tienen que ver con el aprendizaje, como es el caso de la silla Tip Ton, de Edward Barber y Jay Osberby, una silla mecedora, diseñada para fomentar un nuevo estilo de aprendizaje.

"Su concepción funcional hace que nos olvidemos de que una silla refleja un momento histórico, y un avance tecnológico o un detalle documental”, explica Anatxu Zabalbeascoa, periodista y experta en arquitectura y diseño, autora del libro “Chairs. Historia de una silla”.

Estilo propio

Un libro, que realiza un recorrido por piezas emblemáticas del diseño de mobiliario contemporáneo, se pueden contemplar creaciones de Patricia Urquiola, Jasper Morrison, Lievore Altherr Molina o Piergiorgio Cazzaniga, y que hace un repaso por lo que denomina: sillas para todos, pasando por la versión francesa o escandinava, o la era del pop.

SI TE INTERESA: Solución para la instalación de mosaicos y azulejos en piscinas

Pero, ¿prestamos atención en dónde nos sentamos? “Sí, claro. Sobre todo porque si no aciertas en la elección y te duele la espalda, también por la inversión que supone comprar una silla”, apunta Zabalbeascoa.

La periodista y también historiadora, reconoce que es “raro” comprar una silla sola, “lo normal es que cuando amueblas una casa compres seis”. 

Otro momento en el que se presta atención a las sillas porque la “inversión se multiplica” y buscamos que haya una “relación con el cuerpo”.

Con valor documental 

La historiadora considera que no existe la silla perfecta, “sí, la infinita, la que se va reinventando, porque tiene una doble vertiente: su utilidad como asiento, pero también un valor documental, que resume algunas de las prioridades de muchas culturas y de momentos determinados".

Pero, además, continua Zabalbeascoa, tiene la capacidad "de reflejar ambiciones artísticas, como la silla imperio o la investigación tecnológica o la industrial, como la Thonet, o la primera en madera que se podía doblar de mediados del XIX".

SI TE INTERESA: Benjamin Moore revela su propuesta de colores para el 2019

“Cada silla puede llegar a la excelencia”, de ahí que las que están recogidas en el libro señalan momentos técnicos o históricos que las determinan. 

Son las denominadas sillas nodriza, pioneras en alguno de los ámbitos y que son innovación con el material, como la Cesca, la primera con tubo metálico, o la primera silla apilable, la 40/4, que continúa siendo la más vendida del mercado.

La especialista considera que una silla no puede resumir la historia del diseño ni siquiera buscando una opción como la de la silla Masters Philippe Stark, que unió la “Serie 7” De Arne Jacobsen; la “Tulip Armchair” De Eero Saarinen; y la “Eiffel Chair” en un diseño, un “híbrido, un engendro casi cómico, como de broma”, señala la autora del libro.

Silla, elemento de poder y de estatus 

"La silla nace para acomodar al hombre, las primeras, las egipcias, tienen un valor simbólico, eran tan valiosas que pasaban a simbolizar un estatus, un poder, una ambición cultural”, indica.

SI TE INTERESA: Qué debes tener en cuenta para diseñar la cocina

En los años 60 del pasado siglo son “más bien butacas”, que documentan la historia vinculada a la revolución hippie, cuando “lo habitual era sentarse en el suelo”.

Anatxu Zabalbeascoa considera que una silla puede decirlo todo de su dueño. 

“Representa tus valores, si das prioridad a estar más cómodo o a tener una vivienda más funcional. Sillas que son simbólicas o extraordinarias, pero también dice mucho de quien la diseña y de sus objetivos".

Además de la vertiente clásica, al sentarse, siembre se intentado aunar la ergonomía, “difícil, porque cada cuerpo es distinto”, pero no por ello se deja de intentar.

Sillas, piezas que están en casa y en también en museos. “El problema del diseño es que está a la vez en los supermercados y los museos, momento en el que se puede llegar a perder su concepto", resume la especialista.