Noticias - Hogar y Decoración

Para un trabajo exitoso en casa

Por: Jomar José Rivera Cedeño| jomar.rivera@gfrmedia.com

Hacer mejoras al hogar es un proceso en el que se invierten dinero, sacrificios y confianza. Sin embargo, el resultado dependerá de los profesionales que escojas para esta labor. 

Un contratista con poca o ninguna experiencia puede ocasionar trabas en el proceso y en el peor de los casos, un resultado no deseado. El ingeniero Carly Carrión ha escuchado muchas historias como estas innumerables veces. 

“En mi trayectoria como contratista tuve la oportunidad de trabajar la reconstrucción de las casas que se vieron afectas por la explosión de la Caribbean Petroleum (CAPECO). Allí me di cuenta de la necesidad que había de contratistas responsables, que cumplieran con su trabajo y se pudieran recomendar. De esa carestía de recursos surgió mi compañía, Black & White Diversified”, dijo Carrión.

Impulsado por lo que, según él “es un vacío que ha existido por muchos años”, este profesional de la construcción lleva más de diez años atendiendo el sector residencial y cuenta con un sinfín de proyectos en su expediente entre los que se destacan la remodelación de fachadas, baños e instalación de fascias.  

SI TE INTERESA: Weco presenta línea de cortadoras de losas

1. Comienza por las recomendaciones. Obtener referidos de algún familiar, amigo o conocido que haya contratado los servicios de un contratista en su propiedad es la mejor opción. Si nadie te puede recomendar ninguno, haz una búsqueda a través de las redes sociales o anuncios en periódicos y revistas. 

“Las redes sociales me encantan porque los consumidores postean comentarios, fotos y detalles del trabajo que les han hecho. Así que, las probabilidades de que consigas un buen contratista mediante estos medios es mucho mayor”, mencionó el propietario de One Studio, compañía dedicada al diseño de planos 3D y permisología. 

2. Considera varias opciones. Antes que todo, solicita la cotización de tres a cinco contratistas y exige que vayan a tu casa para que la evalúen. ¿Qué puede pasar? El que falte a la cita sin una razón de peso, automáticamente debe quedar descartados de tu lista. Si no fue responsable en hacerte la primera visita, probablemente tampoco lo será en el trabajo. 

SI TE INTERESA: Elegancia giratoria

3. Preguntas que debes hacerte

-¿Cuánto tiempo hace que está en el negocio?, cómo está organizada su compañía?

-¿El contratista es puntual?

-¿Es limpio y organizado?

-¿Comienza el trabajo en la fecha acordada?

-¿Se ausenta al trabajo con frecuencia, ni avisa si tiene que hacerlo?, ¿quién supervisa a los obreros?

-¿Sus empleados están identificados? Es importante que el equipo vaya uniformado o al menos identificado, como parte de la compañía. Esto evitará que de aparecer alguna persona ajena a la construcción, sea fácilmente identificable. Es una medida de seguridad.

4. Exige la documentación del contratista. El Departamento de Asuntos al Consumidor (DACO) regula a los contratistas y administra su reglamento. Por ello, estás en todo tu derecho de pedir copia de identificación y licencia de la persona que firmará el contrato. 

5. El depósito. En Puerto Rico, los consumidores están acostumbrados a desembolsar el 50 por ciento del depósito en la mayoría de los contratos.

SI TE INTERESA: Báñate con arte

“Eso no tiene sentido cuando ni siquiera se ha colocado una piedra”, dijo el especialista en remodelaciones. Es posible que el que te pide un por ciento elevado como depósito es porque va a utilizar ese dinero para terminar otro proyecto y comenzar el siguiente”. ¿Cuánto es razonable? “Lo recomendable es que se pague del 15 al 20 por ciento”. 

Además, Carrión recalcó la importancia de tener un contrato por escrito que estipule los pagos y porcentajes si se trabajará por fases. 

Por otro lado, cuando se trabajan ampliaciones, remodelaciones o un cambio menos drástico, como cambiar puertas y ventanas, se debe conocer de antemano cómo se va a realizar el trabajo paso a paso. Asimismo, es primordial prestar atención a todo el proceso, desde la toma de medidas, hasta la instalación de cerraduras y operadores. 

Los deberes del contratante    

-Tener el nombre, domicilio, teléfono y el número de registro del contratista.

-Fijar una fecha estimada de comienzo y finalización de los trabajos.

SI TE INTERESA: La figura de la madre como fuente de inspiración en el arte

-Tramitar los permisos necesarios para completar la obra. Algunos contratistas no hacen esas gestiones. Necesitarás una lista detallada de todos los materiales incluyendo color, modelo, tamaño, nombre de la marca y producto que se utilizarán.

-Poseer la información sobre las garantías que cubren los materiales y la mano de obra con los nombres y domicilios de terceros.

-Obtener una explicación detallada de la obra a realizarse y el costo de cada partida. Por ejemplo, ¿incluye limpieza o remoción de escombros? ¿incluye la entrega de materiales al lugar?

-Tener por escrito el costo total de la obra, los métodos de pago aceptados por el contratista, las fechas de pago y a nombre de qué institución o persona se realizarán los pagos.

-Solicitar que se ponga por escrito cualquier cambio en el contrato original.

-Leer el contrato detenidamente e informar sobre cualquier cosa con la que no estés de acuerdo. No firmar ningún documento que no hayas leído, ni ningún papel con espacios en blanco que puedan completarse después de que los firmes.

SI TE INTERESA: Variables a tener en cuenta a la hora de elegir la pintura más adecuada

-Guardar en un lugar seguro y accesible todos los documentos relacionados a la contratación. Puede que los necesites si ocurre cualquier desacuerdo con el contratista.

Al terminar la obra:

-Antes de realizar el último pago, verifica que los trabajos se ajusten a los estándares detallados en el contrato, que el contratista posea todas las garantías escritas de los materiales y de la mano de obra, y que el lugar de trabajo quedó limpio y se retiraron los sobrantes de material y equipos de trabajo

-Si no estás conforme con la obra o entiendes que el contrato no se ha cumplido, infórmalo al contratista de inmediato y explícale tus razones. Haz constar por escrito –carta o correo electrónico– cualquier comunicación o acuerdo al que hayas llegado para subsanar las diferencias y que se efectúen las correcciones.

-Si no logras llegar a un acuerdo con el contratista, comunícate con el DACO a través de cualquiera de sus plataformas disponibles. Podrías tener derecho a presentar una querella en contra del contratista por cualquier violación a lo pactado.

SI TE INTERESA: El aqua

Los deberes del contratista

El autor del blog, "Pregúntale a Carly" invitó a utilizar el sentido común a la hora de evaluar los deberes del contratista. Entre estos:

1. Trabajar de una manera limpia y con buen manejo del tiempo.

2. No consumir bebidas alcohólicas en horas laborables.

3. Comunicación clara y precisa. 

4. Dejar la propiedad tal y como la encontró.

5. Remover cualquier basura o escombro. 

"De la misma manera que exigimos ciertas cosas a las personas que nos contratan, es nuestro deber como contratistas cumplir con nuestra parte y cooperar para que el trabajo se lleve a cabo con éxito", mencionó Carrión.  

1. "Proveer desayuno y almuerzo al contratista y su equipo de trabajo no una obligación del dueño de la casa, más bien, es una costumbre de nuestros abuelitos. No puede exigirse, no está en el contrato", aclaró Carrión. 

2. Mantener despejada el área donde se trabajará. Esto incluye remover las pertenencias porque el contratista quiere hacer el trabajo lo más rápido posible. 

SI TE INTERESA: Roca presenta lo nuevo para el baño

3. Cumplir a tiempo con los pagos.

4. Tener al día la póliza de seguros en el hogar que ofrece la Corporación del Fondo del Seguro del Estado. 

CINCO SEÑALES DE ALERTA

1. El contratista anda en  tu  comunidad por casualidad. Imagina que toca a tu puerta para ofrecerte un buen trato porque está trabajando cerca y tiene material sobrante de otro trabajo. Es un “big no”.

2. La oferta es válida hasta hoy. Pone presión para que decidas de forma inmediata. No lo permitas. Recuerda que se trata de una inversión y debe ser bien pensada.

3. Carece de profesionalismo.  Es difícil comunicarse con él. No tiene dirección, su vehículo no tiene identificación profesional y peor aún, "llega a las reuniones en chancletas, pantalones cortos o ingiriendo bebidas alcohólicas", advierte el ingeniero experto en remodelaciones, Carly Carrión. 

4. Dice que tu seguridad está en riesgo. Si genera una sensación de urgencia diciendo que tu vida puede estar en peligro a menos que él realice las reparaciones inmediatamente, busca una segunda opinión para corroborar cuál es la situación real.