Noticias - Arquitectura

"Quiero que dejen de existir las distinciones de género"

Por: Jomar José Rivera Cedeño| jomar.rivera@gfrmedia.com

Exponer la arquitectura caribeña a nivel mundial y lograr desaparecer las distinciones de género dentro de la industria han sido dos de los principales objetivos desde que la arquitecta en formación Tamara Elena Pérez ocupó la posición de directora regional asociada del AIA, Florida. 

“Espero que la presencia de una puertorriqueña en este escaño me permita traer visibilidad a nuestro trabajo”, dijo la egresada de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Puerto Rico, de la cual se graduó con honores, siendo reconocida con la Medalla Jaime Cobas, que otorga el AIAPR a los estudiantes destacados. Además, “siempre me gusta llevar el mensaje de que ha quedado demostrado que las mujeres y los hombres tienen las mismas cualidades para desempeñar cualquier trabajo y deben tener las mismas obligaciones”, continuó.

La diseñadora arquitectónica, escritora y editora, aseguró que la historia moderna y contemporánea se han encargado de hacer estas distinciones entre roles de hombre y mujer para -de alguna forma u otra- crear divisiones de trabajo. “Divisiones que están obsoletas”, precisó. 

SI TE INTERESA: Crean planos seguros para construir viviendas de interés social

“En la arquitectura estadounidense, según datos recopilados por el AIA queda demostrado que el 71 por ciento de los asociados o arquitectos en entrenamiento registrados son hombres”, revela. Aún así, Pérez asegura que las mujeres tienen mucho que hacer como miembros de la profesión para adelantar la agenda de que no haya distinción de género en la arquitectura. 

“Lo que me debe hacer elegible para un trabajo son mis cualificaciones, mis actitudes y mi preparación académica. Nada tiene que ver con el género. Eso sería un concepto perjudicial para el desarrollo de la sociedad”, demandó. 

Al mismo tiempo, la “Regional Associate Director” del AIA Florida, a través de su posición pretende darle mayor visibilidad a diversos problemas como lo son el abuso de poder dentro de la academia, así como la necesidad de que la educación de la arquitectura aborde los distintos desafíos que caracterizan los tiempos que vivimos. 

SI TE INTERESA: Anuncian convocatoria para los Premios de Honor 2020

“Por mucho tiempo fui víctima de abuso de poder por parte de uno de mis profesores de segundo año de universidad y fui perseguida institucionalmente por eso. No obstante, continué diciendo lo que tenía que decir, y lo sigo diciendo. La justicia me dio la razón. Muchas de estas personas fueron expulsadas de la universidad”, narró Pérez, quien también ha trabajado para la firma Fuster + Partners. “A nivel profesional sigo siendo la misma persona,  que resuelve lo que hay que resolver, que no titubea cuando hay que enfrentarse a una situación de discrimen en el trabajo”, agregó. 

“Yo no como cuentos”

A pesar de que aun se encuentra en el proceso de preparación para obtener su licencia en Arquitectura, esta sanjuanera tiene claras sus posturas y carácter profesional. 

“Cualquier persona que haya trabajado conmigo te pudiera decir que soy consistente y muy vertical. Yo no como cuentos. Si considero que algo no está bien hecho, soy la primera que lo va a decir, pero también buscará la forma de solucionarlo. Esa es una característica que me ha distinguido desde que fui presidenta del consejo de la Escuela de Arquitectura”, manifestó.

SI TE INTERESA: Muere el arquitecto Jorge Swinburn Pereira, un modernista hecho en Chile

Actualmente, Pérez se encuentra trabajando en Piloto 151, un espacio de "coworking" en Santurce. En términos de desarrollo profesional, admite estar trabajando duro para tomar el examen de reválida y buscando oportunidades para ofrecer su conocimiento pro bono.

"Este es uno de los temas que me apasiona y con los que he podido trabajar por mi cuenta. He trabajado pro bono en el manejo de desastres y eso me ha dado la oportunidad de  servir, comunicar y solucionar problemas a la ciudadanía", concluyó.