Noticias - Arquitectura

Modelo tropical

Por: Larissa Vázquez Zapata| larissa.vazquez@gfrmedia.com

Fuera de las publicaciones de carácter puramente comercial, la presencia de Puerto Rico en libros de referencia de arquitectura ejemplar es -y ha sido, históricamente- muy limitada. Por lo tanto, la inclusión, por segunda vez, de la firma Fúster + Architects en el prestigioso atlas de Phaidon, en esta ocasión por El Blok, el hotel boutique de Vieques, como obra paradigmática hecha en hormigón expuesto, es de gran relevancia. A continuación, el arquitecto Nataniel Fúster Félix comenta con Diseño y Construcción sobre este nuevo logro.

¿Qué significa para Puerto Rico que Phaidon destaque en su atlas una obra construida aquí?

Es un gran reconocimiento el que una publicación de arte, diseño y arquitectura con el calibre y prestigio de Phaidon publique a un proyecto de Puerto Rico junto a trabajos de maestros de la arquitectura tales como Le Corbusier, Louis Kahn, Carlo Scarpa, Oscar Niemeyer y gigantes del diseño contemporáneo como Peter Zumpthor y Alvaro Siza. Este tipo de publicación le da exposición positiva a Puerto Rico como un lugar que puede aportar al acervo mundial a través de su arquitectura. 

SI TE INTERESA: Una lujosa residencia en la zona norte con la historia de sus propietarios como principal inspiración

¿Qué significa para ti ver tu trabajo reseñado en una publicación como esta?

Para mí y para todos los que laboramos en nuestra oficina es un gran honor. Tanto en el The Phaidon Atlas of 21st Century World Architecture o en este, sobre arquitectura en hormigón expuesto o brutalista, fuimos la única representación de Puerto Rico y una de las pocas de la región del Caribe. 

¿Cuáles son los aspectos principales de este diseño?

El uso de prefabricados de hormigón reforzado con fibra de vidrio inspirados en la forma y en la porosidad del coral, en su uso de la planta libre, en la reinterpretación de la tipología del patio interior como elemento organizador y centro de circulación, en su uso expresivo del hormigón vertido en sitio y de la losa hidráulica (losa isleña) y en el uso de la luz natural tamizada que dobla como ornamento.

¿Por qué existe la impresión de que en Puerto Rico no hay buena arquitectura?

SI TE INTERESA: Villa Mariposa, una residencia en Guánica que es todo un lujo frente al mar

Si un turista visita a Puerto Rico y llega en crucero se maravillará de la gran calidad arquitectónica y urbanística del Viejo San Juan. Una vez salga de la isleta, el cuadro es por lo general, opresivo y desolador. Me parece que salvo unas destacadas excepciones, el área metropolitana y gran parte del resto de la isla se caracterizan por una pobrísima calidad de diseño arquitectónico y urbano. Muchos de nuestros edificios son producto de una complacencia profesional que le ha dado la espalda a la posibilidad de infinitas exploraciones formales, espaciales, sostenibles, programáticas y materiales. Por ejemplo, repetidamente me pregunto ¿cuántos edificios en Puerto Rico no están construidos y terminados de la misma forma? La gran mayoría de los edificios son similares: ortogonales, insípidos, con el mismo tipo de fenestraciones que reciben similares ventanas y puertas, no sostenibles y con la omnipresente terminación de empañetado pintado. ¡No hay razón para tanta falta de imaginación y de sensibilidad! Día a día sufrimos el resultado de la desconexión de lo construido de nuestro acervo natural, climático y cultural. Paralelo a esto y a su vez causante de esta situación, pienso que el poco conocimiento general y la falta de apreciación sobre el diseño y la arquitectura hace que muchas comisiones se originen por amiguismos o conexiones y no por mérito. 

SI TE INTERESA: Viaje arquitectónico

¿Cómo resistió el huracán María?

Los quiebrasoles que caracterizan su fachada también funcionan como tormenteras móviles que ayudaron a proteger al edificio. También el edificio tiene un sistema de recolección de agua de lluvia, ventilación e iluminacion natural que le brindó autonomía luego del huracán. De hecho, El Blok fue usado como centro de operaciones y de alojamiento para rescatistas luego del huracán. 

¿Qué necesita la arquitectura en Puerto Rico para seguir recibiendo honores como este?

Voluntad de ser. Renunciar de una vez y por todas a ese terrible complejo de inferioridad que nos carcome. Dejar de ver la arquitectura como un mero negocio y más como una manifestación del espíritu humano que en su mejor sentido puede ser entendida como arte y como un complemento enriquecedor de nuestra naturaleza y de nuestra cultura.