Noticias - Arquitectura

“Mayagüez y Klumb: la historia olvidada”

Por: Ileana López Avilés/ Especial para Construcción

Una columna, una pared, una línea o una textura… siempre silentes, pero siempre presentes, pueden contar una historia, para muchos olvidada. Las mismas pueden ser parte de edificaciones que han sido testigo del pasar del tiempo, de sucesos y experiencias. 

Afortunadamente, existen personas que se dedican a afilar el ojo, a ver los detalles, a maravillarse frente a las cosas y, mejor aún, a investigar por qué existen y la historia tras las mismas. A partir de todo lo anterior, nació el libro “Mayagüez y Klumb: la historia olvidada”, escrito por el doctor y arquitecto Jerry Torres Santiago. 

Un detallado y magnífico recuento de la arquitectura de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Mayagüez, publicado por el Centro de Publicaciones Académicas de la Facultad de Artes y Ciencias del RUM, que reúne en sus páginas la obra realizada en el recinto mayagüezano  por el reconocido arquitecto alemán Henry Klumb, quien en la década de 19 50 y 1960, diseñó edificios que perviven hasta hoy y que están ligados a la historia universitaria del país.

SI TE INTERESA: The Landmark, un espacio vanguardista de cotrabajo en Miramar

Aquellos que estudiaron en la Universidad de Puerto Rico  en Río Piedras  están familiarizados con la filosofía arquitectónica de Klumb en dicho recinto, la cual está magistralmente ejemplificada en la Biblioteca General y el Centro de Estudiantes, entre muchos otros edificios. Sin embargo, pocos saben que el reconocido arquitecto también realizó un prolífero trabajo en el recinto de Mayagüez, de la UPR, lo que con los años se convirtió en una historia olvidada.

Estructuras como el Edificio Jesús T. Pinero, el Centro de Estudiantes, el Edificio Carlos E. Chardón, el Edificio Luis Stefani y la Biblioteca General son algunos de los ejemplos legados por Klumb, cuyo estilo se caracterizó por una total comunicación con el clima tropical y en ver la arquitectura como una disciplina que puede permitir al ser humano vivir en armonía consciente con los diversos estados de la naturaleza. 

El doctor y arquitecto Jerry Torres Santiago, director interino del Departamento de Humanidades, conversó con Construcción acerca de su más reciente publicación, la cual le ofrece al lector un detallado   recuento sobre la historia de dichas construcciones y sus protagonistas, así como brinda una perspectiva -desde un punto de vista arquitectónico- sobre lo que representó para Puerto Rico y para el Colegio la obra de Klumb. 

SI TE INTERESA: Ofrecerán recorrido arquitectónico de la exhibición del Arq. Jaime Cobas

De igual modo, “Mayagüez y Klumb: la historia olvidada” ofrece una reflexión sobre el acto creador de la arquitectura, así como su relación con los esfuerzos de un país por insertarse en la llamada modernidad, viendo la arquitectura como un elemento forjador de esa utopía.

Según el autor, el propósito principal de este libro era “presentar a la comunidad puertorriqueña parte del legado arquitectónico del Recinto Universitario de Mayagüez, el cual contiene una considerable cantidad de edificios diseñados por el arquitecto alemán Henry Klumb; 14 de los 39 edificios principales del campus mayagüezano fueron diseñados por Klumb”.

Según Torres Santiago, PhD  MArch  CAAPPR, la obra de Klumb para el Recinto Universitario de Mayagüez “representó la concreción de una propuesta utópica de relación de la arquitectura con la naturaleza y de la arquitectura como práctica social. Además de las ideas de modernidad y tropicalidad, los edificios de Klumb fomentaron un discurso inclusivo y anti-autoritario que proclamaban la igualdad y la democracia como modelos sociales”.

SI TE INTERESA: Un jardín flotante en Reino Unido

Que la arquitectura moderna pudiese tener una lectura de conciencia social fue uno de los grandes atractivos de los edificios de Klumb y fundamentaron su preeminencia en la adjudicación de contratos de diseño en las décadas fundacionales del Puerto Rico moderno. Dice el autor que  “frente a la arquitectura tradicional que se caracterizaba por la antropometría, la decoración, la expresión del peso y el estatismo de las secuencias espaciales; los edificios de Klumb representaron la ruptura con el pasado mediante la creación de obras sin referencias antropométricas, sin jerarquías autoritarias, sin decoraciones figurativas”.  

¿Cómo compara la intervención de Klumb en Mayagüez con la de Río Piedras? Según   Torres Santiago, Klumb utilizó el mismo vocabulario arquitectónico en ambos recintos universitarios, lo que abona a la fuerza y claridad de su estilo, “el cual se representa a través  de la respetuosa contemplación que se percibe en la brisa que refresca el salón, en la luz solar que crea patrones en el piso, en la lluvia que vemos caer del techo, en la sombra del árbol que se proyecta sobre los muros, en la vegetación que crea un contrapunto de color y textura con los muros de hormigón”.

SI TE INTERESA: Premian la perfección en cemento

Fruto de cinco años de investigación, “Mayagüez y Klumb: la historia olvidada” está disponible en el Centro de Publicaciones Académicas, Decanato de Artes y Ciencias, Apartado 9000, Mayagüez, P.R. 00681 o llamando al 787-832-4040 extensión 3608, Infraestructura, ext. 5723, Centro Publicaciones Académicas, ext. 3595.