Noticias - Arquitectura

Premian una casa “mini” en Lajas del arquitecto Fernando Abruña

Por: Larissa Vázquez Zapata| larissa.vazquez@gfrmedia.com

La familia deseaba una casa de fin de semana que aprovechara las vistas: hacia el sur, el turquesa del Mar Caribe y al norte, la cordillera con sus matices de verde moteado con marrón.

Desde la cima de una montaña remota a más de 400 pies sobre el nivel del mar, en el sector La Montalva, en Lajas, el arquitecto Fernando Abruña -autor de la columna "Dialogando Verde" que publica en Diseño y Construcción- diseñó una micro-eco casa que acaba de recibir el premio de la revista Green Builder de Estados Unidos, en la categoría Small Footprint Living. 

Se trata de una prestigiosa publicación especializada en el diseño y construcción de viviendas sostenibles que otorga anualmente los Home of  The Year Awards.

De paso, Abruña es el único arquitecto en la nación que ha ganado este premio en dos ocasiones, durante las 12 ediciones en que se han conferido tales honores.

La Casa Horizonte se terminó de construir unos meses antes del huracán María y resistió sin problemas los embates del fenómeno. De igual manera, la estructura no confrontó dificultades con los terremotos que afectaron en días recientes, con gran énfasis, la costa sur de Puerto Rico (Lajas  está localizado al oeste de Guánica).

SI TE INTERESA: Anuncian convocatoria para los Premios de Honor 2020

El ABC técnico de la casa

“La casa es un volumen simple de 12 'x 40', construido con paneles de hormigón armado con médula de material de aislamiento para minimizar las ganancias de calor”, dice Abruña. Mientras que las eco-ventanas BrightShade, patentadas por el arquitecto, se ubican en las fachadas este y oeste. 

La Casa Horizonte cuenta con autonomía de agua y energía mediante un pozo y un modesto sistema fotovoltaico de apenas 2kW. 

Además, “las aguas grises se utilizan para el riego de vegetación. Dos inodoros de composta (uno para visitas), convierten los excrementos en abono que se utiliza para las plantas en el mismo lugar donde emplaza la casa”, explica Abruña, diseñador de la conocida Casa Ausente de Dorado. 

Se trata de una micro-casa ecológica rodante y sin techo, de color verde menta, que antepone a la naturaleza antes de erigir un edificio, práctica que se conoce como arquitectura verde sostenible. 

SI TE INTERESA: Muere el arquitecto Jorge Swinburn Pereira, un modernista hecho en Chile

La ubicación del volumen de cocina y baño, crea un área para dormir y otra para la sala (con sofá cama), en el extremo opuesto. 

También, un pequeño comedor se ubica frente a la cocina, que tiene un llamativo “backsplash” de losetas rojo para decorar. 

Al baño se accede desde el lado privado (dormitorio) y el lado público (sala) de la casa. Un pequeño y eficiente acondicionador de aire de 5Kbtu se utiliza en casos extremos de calor y enfría solamente el área de la cama mediante el ingenioso uso de una cortina en su perímetro.

Desde afuera

La fachada principal se abre completamente haciendo de la casa un gran balcón con vistas espectaculares con iluminación natural y ventilación cruzada, propiciada por las constantes brisas costeras que imperan, durante la mayor parte del año. 

Imagina un rectángulo con techo amarillo, dos columnas  y enormes puertas plegadizas con marcos rojos que se corren de esquina a esquina para dejar la estructura completamente abierta, en dirección sur.

SI TE INTERESA: Revelarán los secretos del Edificio Ochoa en el Viejo San Juan

“Una 'terraza lunar' con piedras ciclópeas recogidas del lugar, protagoniza la solución de diseño. Además, proporciona el escenario para una 'lámpara lunar' que consiste en una mandala [estructura de diseños concéntricos que representan la composición fractal o repetitiva del universo y de la naturaleza] formada por piedras blancas, que reflejan la luz de la luna llena. Este círculo concéntrico (que tiene el mismo centro que otro) de piedras libera la luz solar acumulada durante el día en noches de luna nueva”, abunda Abruña, que fue aprendiz del famoso arquitecto y futurista R. Buckminster Fuller, el inventor de la cúpula geodésica. Las construcciones ciclópeas son un tipo de mampostería que por lo general utiliza rocas calizas, en bruto, que encajan entre sí sin argamasa. Es una técnica constructiva utilizada desde la edad de bronce, las culturas preincaicas, los griegos, romanos y fenicios. 

SI TE INTERESA: Tres arquitectos boricuas se destacan en los 2020 AIA Florida/Caribbean Design Award

Pero una terraza no estaría completa sin un BBQ. Pues sabe que este mirador tan inusual sí tiene un BBQ/asador al aire libre. Y cerca, se alza la torre con baño para visitas, que tiene controles y baterías para completar la solución.

“Sí, los premios aún importan”, afirma Matt Power, editor jefe de la revista Green Builder. “Los premios son una de las pocas formas de educar sin predicar. Necesitamos que presten más atención a lo que demuestran los ganadores de este año: cómo construir de manera más eficiente, reducir la huella de nuestras ciudades y diseñar un refugio digno de las futuras generaciones”.

Ficha técnica

Propietario: 

Dr. Fritz Rodríguez Sallaberry, MD

Arquitecto: 

Abruña & Musgrave

Consultor de Electricidad: 

Ing. Gerardo Cosme

Consultor de Estructuras: 

Ing. José Green

Fotografía: 

Luis Roca Iguina

El proyecto de la “Casa Horizonte/Horizon House” aparece reseñado en la edición enero/febrero 2020 de Green Builder.