Noticias - Actualidad

Techo seguro

Foto Suministrada

Tras varios días de construcción, ya la familia compuesta por Nora Cintrón y Ángel Morales, miembros del Fideicomiso de la Tierra del Caño Martín Peña y residentes de Buena Vista Santurce, duerme bajo un techo seguro.

“Cuando visitamos a esta pareja de edad avanzada, vimos la posibilidad de ayudarles a sustituir su techo anterior, que desapareció con María, por uno que se ajustara mejor a la estructura existente en concreto,” señaló José Sadurní, presidente del Instituto Americano de Arquitectos (AIA) Capítulo de Puerto Rico. 

La evaluación de la residencia demostró que ya tenía columnas y vigas de concreto. El nuevo techo tenía que ser liviano dado a la condición del suelo desfavorable en esta área. Así las cosas, se consiguió un método constructivo desarrollado por Ecológica Carmelo -que consiste en una lámina de poliestireno expandido entre dos láminas de acero galvanizado y concreto de mortero en los extremos- que cumple con todos los códigos de construcción, es fácil de manejar, rápido de ensamblar, muy liviano (puede pesar la mitad de una losa de concreto), tiene el beneficio del aislamiento térmico y es más económico que una losa de concreto. 

SI TE INTERESA: Ibérica celebra su "grand opening"

“Después de haberlo perdido todo en dos ocasiones, con el huracán Hugo y con María, esta vez no nos sentimos solos. He sentido el apoyo de la comunidad y del Fideicomiso,” dijo Nora, al explicar que lo recibido por FEMA no era suficiente para construir un techo. “Yo había hecho una promesa para tener un techo de concreto y la vida obró para cumplirla. Ahora me siento motivada a mejorar mi casa. Ya no le temo a la lluvia”, afirmó.

En las comunidades aledañas al Caño, el huracán María dejó cerca de 1,000 viviendas sin techo o parte del techo, y más de 75 quedaron totalmente destruidas.

“Este es un ejemplo más de los logros alcanzados por el G-8, ENLACE y el Fideicomiso en los pasados tres meses, donde los 16 años de organización comunitaria y alianzas han rendido frutos concretos para el beneficio de la comunidad,” dijo Lucy M. Cruz Rivera, presidenta del G-8. “El aporte del AIA y Ecológica Carmelo representa una de varias soluciones para que la gente pueda tener un techo bien construido lo antes posible.”

SI TE INTERESA: ¿Y el cheque para cuándo? Reclamaciones por los huracanes en condominios

El AIA conectó con la familia durante un recorrido organizado por el Proyecto ENLACE del Caño Martín Peña y el G-8, como parte de una actividad coordinada por Colegio de Arquitectos y Arquitectos Paisajistas de Puerto Rico en la que los participantes pusieron en práctica un método de evaluación rápida de estructuras en caso de desastres naturales.

A un mes de María, ENLACE, el G-8 y el Fideicomiso proveyeron unos 800 toldos a los vecinos del Caño, y trabajaron en coordinación con FEMA y el Cuerpo de Ingenieros para que las familias tuvieron acceso a los techos azules. Actualmente, implantan el proyecto Techos para el Caño, una iniciativa paralela a esta que ayuda a las familias a tener acceso a techos permanentes construidos adecuadamente.

Los techos azules han permitido que la gente retomen sus vidas, pero siguen siendo una solucióntemporal. Con el tiempo sufren filtraciones, y los espacios que cobijan son calientes y de un azulbrillante, que dificulta estar en ellos durante periodos prolongados durante el día.